Cinco alimentos que pueden fortalecer nuestra vista

92861960

Artículo : CLÍNICA PILAR BURILLO . NUTRICIÓN, MEDICINA ESTÉTICA, CLÍNICA DEL DOLOR Y PSICOTERAPIA en Reus ( Tarragona ) . Profesional incluida en el Buscador de Médicos Thesauro 

 

¿Qué tipo de alimentos pueden ayudarnos a combatir los problemas de visión? Como cada segundo jueves del mes de octubre, celebramos el Día Mundial de la Visión con la finalidad de concienciar y centrar la atención mundial en aquellos que sufren discapacidades visuales.

  • Los cereales y la levadura: Ayudan a mejorar la visión por su alto contenido en vitamina B, que ayuda a prevenir la pérdida visual. Dentro de estas, podremos encontrar la B12, con una gran cantidad de ácido fólico que además nos previene de la aparición de otras enfermedades de la vista.
  • Los cítricos: También son grandes aliados de la vista por su contenido en vitamina C, la cual está indicada para la fabricación del colágeno de los músculos que rodean al ojo. Podemos ingerirlos como postre o zumo pero lo más recomendable es tomar la pieza de fruta entera para absorber sus vitaminas y nutrientes.
  • Las zanahorias: Las más famosas para mejorar nuestra visión. Esto se debe a que contienen la vitamina más importante para nuestra salud ocular, la vitamina A. Esta es la encargada de facilitarnos la visión en la oscuridad más profunda y si carecemos de ella podemos hasta quedarnos ciegos.
  • Lácteos: También contienen vitamina A y están llenos de nutrientes beneficiosos para la vista.
  • Frutos secos: Podemos encontrar una gran variedad en este apartado. Los frutos senos nos ayudan a fortalecer nuestra visión y a prevenir su pérdida al reforzar los músculos del globo ocular.
Anuncios

La mediación gana adeptos

Las reclamaciones sanitarias pueden resolverse en dos semanas. El coste para las partes en conflicto se reducen a entre 100 y 400 euros. La apuesta requiere un cambio de cultura que todavía es difícil.

Los procesos judiciales son largos, dolorosos y, además, caros. Las sentencias firmes rara vez alivian. Las sesiones judiciales de demandas por supuestas malas praxis médicas están plagadas de dolor. Las secuelas de los pacientes y la validez de los profesionales sanitarios y del sistema se exponen y cuestionan de manera descarnada.

A la pregunta de si hay otra manera de resarcir ese supuesto daño sin que el proceso sea un calvario, hay una respuesta que está ganando adeptos: la mediación.

Es un fenómeno muy reciente en sanidad y, por lo tanto, faltan datos cuantitativos para medir su importancia. Sin embargo, ya hay esfuerzos que se están materializando. En los últimos meses se ha puesto en marcha la Oficina de Mediación Sanitaria del Servicio Murciano de Salud, el programa de mediación firmado entre el Colegio de Médicos y el Colegio de Abogados de Madrid y el impulso que el Defensor del Pueblo ha dado para ofrecer esta vía en los juzgados de lo Contencioso de las Islas Canarias.

  • “Sería necesario que las aseguradoras de la responsabilidad civil del médico incluyan la mediación entre sus prestaciones”, apuntan desde el Colegio de Médicos de Madrid

Cursos y jornadas
El otro síntoma de estos cambios se está produciendo en los programas de formación e información que se impulsan desde los colegios de médicos y asociaciones. Durante la segunda semana del mes de junio, el Colegio de Médicos de Málaga albergó las I Jornadas Andaluza de Mediación Sanitaria, en las que participó la Junta de Andalucía. Andrés Vázquez, abogado vicepresidente de la asociación de mediación Intermedia, participó como informador de esa jornada. Vázquez afirma que los procesos de mediación que terminan en acuerdo duran dos semanas. “se trata de un sistema muy ágil y potente”. En los dos últimos años, Intermedia, que actúa en toda España, ha llevado la mediación de 60 casos de reclamaciones sanitarias, “se trata de un ámbito nuevo, que está creciendo” .

Procedimiento
Jesús Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Mediación, se refiere a este sistema diferenciando los procesos civiles y mercantiles de los contencioso-administrativos.

Los primeros están regulados en la Ley de Mediación de Asuntos Civiles y Mercantiles de julio de 2012 y el posterior real decreto de desarrollo. Según Lorenzo, acudir a este sistema es tan sencillo como solicitar un mediador a través, por ejemplo, de la página web de esta asociación. El caso que señala es el de un paciente que no está satisfecho con el resultado de la intervención estética a la que se ha sometido y reclama al facultativo que le ha operado. Haciendo uso de esta vía, el recurrente debe cumplimentar una primera hoja de información con los datos de los hechos y la parte a la que reclama.

El mediador se pone en contacto con la otra parte que, de manera voluntaria, puede acceder al proceso mediador o no.

La primera sesión es informativa, la siguiente o siguientes son las que Lorenzo llama constitutivas, donde se intenta ese acercamiento de posturas hasta lograr un acuerdo. Alcanzado ese punto de conformidad entre las partes, el texto que lo recoge puede elevarse al notario para dotarlo de fuerza ejecutiva, con lo cual, su incumplimiento puede ser objeto de reclamación.

El proceso puede iniciarlo tanto el paciente que se considere perjudicado como el facultativo que ha sido demandado. Independientemente de si la contraparte acepta o no la mediación, el que ha iniciado este proceso cuenta con un aval que, a efectos judiciales, demuestra su buena fe negociadora.
Este camino tiene un coste aproximado de entre 300 y 400 euros para cada una de las partes. “Es mucho más barato que cualquier reclamación en vía judicial, donde hay que pagar abogado, perito, procurador… La mediación cuesta menos que las costas judiciales”, apunta Lorenzo.

El Ministerio de Justicia tienen un registro de mediadores voluntario regulado por ley, que ha empezado a funcionar hace un año pero donde no están todos. El número total de estos profesionales, a los que se les exige tener una formación específica en esta materia (aunque no tienen que ser graduados en Derecho) está entre 5.000 y 8.000 personas, según Lorenzo.

Ámbito administrativo
Pero este procedimiento es difícil de trasladar al ámbito sanitario público, es decir, a las reclamaciones por responsabilidad patrimonial que recibe la Administración. “Para empezar, aumentan el número de implicados, pues está la Administración, la compañía de seguros, el médico y el paciente”, recuerda el experto.

Efectivamente, parece existir cierto consenso en admitir la dificultad de introducir la mediación en las reclamaciones sanitarias contra la Administración, según se puso de manifiesto en la Jornada de Sanidad y Derecho celebrada en el Hospital La Paz, de Madrid, a principios de junio, donde se abordó esta cuestión.

Gerardo Carballo Martínez, asesor del Defensor del Pueblo, señaló que “la mediación en el ámbito jurídico-público es más difícil porque, entre otras motivos, no hay una relación de igualdad entre las partes. La Administración parte de un punto de superioridad sobre el reclamante. Según Paloma Robles, directora general de Mediamos Servicios Integrales de Mediación SL, “no hay una cultura de mediación. Ésta implica un cambio que requerirá un tiempo para que, entre otras cosas, se conozca el sistema”. Las ventajas son muchas, según explica la experta, pero insiste en que “falta cultura de paz”.

También hay dudas de que entre los actores implicados se vea este camino de la misma forma. Abogados apuntan a que las compañías aseguradoras de la responsabilidad sanitaria de las distintas administraciones autonómicas son las primeras reacias a este tipo de acuerdos.

Sin embargo, en el Foro de La Paz se oyeron voces de abogados afirmando que “estas aseguradoras, si tienen que pagar, quieren hacerlo lo antes posible para ahorrarse los intereses, pero en muchas comunidades autónomas no existe esa posibilidad de negociar”. Según las opiniones vertidas entre los asistentes a la citada jornada, la solución sería aprobar una ley de mediación sanitaria para el ámbito público.

Por otro lado, también se apuntó que en la actualidad la labor de mediación entre el paciente y la Administración lo están haciendo las oficinas de atención al paciente de los servicios de salud. Y que, por lo tanto, cuando se judicializa un asunto es que existe un conflicto difícil de solucionar. Así,”introducir este sistema en el ámbito sanitario público supone un cambio de cultura muy difícil”.

Emilio Villa Alcázar, secretario del Colegio de Médicos de Madrid, ve necesario que, además de las aseguradoras de la Administración, las que cubren la responsabilidad civil del médico incluyan entre sus prestaciones la mediación.

Ventajas de un sistema poco utilizado

Ahorra tiempo y dinero.
No hay ni vencedores ni vencidos.
Confidencialidad.
Es un traje a medida. Son las partes las que definen
el mejor acuerdo.
Tiene una gran versatilidad. Se puede aplicar
a casi todos los conflictos.
Alcanza soluciones duraderas. La solución ha sido alcanzada por un acuerdo
que satisface a las partes.
El conflicto aparece como una oportunidad. Dejan de ser dos partes enfrentadas, para colaborar en la búsqueda de un interés común.
Es un procedimiento más flexible.
Permite una reconciliación mayor con el sistema, de modo que el paciente puede volver a confiar en su médico y éste puede admitir el error, en el caso de que existiera.
El lenguaje que se utiliza en más sencillo, lo que facilita en entendimiento del problema y la solución alcanzada.

Fuente: DIARIO MÉDICO Soledad Valle. Madrid

MEDIADORES THESAURO

El cigarrillo electrónico: verdades y mentiras de un producto en el centro de la polémica

Un artículo de: GP-GRUP peritos judiciales

empresa colaboradora en http://www.thesauro.com

Gp Grup

 

 

¿Son peligrosos para la salud? ¿Sirven realmente para dejar de fumar? ¿Hay que legislar su uso en espacios públicos como si se tratara de tabaco convencional? El cigarrillo electrónico ha generado una gran polémica y se ha situado en el ojo del huracán desde su irrupción en el mercado hace apenas dos años. Sin embargo, el boom de su venta parece empezar a deshincharse según un artículo que publicaba esta semana La Vanguardia, en el que se alertaba de que casi un 70% de los negocios dedicados a este producto han cerrado sus puertas en los últimos meses después de una drástica caída de las ventas.

 

Pero, ¿sabemos exactamente cómo funcionan estos cigarrillos y si realmente representan algún peligro para la salud? Desde Peritos Judiciales GP-Grup,  especialista en peritajes químicos y análisis de toxicología a nivel nacional, intentamos dar respuesta a algunas de estas preguntas para a despejar dudas sobre un producto envuelto en la polémica.
Empezaremos, por lo tanto, por el principio. ¿Qué es el cigarrillo electrónico? Se trata de un dispositivo inhalador que emite vapor de agua (como si fuera humo) diseñado para sustituir o reducir el consumo de tabaco y que puede contener nicotina en diferentes concentraciones o estar libre de este elemento y usar sólo aromatizantes de diferentes sabores. En el mercado existen innumerables modelos y diseños pero, esencialmente, su funcionamiento es el  mismo. Todos constan de un sensor que activa el mecanismo cuando el fumador aspira, una batería eléctrica recargable, un cartucho intercambiable con la nicotina y los saborizantes y un atomizador, que consiste básicamente en una resistencia que convierte el líquido en vapor cuando pasa a través de él.

 

La polémica estaría, precisamente, en el contenido de estos cartuchos, ya que, aunque los médicos reconocen que contiene menos sustancias nocivas que el tabaco convencional, también alertan de que incluye algunos elementos que pueden resultar perjudiciales para la salud, como el propilenglico (un irritante de las vías respiratorias), la glicerina o las nitrosaminas (consideradas cancerígenas). Además, un estudio de la  Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) realizado en 2009 alertaba de la detección de varios tóxicos en estos cigarrillos que no aparecerían en el etiquetado pero podrían resultar peligrosos para la salud.

 

No obstante, más allá de su contenido, otro punto polémico del cigarrillo electrónico es el hecho de que pueda inducir al hábito de fumar. Para muchos, resulta un mal ejemplo para los menores, ya que se tiene la percepción de que no se está haciendo nada perjudicial, aunque se evoca el acto de fumar, lo que podría inducir al tabaquismo a personas que no eran fumadoras o perpetuar el hábito en otras que piensan erróneamente que lo están dejando pero no lo hacen en realidad (puesto que siguen consumiendo nicotina en mayor o menor grado).

 

Quizás por eso, el Congreso acotó recientemente su uso en lugares públicos, prohibiendo los cigarrillos electrónicos en escuelas, hospitales, parques infantiles y transportes públicos, aunque, de momento, dejó vía libre para su uso en bares y restaurantes.

 

 

Una polémica que ha acompañado a este producto desde sus inicios y que, lejos de remitir, sigue en el centro del debate.

 

Y vosotros ¿Usáis cigarrillos electrónicos? ¿Creéis que es una buena opción para dejar de fumar? ¿Los prohibiríais en lugares públicos?

 

El programa de salud de la UE 2014 tendrá 58,5 millones

Fuente: DIARIO MÉDICO

 

 

La Comisión Europea ha dado a conocer la asignación presupuestaria para este año en el ámbito estrictamente sanitario, como parte del programa europeo de salud 2014-2020.

La Comisión Europea ha dado a conocer la asignación presupuestaria para este año en el ámbito estrictamente sanitario, como parte del programa europeo de salud 2014-2020; el documento ve “necesario adoptar una resolución financiera y un programa de trabajo para 2014”, con el objetivo de implantar correctamente los primeros pasos del programa global 2014-2020.
La máxima cantidad que se contempla destinar al ámbito de la salud, que cuenta con diversos subprogramas, es de 58.579.000 euros, que deberán extraerse del presupuesto total de la Unión Europea para 2014. Para el área de “fomento de la innovación y la sostenibilidad en los sistemas sanitarios europeos, y de la salud de los ciudadanos y su protección de posibles amenazas transfronterizas”, la Comisión destina más de 52 millones, la gran mayoría del total de fondos.
Tabaco
El programa de “gastos para el crecimiento en salud” se lleva 1,5 millones de euros, y el de “consumidores, salud y agencia alimentaria”, 4,2 millones. Para los países asociados a la Asociación Europea de Libre Comercio (un total de 50), la Comisión ofrece una aportación extra de 1,7 millones. La Convención para el Control del Tabaco contaría con 200.000 euros como máximo, que también deberán salir de los fondos totales para la Unión Europea este año.

 

BUSCADOR DE PROFESIONALES

Se deben comer las frutas siempre con el estómago vacío.

Artículo de : ROSA GONZÁLEZ LANA psicóloga y perito calígrafo
La mayoría de las personas no sabemos cómo comer las frutas, de forma de manera que su cuerpo asimile efectivamente sus nutrientes.
 
La fruta es el alimento perfecto, requiere una mínima cantidad de energía para ser digerida y le da lo máximo a su cuerpo de retorno. Es el único alimento que hace trabajar a su cerebro.
 
La fruta, es principalmente fructosa (que puede ser transformada con facilidad en glucosa), en la mayoría de las veces es 90-95% agua. Eso significa que está limpiando y alimentando al mismo tiempo.
 
Se deben comer las frutas siempre con el estómago vacío.
¿Por qué?: La razón es que las frutas en principio, no son digeridas en el estómago, son digeridas en el intestino delgado. Pasan rápidamente por el estómago, de ahí pasan al intestino, donde liberan sus azúcares. Pero si hemos comido a la vez  carne, patatas o almidones en el estómago, las frutas quedan detenidas y ellas comienzan a fermentar.
 
Si has comido una fruta de postre, después de una cena y has tenido el resto de la noche pesadez del estómago y un desagradable sabor de boca, es porque no has comidode la manera adecuada. Se debe comer las frutas, siempre con el estómago vacío.
 
No debes tomar zumo envasado en lata o en recipientes de vidrio, Porque la mayoría de las veces el zumo es calentado en el proceso de producción y su estructura original se vuelve ácida, además de llevar conservantes.
 

El Dr. William Castillo, jefe de la famosa clínica cardiológica Framington de Massachussets, declaró, que la fruta es el mejor alimento que podemos comer para protegernos contra las enfermedades del corazón, porque las frutas contienen bioflavonoides, que evitan que la sangre se espese y obstruya las arterias, fortalecen los vasos capilares, y los vasos capilares débiles que casi siempre provocan sangrados internos y ataques cardíacos.