¿ES NECESARIA LA AUTOMATIZACIÓN ESCRITURAL?

Todo movimiento escritural es una acción dinámica en la medida que sirve a la resolución de una tarea cinética concreta, a la realización de un objetivo determinado, es decir, de un fin prefigurado que es describir el pensamiento abstracto de forma legible “la escritura”.

El cerebro tiende a automatizar, lo cotidiano como una firma, escritura, conducir, andar…ahorrando consumo energético.

Aunque se suele decir que los humanos somos multitarea, la realidad es muy distinta, el ser humano, normalmente, sólo es capaz de prestar plena atención a una sola cosa al mismo tiempo. Uno puede sentir que está pendiente de varias a la vez, pero en realidad lo que hace es ir saltando de una cosa a otra de manera muy rápida, generando, a menudo, pequeñas automatizaciones.

Cuando escribimos nuestros pensamientos debemos estar concentrados en lo que hacemos, no por el hecho de escribir, este es automático, sino por el hecho de transcribir un pensamiento en algo físico “la escritura”, para que otro ser humano, pueda leer nuestras ideas, reflexiones, sensaciones…

El cerebro humano es el órgano más costoso en gasto energético que existe, pues según estudios, este consume la quinta parte (20%) de la energía que produce el organismo humano a diario, aunque en el caso de los recién nacidos esta cifra se eleva hasta el 60% del total. El gasto energético es considerable si se compara con el de otros animales, pues la media en los mamíferos es de un 5% de energía, mientras que en el caso de los chimpancés el dato es de un 13%, el cerebro de un hombre adulto consume lo mismo que toda nuestra musculatura en estado de reposo. Es decir, 1,3 kilogramos de cerebro están consumiendo lo mismo que 27 kilos de músculo.

He aquí la necesidad de los seres humanos de automatizar al máximo nuestras rutinas, como la escritura o la firma.

El  automatismo, es una rutina grabada a fuego en nuestro cerebro, de esta forma no tiene que pensar, produciendo un ahorro de consumo energético importante, una vez que el proceso se automatiza, la ejecución siempre es la misma, por ejemplo, en la escritura o la firma, este es el motivo que existan lo que venimos a denominar los peritos calígrafos, los “gestos tipo idiosincrático” y “proporcionalidad de firma”.

Los gestos tipo idiosincráticos, son trazos, rasgos distintivos y propios del individuo, que configuran o se añaden a la letra, rubrica, de una manera personal sin que entren en el modelo caligráfico. Al mismo tiempo, se dan con frecuencia y se han podido hacer estudios estadísticos que permiten darle un sentido concreto, comprobado experimentalmente.

La proporcionalidad de firma, solo se puede dar en el mismo firmante, el sistema de automatismo cerebral, nos indica que cuando firmamos, en distintos tamaños siempre guarda la misma escala, encontramos tres proporciones:

Proporción natural: Es cuando el tamaño de la firma, es del mismo tamaño, coincidiendo en todas las firmas la misma escala y proporción.

Proporción de reducción: el tamaño de la firma es menor que la firma habitual, se suele dar cuando en el documento a firmar, el espacio es reducido, guardando las firmas la misma escala y proporción.

Proporción de ampliación: el tamaño de la firma es mayor que la firma habitual, se suele dar cuando en el documento a firmar, el espacio es muy amplio, guardando las firmas la misma escala y proporción.

Artículo de:

Logo

Peritos Calígrafos incluidos en el buscador profesional Thesauro 

Anuncios

TRAZOS DE HISTORIA

Artículo de :

logo-ard-alberto-repiso

Peritos Calígrafos de Madrid incluidos en el Buscador Profesional Thesauro
“Así como hay una relación entre carácter y acto, así también la hay entre carácter y escritura, ya que esta se puede considerar formada por pequeños e innumerables actos.”

Jules Crepéux Jamin

Esta es una de las frases que más se ajustan a la interpretación de la escritura, pero creo que llega un punto en la historia en que nos vemos en la necesidad de abandonar la concepción individualista para adoptar una visión panorámica con el fin de analizar progresos y tendencias de la historia.
Para ello, se han escogido algunos de los literatos más representativos del Siglo de oro y romanticismo, corrientes literarias rodeadas de circunstancias históricas y educacionales muy diferentes.
Desde el punto de vista histórico, los siglos XVI y XVII coinciden con una expansión colonial, lo que contrastaba con un bajo nivel de alfabetización. En aquel tiempo, los afortunados que tenían la oportunidad de escribir aprendían la caligrafía redondilla y bastarda, ésta última para funcionarios y profesiones superiores.
BARROCO


FIRMAS: Destacan el desarrollo vertical de la rúbrica.
TEXTO: Además de la unión entre palabras como si se tratara de una sola, llaman la atención las mayúsculas inmotivadas.
Desde el punto de vista gráfico, existen rasgos comunes referentes a la ornamentación concentrada en mayúsculas, hampas y jambas, así como el predominio de uniones altas y los rasgos procedentes de los pies. Estos con una longitud que tienden a ocasionar confusión entre renglones

Por otro lado, creo oportuno ahondar en Francisco de Quevedo y Luis de Góngora, cuyos manuscritos parecen tan antagónicas como las corrientes literarias del barroco a las que representan: Conceptismos (asociaciones ingeniosas y rebuscadas) y culteranismo (estilo sobrio definido por el lenguaje latinizante y otros cultismos).
A diferencia de la época anterior que tuvo una repercusión local, el romanticismo, cuyo origen tuvo lugar en el Reino Unido y en la Alemania de la segunda mitad del siglo XVIII, fue el primer movimiento cultural que se exportó a todo el continente europeo durante el siglo XIX.
En España en concreto, coincidió con una etapa de pesimismo, azuzada por la precaria situación de la política interior y exterior.

 

ROMANTICISMOcopia


FIRMAS: Tienen cierto parecido entre sí, ya que la rúbrica además de tender hacia la horizontalidad, continúa sin estar integrada en el contenido de la firma, ya que texto y filigrana continúan aislados el uno del otro.
TEXTO: Se aprecia una enorme evolución, pues los personalismos se van sucediendo, lo que sugiere un menor arraigo por la escritura aprendida.

Por tanto, la relación gráfica establecida entre el romanticismo, época actual, y la aparente desconexión con los siglos XVI y XVII, podría explicarse debido a una paulatina alfabetización de las clases populares, ya que las ampulosidades gráficas, que posteriormente se convirtieron en sutilezas, en la actualidad han sido sustituidas por la escritura funcional.
Además de testigo de la historia, la escritura se ve rodeada de una serie de circunstancias que propician su evolución, ya se trate de la evolución en la fabricación de útiles gráficos o el refinamiento de soportes escriturales.
ARTÍCULO RELACIONADO: Yo el rey, historia firmada

GRAFOSCOPIA – GESTOS TIPO

FUENTE: PERITOS JUDICIALES CALÍGRAFOS – peritos calígrafos en toda España, incluidos en el Buscador Judicial Thesauro 

En pericia caligráfica, llamamos gestos tipo, a aquella característica personal que realizamos al firmar o escribir.

Dado que tanto la firma como la escritura, está automatizada, adoptamos ciertos ademanes personales, que solo el escribiente es capaz de realizar, detalles que son imposibles de duplicar por un tercero.

En siglos pasados el tipo de caligrafía era cambiante por las modas escriturales del momento, el Manuscrito Medieval, Se utilizaba tinta negra, hecha con hollín fino o negro de humo, tinta roja, hecha con goma y agua con tiza roja, y tinta café, hecha con sulfato de hierro, el El copisti: era el escribiente encargado de transcribir a pluma el texto con excelente calidad con una caligrafía muy estudiada,  si tenemos la oportunidad de observar documentos medievales, siendo la escritura idéntica (gesto tipo social) podemos, conocer que por ejemplo dos textos manuscritos son o no de la misma mano (gestos tipo idiosincráticos).

En la actualidad prácticamente se ha perdido el estudio de la caligrafía en las escuelas, la belleza escritural (la letra bonita) no tiene la importancia que tuvo en el pasado, por este motivo debemos destacar dos tipos de gestos tipo.

 

  • Gesto tipo social, es aquel del aprendizaje escritural, es decir, si hacemos una letra del alfabeto latino “A” mayúscula la similitud de la letra será semejante a simple vista en todos los escribientes, al igual que una “a” minúscula, dada que las letras del alfabeto para todos los escribientes son las mismas.

 

  • Gesto tipo idiosincrático, Es Identificar las similitudes de comportamiento, que es característico de una persona y la distingue de los demás firmantes o escribientes. En la misma letra “A” buscaremos las particularidades y rasgos personales, que a través de los años posteriores al aprendizaje, ha ido añadiendo a su firma o escritura, cada individuo posee una escritura que le es propia y se diferencia de la demás, con sus habitualismos gráficos.

La Grafoscopia, para los peritos calígrafos, debe ser una de las pruebas indispensables de su informe, estudiar con especial atención la morfología general de la escritura (las características morfológicas de conjunto) y sobre todo de los gestos tipo.

Al Jugador Leo Messi le falsifican la firma.

 

Fuente: Blog PERITOS JUDICIALES CALÍGRAFOS , miembros del Buscador de Peritos Thesauro 

Los abogados defensores de Jorge Horacio Messi y Leo Messi han aportado en el juicio que se sigue contra los dos procesados en la Audiencia de Barcelona un informe pericial Judicial Calígrafo que indica que la firma del jugador que aparece en varios contratos, junto con su nombre, no sería la suya. Fuentes de la defensa consideran que esta firma irregular sustentaría todavía más la tesis de que Messi no sabía lo que firmaba ni le daba importancia, ya que en su declaración explicó que “de la plata” se ocupaba su padre. Por eso han destacado que las firmas las pudo hacer cualquiera, siempre con algún tipo de consentimiento, para agilizar alguna tramitación.

 

Tres años de cárcel a un funcionario de Tráfico por falsear un examen de conducir

Fuente: PERITOS JUDICIALES CALÍGRAFOS  profesionales incluidos en el Buscador de Peritos Thesauro 

La Sala de lo Penal rechaza en un auto el recurso del funcionario contra la sentencia de la Audiencia Provincial que lo condenó a tres años de prisión y el pago de una multa de 2.430 euros por un delito de falsedad y que impuso al profesor de la autoescuela una pena de año y medio de cárcel y multa de 1.350 euros como cooperador necesario de dicho delito.

Los hechos tuvieron lugar en 2013, cuando el profesor de la autoescuela condenado propuso a un alumno de nacionalidad rumana que se presentara al examen teórico del examen de conducir en el mes de febrero de ese año, a lo que este ciudadano accedió, pagándole 90 euros en concepto de tasas y rellenando en la autoescuela la documentación correspondiente.

Llegada la fecha, el alumno no se presentó al examen alegando razones laborales, no obstante lo cual y “sin que conste que conociera este hecho ni que pagara precio o recompensa económica”, el profesor de la autoescuela contactó con el funcionario condenado, que ejercía funciones de examinador y con el que “mantenía desde hace años una relación de amistad”, a fin de “poder ofrecer” a su alumno el aprobado en el examen teórico.

Firmó por él

De este modo, y “aprovechando su posición en el organismo público”, este funcionario “se encargaría de completar el examen teórico” del alumno en cuestión, “respondiendo a las preguntas como si se hubiese presentado y firmando por él”, según recoge el auto.

Así, y según relata la sentencia, el funcionario condenado recibió la documentación que le fue entregada por el otro acusado y presentó la solicitud para participar en el examen de la modalidad de libre, todo ello para “ocultar a su amigo y la autoescuela en la que trabajaba”.

La solicitud fue presentada en la Jefatura Provincial de Tráfico el 15 de mayo, de manera que el examen teórico se celebrase el viernes 17 de mayo de 2013 en Écija, “conociendo” el funcionario condenado que ese día “le correspondía a él, junto a otros compañeros de tráfico, asistir como examinador”.

El día señalado para el examen, el alumno no asistió al examen, no obstante lo cual el funcionario acusado, “aprovechando algún descuido de los otros examinadores, introdujo el examen oficial completado y firmado como si hubiese sido elaborado” por el referido alumno, “bien en ese momento o en otro posterior antes de la finalización de la jornada laboral en Écija”.

 De común acuerdo

El funcionario recurrió alegando que no ha quedado acreditado que las tres firmas controvertidas hayan sido realizadas por él, frente a lo cual el Supremo recuerda que los peritos Caligrafos Judiciales examinaron dichas firmas, presentes en la prueba de control de conocimientos y en la solicitud de prueba de aptitud, y concluyeron que, “si bien no pueden atribuirse” al imputado, “tampoco puede descartarse”.

“Resulta lógico y coherente inferir que fue” el funcionario acusado, “de común acuerdo” con el profesor de la autoescuela, quien “completó” el examen del alumno “y firmó por él, introduciéndolo entre los realizados ese día en un concreto momento (no exactamente aclarado) entre el momento de la realización del examen en el aula teórica, hasta que salieron de la localidad de Écija”, asevera el Supremo.

Para concluir, pone de manifiesto que el funcionario “actuaba en su condición de examinador para la obtención de pruebas del permiso de conducir”, de manera que valiéndose de su condición de funcionario de la Jefatura Provincial de Sevilla y “actuando en el círculo de sus competencias, hizo un uso abusivo de éstas y se encargó de completar en forma suficiente para la obtención del aprobado, firmar e introducir entre los exámenes realizados aquel día y vigilados por él el examen” del alumno en cuestión “como si lo hubiera efectuado éste”.

 

APRENDIZ DE TODO, MAESTRO DE NADA

Caligrafos Madrid

Un medio de comunicación indispensable, una fuente de información imprescindible, o una herramienta muy práctica para todo lo relativo al trabajo (buscar empleo, atender a nuestro negocio de manera fácil y rápida, etc..).  Hoy en día nadie se atrevería a negar que internet se ha convertido en un elemento fundamental para la vida cotidiana de gran parte de la población mundial.

 

A pesar de todas estos avances sabemos que un contenido tan vasto, siempre en crecimiento es presa fácil para falsedades o medias verdades con gran capacidad de difusión, por lo tanto, concluimos que para encontrar información, seguimos teniendo la necesidad de buscar  y filtrar la temática que creemos más fidedigna.

 

Páginas como la que me envió un compañero, y parece que no es la única, en la que se daban un par de claves para diferenciar una firma verdadera de otra falsa. Imagínense ustedes como lectores la ingente cantidad de procedimientos que este texto habría resuelto de una sola vez, pues si fuera tan sencillo ¿para qué servirían los expertos?. Creo que estos textos  lejos beneficiar, denota falta de respeto hacia la profesión, porque igual que nadie espera encontrar instrucciones de como realizar una operación a corazón abierto, las claves de un experto en incendios, los conocimientos de un perito en contabilidad, pienso que el perito calígrafo tiene una relevancia que debe de ser reconocida,  y esa no es la forma de conseguirlo

 

Tanto los que nos dedicamos a este campo como los profesionales del derecho que han tenido que contar con estos expertos, sabemos que un informe con unos datos tan pobres y generales como a los que hice referencia en el párrafo anterior, tienen un vago poder demostrativo, y todo ello, sin contar con el brete que haría pasar la parte contraria al autor del informe, pues se habría concluido con pruebas insuficientes y genéricas ,obviando otras muchas propiedades de la escritura.

 

Otro caso llamativo, tiene que ver con un artículo que explicaba la manera de rebatir un informe judicial sin necesidad de contar con experto alguno, pues según el autor lo único que haría falta es incidir en un ataque personal sobre la formación del perito y el resto de sus estudios, labor que efectivamente no necesita de ningún especialista. Por ello, estaremos de acuerdo con que esa forma de actuar denota una evidente falta de formación en la materia que se está tratando y que es necesaria para resolver el litigio de forma correcta.

 

Estos sólo son un par de ejemplos de los muchos que nos podemos encontrar, pero creo que son muy ilustrativos en cuanto al perjuicio que sufre esta profesión mediante una imagen simplista dando a entender que se puede ejercer sin más formación que la lectura de textos similares a los que he aludido anteriormente.

Artículo de : ALBERTO REPISO perito calígrafo de Madrid, miembro del Buscador Thesauro y de la Guía Española de la Abogacía y Periciales