NO ERA UN JUICIO MÁS

sala-juzgado copia

Juzgados de Toledo. Viernes 12:25 de la mañana.
Tras esperar en la fila correspondiente al puesto de información, por fin me encontraba en la sala que se me había reservado desde el país nórdico para la videoconferencia, cuya conexión estuvo lista con apenas unos manejos del informático.
Nada hacía presagiar que este procedimiento tuviera alguna particularidad reseñable, hasta que una de las partes intervinientes me indica que las cuestiones planteadas por ellos irían en función a los criterios de la pericia caligráfica de su país. Este comentario me pareció que entraba dentro de una cierta lógica y no le di demasiada importancia, pero al mismo tiempo servía de base para cuestiones en las que mis palabras podían pasar de ser interpretadas en lugar de ser escuchadas.
¿Hay en España alguna autoridad forense que se ocupe de materias como la pericia caligráfica u otras materias? En España, al igual que aquí ¿existe algún método de gradación numérica?
La primera pregunta me hizo reparar en el detalle de que el cliente, en uno de sus frecuentes viajes a España recurrió a mí porque según él, además de que la policía ignoró la solicitud de la prueba pericial, había una ausencia absoluta de profesionales ajenos a la misma. Por tanto, de ser cierto esto, deduje que no admitirían de buena gana la idea de que profesionales independientes fueran colaboradores de la administración de justicia, al tiempo que no harían alusión a la esencia del problema: la prestación de un servicio que le fue denegado en su lugar de origen.
El segundo interrogante me sirvió para corroborar la tesis de una falta de entendimiento manifiesto de las diferentes formas de trabajar en países del entorno europeo. Yo particularmente tengo respeto por las diferentes maneras de trabajar porque no las ignoro, pero no creo adecuado que con posterioridad a un seguimiento metodológíco, nos podamos permitir el lujo de concluir con imprecisiones en las que en una escala de 5, nuestro nivel de seguridad sea de 4. Siempre sin obviar que no todas las conclusiones pueden ser certeras
Por tanto, aunque la conexión fue buena, el entendimiento no lo fue en absoluto, debido al desconocimiento y quizá cierto desdén por la forma de trabajar ajena. Una postura que en ningún caso lleva a una puesta en común y sí a la realización de juicios paralelos dentro de un mismo acto judicial, pues no hay que ignorar que mientras estas preguntas se alejaban de los hechos que señalaban el informe, las otras se habrían evitado con la lectura dicho estudio. En definitiva, no se hizo una sola pregunta técnica sobre los grafismos cuestionados.

Artículo de : ALBERTO REPISO , perito calígrafo incluido en el buscador judicial Thesauro 

logo-ard-alberto-repiso

 

Anuncios

La falacia de la localización de sujetos mediante la telefonía móvil en áreas metropolitanas

Este es un tipo de caso que se suele repetir en asuntos penales, en el que los expertos de la Policía tratan de demostrar la presencia de ciertos sujetos en un determinado lugar a través de la red GSM móvil.

Nuestra posición es que no se puede fijar una posición de un objeto a través de redes móviles con la precisión con la que los expertos de la Policía tratan de convencer a los Jueces para áreas metropolitanas.

Para refutar esta posición “oficial”, se hizo un trabajo de campo eligiendo 12 rutas independientes en una determinada ciudad Española, repitiendo de 4 hasta 6 veces una misma ruta.

Los resultados demuestran que nunca se activan las mismas antenas. Las estaciones de base conectadas a lo largo de cada ruta, pueden variar muy ampliamente.

Esto es especialmente relevante en las redes metropolitanas en ciudades. Para comprobar esto se eligieron 12 rutas en un vehículo, distintas e independientes unas de otras con 4 teléfonos suscritos sobre los 4 operadores con red propia. Orange, Vodafone, Movistar y Yoigo. En las rutas se llevaba un teléfono móvil por cada operador con una aplicación que identificaba la antena a la que estaba conectado, la potencia de la señal y otros parámetros. Recogiendo esta información cada 10 segundos.

Se hacían entre 4 y 6 repeticiones en cada Ruta, ida y vuelta. El trabajo completo, por su extensión, no se puede exponer en todo detalle en este artículo, baste decir el caso del Operador Orange que para una determinada ruta en la que se hicieron 6 repeticiones. El número de antenas intervinientes en el total de repeticiones de cada ruta es muy superior al de antenas usadas en cada repetición. En la ruta han participado un total de 21 antenas, pero por cada repetición de la ruta se usa entre 2 y 8 antenas, lo que equivale al 9,5 % y 38,1 % , respectivamente, del total de las antenas que han intervenido en las 6 repeticiones de la ruta. El promedio de las antenas vinculado a dicha ruta es de 3.75 antenas y su varianza (desviación media) es de 4.5 ( ¡¡¡!!! ) . A partir de estos resultados se infiere la inexactitud que se puede invocar a la ubicación y la gran aleatoriedad del resultado.

Este efecto se debe a varios efectos como :

Si usted se está moviendo con un vehículo, hay un efecto pegajoso del enlace. Debido esto, los resultados dependen del sentido de la ruta (ida o vuelta). En el caso normal del vehículo en movimiento la antena de la base más próxima NO es a la que está conectado el terminal que viaja en el vehículo.

Incluso si usted está quieto en un solo lugar, la antena de la prestación del servicio depende de la ruta que haya tomado para llegar a él.

Así que las declaraciones formales de los expertos de la policía (policía española) respecto a la precisión de ubicación no son ciertas. Estas declaraciones están siendo llevadas a los tribunales, pero lo que es peor es se les está dando credibilidad.

El problema de este tipo de prueba es que se puede “endosar” la presencia de determinados “sujetos” de interés para la policía a su conveniencia, aunque otras pruebas descarten su presencia en el lugar o en los hechos.

Javier Llorente Muñoz Ing. Sup. Telecomunicación Col. 2868

Perito Judicial miembro de la APAJCM, la APAJCV y de la APPJ

Profesional incluido en el BUSCADOR PROFESIONAL THESAURO 

LA IMPORTANCIA DEL DICTAMEN PERICIAL EN EL PROCESO JUDICIAL.

Articulo realizado por Albert Vergès Sarola.

Profesional incluido en el BUSCADOR PROFESIONAL THESAURO

<LA PRUEBA ES LA DEMOSTRACIÓN DE LA VERDAD>

El dictamen pericial es el medio de prueba complementario elaborado por una o más personas expertas en alguna especialidad y dónde los peritos aportamos nuestros conocimientos técnicos, artísticos o científicos sobre los hechos que se están juzgando. Con ellos, proporcionamos al juez la información necesaria para ayudarle a valorar unos hechos y formar parte de las pruebas que se aportan en un juicio.

Con la elección adecuada del perito se dispondrá de un dictamen más completo y más fundado, lo que en definitiva satisfará mejor las necesidades y, fundamentalmente, resultará más persuasivo para el órgano jurisdiccional. A veces no somos conscientes, mientras se elabora un dictamen, de que un error o un acierto por parte nuestra pueden suponer el pago de elevadas indemnizaciones, si el procedimiento es por vía civil, o incluso penas de cárcel en el caso de accidentes laborales que hayan sido demandados por la vía penal. El perito judicial actúa como un auxiliar de la justicia y tiene el deber de facilitar toda la información de manera objetiva y eficaz, con honradez y honestidad y plasmarlo por escrito en el dictamen pericial que si cumple estos requisitos supondrá una herramienta de gran utilidad para el juzgador.

<La actual LEC otorga a los peritos la consideración de fuente de prueba, gracias a nuestros conocimientos especializados que aportamos; y el dictamen pericial que realizamos, el medio de prueba más importante>. 

Cabe explicar que existe una diferencia muy significativa entre los procedimientos civiles y los penales con relación a la prueba. En los procedimientos civiles el tribunal no se le impone ni responsabilidad de la investigación y comprobación de los hechos. Se responsabiliza a las partes de la iniciativa de alegar y promover pruebas, una de ellas es el dictamen pericial solicitado al perito.

Esta iniciativa probatoria que recae en las partes hace que, por ejemplo, en materia de edificación, debido a la intervención como expertos técnicos y que el tribunal, seguramente no tiene, sea aconsejable que las partes adjunten directamente a su demanda un dictamen pericial para reafirmar su opinión.

Los medios de prueba validos existentes son los siguientes:

1. INTERROGATORIO DE LAS PARTES I DE LOS TESTIMONIOS.

2. PRUEBAS DOCUMENTALES.

a. Pruebas públicas y solemnes

b. Pruebas privadas

3. PRUEBA PERICIAL O DICTAMEN PERICIAL

4. RECONOCIMIENTO JUDICIAL

5. MEDIOS DE REPRODUCCIÓN.

Cabe comentar que el dictamen pericial es un documento escrito y por lo tanto, ha requerido necesariamente de una reflexión y un estudio, a diferencia de la información verbal. Este hecho implica la inexistencia de malos entendidos y cambios de opinión del perito que informa. Su valor procesal pasa por la necesidad de ser ratificado en el juicio oral; ahora bien, tiene gran utilidad en acuerdos previos entre partes en conflicto y en una fase previa antes de iniciar la reclamación judicial. El dictamen pericial puede jugar un papel fundamental de arbitrio entre partes y con especial interés en resolver el conflicto reduciendo el coste económico del proceso judicial en un estado previo.

Por último, es muy importante diferenciar perito con testigo. La gran diferencia es que el testigo es intransferible (únicamente ellos han vivido el hecho, y en cambio el perito puede ser cualquier individuo que disponga de los conocimientos necesarios. Esto quiere decir que los testigos declara sobre un hechos ocurridos que solo han vivido ellos. Los peritos debe dar su opinión técnica y como experto con referencia a los hechos que han estado, anteriormente probados por las partes o por los testigos.

<El objeto de nuestro dictamen pericial versará solo en analizar los hechos que han sido probados con anterioridad y que sean los promotores de la solicitud del propio dictamen>.