La diferencia entre los gastos y las costas del proceso

Artículo de: María Dolores García Sánchez , abogada Palma de Mallorca, incluida en el Buscador Judicial Thesauro y en la Guía Española de la Abogacía y Periciales.

El incumplimiento del deudor de la obligación lleva aparejada gastos y
costas del proceso.
Por gastos entendemos toda cantidad que una persona debe pagar por la
contraprestación de un artículo o un servicio. Por ejemplo, el envío de un
burofax, un requerimiento notarial, serían gastos extrajudiciales, pero estos
gastos, también pueden ser judiciales.
Por costas del proceso entendemos los gastos que se tienen que abonar y
que son inherentes al proceso. Por ejemplo, los honorarios de abogados,
procuradores, peritos.
El artículo 241 de ley de Enjuiciamiento Civil, define lo que son gastos y
costas del proceso.
Así, se considerarán gastos del proceso aquellos desembolsos que tengan su
origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso.
Siendo que cuando se habla de costas, se refiere a:
1º Honorarios de la defensa y representación técnica cuando sea preceptiva.
2º Inserción de anuncios o edictos que de forma obligada deban publicarse
en el curso del proceso.
3º Depósitos necesarios para la presentación de recursos.
4º Derechos de peritos y demás abonos que tengan que realizarse a
personas que hayan intervenido en el proceso.
5º Copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos análogos que
hayan de solicitarse conforme a la ley, salvo los que se reclamen por el
tribunal a registros y protocolos públicos, que serán gratuitos.
6º Derechos de arancelarios que deban abonarse como consecuencia de
actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso.
7º La tasa para ejercicio de la potestad jurisdiccional, cuando sea
preceptiva. No se incluirá en las costas del proceso el importe de la tasa
abonada en los procesos de ejecución de las hipotecas constituidas para la
adquisición de vivienda habitual. Tampoco se incluirá en los demás
procesos de ejecución derivados de dichos préstamos o créditos
hipotecarios cuando se dirijan contra el propio ejecutado o contra sus
avalistas.
Los titulares de crédito derivados de actuaciones procesales podrán
reclamarlos de la parte o partes que deban satisfacerlos sin esperar a que el
proceso finalice y con independencia del eventual pronunciamiento sobre
costas que en éste recaiga.
La reclamación de pago por el incumplimiento bien sea extrajudicial o
judicial, sin duda comporta gastos.
Entenderemos como gastos extrajudiciales, las notificaciones y
requerimientos de pago mediante los que se intimida al deudor para el
cumplimiento del pago.
Y entenderemos como gastos judiciales, todos aquellos que se generen
como consecuencia del inicio del procedimiento judicial, incluidos los de
los profesionales intervinientes para la obtención de la satisfacción del
cumplimiento de la obligación.
En este apartado tenemos que atender a lo dispuesto en el artículo 1168 del
Código civil y en los artículos 394 a 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Artículo 1168 C.c. Los gastos extrajudiciales que ocasione el pago serán de
cuenta del deudor. Respecto de los judiciales, decidirá el Tribunal con
arreglo a la ley de enjuiciamiento civil.
Por tanto, los gastos que se efectúen por el acreedor para satisfacer su
crédito tendrán que ser abonados por el deudor, pues en caso contrario, el
acreedor si tuviera que asumir el pago de esos gastos, recibiría una cantidad
menor de la que realmente consistiría la obligación.
Las costas son los gastos consecuencia del procedimiento judicial que se
impondrán según lo preceptuado en los artículos 394 y siguientes de la Ley
de Enjuiciamiento Civil.