Síntomas y causas de la lumbalgia

 

Diseño sin título (2)

 

Artículo de : CLÍNICA MÉDICA DRA. Mª PILAR PEREZ BURILLO Y DR. JOSÉ SALA PAYÁ, centro sanitario especializado en tratamientos dietéticos para el control de peso, medicina estética, psicoterapia con hipnosis y clínica del dolor, incluida en el Buscador Thesauro 

La lumbalgia se caracteriza por los dolores fuertes y agudos en la parte baja o inferior de la espalda al realizar actividades, movimientos bruscos o repentinos y, muy usualmente, al levantar peso de forma errónea para nuestro cuerpo. Esta dolencia puede manifestarse mediante la combinación de cualquiera de estos síntomas:

  • Dificultad para moverse que puede ser lo suficientemente grave como para impedir que el paciente camine o se ponga de pie.
  • Dolor que no se irradia por la pierna o un dolor que también pasa por la ingle, la nalga o la parte superior del muslo, pero que rara vez llega debajo de la rodilla.
  • Dolor que suele ser sordo.
  • Espasmos musculares que pueden ser graves.
  • Área localizada que es dolorosa con la palpación.

Una de las causas más comunes de la lumbalgia es la distensión de un ligamento o músculo de la espalda. Al levantar peso, torcerse o realizar un movimiento brusco, se puede producir un estiramiento de los músculos o ligamentos que pueden provocar desgarros microscópicos.

El grado de dolor por una distensión muscular lumbar puede variar dependiendo del tipo de tensión y, con frecuencia, las más leves se curan con la ayuda de alguna combinación de descanso, aplicación de hielo o de calor, antinflamatorios, estiramientos leves y progresivos y ejercicios para la parte inferior de la espalda.

 

HIPNOSIS CONTRA EL DOLOR

Extracto artículo: en akasico.com

La medicina moderna redescubre esta práctica terapéutica

Hipnosis
Lejos de las salas de espectáculo, la hipnosis está regresando al ámbito del que surgió hace apenas un siglo: la medicina. Y lo hace con unos resultados sorprendentes, demostrando su validez en el tratamiento de diversas enfermedades y en la mitigación del dolor crónico. Su futuro se muestra tan esperanzador que ya son muchos los centros de salud que la han incorporado a sus arsenales terapéuticos.
A comienzos de 2009, la reina Fabiola de Bélgica se sometió a una operación de tiroides en el Hospital Universitario de Lieja, donde fue anestesiada mediante una sesión de hipnosis. Ello permitió el empleo de menos fármacos sedantes y la disminución de los riesgos asociados a la edad de la regia paciente, 80 años.

Cuando la noticia saltó a los medios de comunicación, muchas personas se extrañaron al saber que los cirujanos emplean la hipnosis con cierta asiduidad en determinados casos. Y no debería ser así, porque como explica en sus conferencias el doctor José Sala Payá, jefe de sección de Anestesia, Reanimación y Tratamiento del Dolor del Hospital Universitario Juan XXIII de Tarragona, la hipnosis es una vieja conocida de los cirujanos españoles, «correspondiendo al insigne Ramón y Cajal haberla introducido a finales del siglo XIX con la publicación de un artículo en la Gaceta Médica de Cataluña titulado Dolores de parto atenuados con hipnosis».
«El problema es que hoy la hipnosis se asocia con la magia y el esoterismo, con una intervención más propia del mundo del espectáculo», señala Héctor González Orbi, profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Ésta es la raíz del desconocimiento existente entre la sociedad sobre su utilidad terapéutica y el miedo de los propios profesionales de la salud a debatir sobre ella abiertamente. «Por ello prefieren hablar de ‘relajación’ o ‘visualización’», asegura González Orbi.

Aun así, su empleo está cada vez más extendido en los centros sanitarios españoles, auspiciado por los buenos resultados obtenidos en las más diversas patologías, incluyendo males tan serios como algunos tipos de cánceres… (Continúa en AÑO/CERO 233)

Nota: José Sala Payá profesional incluido en la CLINICA PILAR BURILLO e incluidos en el buscador profesional THESAURO