Síntomas y causas de la lumbalgia

 

Diseño sin título (2)

 

Artículo de : CLÍNICA MÉDICA DRA. Mª PILAR PEREZ BURILLO Y DR. JOSÉ SALA PAYÁ, centro sanitario especializado en tratamientos dietéticos para el control de peso, medicina estética, psicoterapia con hipnosis y clínica del dolor, incluida en el Buscador Thesauro 

La lumbalgia se caracteriza por los dolores fuertes y agudos en la parte baja o inferior de la espalda al realizar actividades, movimientos bruscos o repentinos y, muy usualmente, al levantar peso de forma errónea para nuestro cuerpo. Esta dolencia puede manifestarse mediante la combinación de cualquiera de estos síntomas:

  • Dificultad para moverse que puede ser lo suficientemente grave como para impedir que el paciente camine o se ponga de pie.
  • Dolor que no se irradia por la pierna o un dolor que también pasa por la ingle, la nalga o la parte superior del muslo, pero que rara vez llega debajo de la rodilla.
  • Dolor que suele ser sordo.
  • Espasmos musculares que pueden ser graves.
  • Área localizada que es dolorosa con la palpación.

Una de las causas más comunes de la lumbalgia es la distensión de un ligamento o músculo de la espalda. Al levantar peso, torcerse o realizar un movimiento brusco, se puede producir un estiramiento de los músculos o ligamentos que pueden provocar desgarros microscópicos.

El grado de dolor por una distensión muscular lumbar puede variar dependiendo del tipo de tensión y, con frecuencia, las más leves se curan con la ayuda de alguna combinación de descanso, aplicación de hielo o de calor, antinflamatorios, estiramientos leves y progresivos y ejercicios para la parte inferior de la espalda.

 

Alimentos que ayudan a prevenir el estreñimiento

frutos-secos

Artículo de la Dra. Pilar Pérez Burillo titular del centro sanitario especializado en tratamientos dietéticos para el control de peso, medicina estética, psicoterapia con hipnosis y clínica del dolor e integrante del Buscador Profesional Thesauro 

Los problemas relacionados con el tránsito intestinal se deben, en gran parte, a los alimentos que consumimos. Adoptar una dieta equilibrada y rica en fibra, beber suficiente agua y hacer deporte permite, en la mayoría de los casos, acabar con el estreñimiento o evitar que aparezca.

  • Alimentos ricos en fibra: Las fibras vegetales se llenan de agua estimulando el tránsito intestinal y aumentando el volumen de las deposiciones. Por eso, los yogures o cereales altos en fibra nos permiten combatir el estreñimiento. No dudes en incluir en tu dieta salvado de trigo y de avena, pastas, arroz integral, pan integral y pan de avena.
  • Legumbres: Las lentejas, las judías blancas, los guisantes, garbanzos, habas, etc, ayudan a favorecer el tránsito intestinal.
  • Verduras: Es muy recomendable consumir verdura una o dos veces al día. Podemos tomar una ración en seco (ensalada) y otra de espárragos, acelgas, espinacas, apio, etc.
  • Frutas: Las ciruelas son un remedio tradicional para acabar con el estreñimiento. Son ricas en vitaminas y en fibra soluble e insoluble. Además, al tener efecto laxante, estimulan los movimientos del colon. Se recomienda comer kiwis, maracuyás, frambuesas, moras, uvas, guayabas, nueces, avellanas frescas y naranjas. El plátano, por el contrario, está desaconsejado.
  • Frutos secos: Poseen una gran cantidad de fibra y sales minerales pero también muchas calorías.

Cómo cocinar sin morir en el intento

Cómo cocinar sin morir en el intento

Artículo de: CLÍNICA COSMECORP médicos estéticos de La Rioja, incluidos en el Buscador Profesional Thesauro 

A much@s les suele ocurrir que les encanta comer y degustar ricos platos, pero al momento de entrar a la cocina y crear, hacer o improvisar algo rico colapsan en la cocina.

Aquí te daremos algunos consejos para cocinar sin morir en el intento. Al cocinar se requiere de pasión, paciencia y dedicación si deseas hacer una rica comida para tus padres, para tu pareja o incluso para complacerte y regalarte algo lindo. Solo debes leer bien la receta, hacer todo con calma que progresivamente eso irá fluyendo con el tiempo, mientras más cocines y más recetas hagas terminará siendo más sencillo que al principio, incluso te enamorarás de la cocina y convertirás algunas recetas en algo propio y transformable.

Comenzaremos con algunos consejos básicos para cocinar que debes saber antes de enfrentarte a la cocina, capaz no te harán un máster chef, pero sí tendrás mayor dominio.

Algo que no se te puede escapar nunca de las manos es el orden en la cocina y la higiene, si cocinas con todo desordenado y sucio, aunque suene increíble así se verá y sentirá la comida. Lo mejor es tener todo limpio, ordenando y nuestras manos recién lavadas antes de manipular alimentos.

Es importante para cocinar tener todo lo necesario en casa como: ollas, sartenes, tapas, cuchillos y sin olvidar las especias más importantes. Orégano, ajo, laurel, pimienta, perejil, tomillo. En la mayoría de las recetas necesitarás alguna de estas para aromatizar. También es necesario tener aceite vegetal, aceite de oliva, manteca. Y por supuesto y al mercado a conseguir todo lo que la receta que deseas hacer requiere.

Conocer que deseas cocinar, digamos que quieres hacer algo vegetariano con berenjenas y brócoli. Pues busca recetas en libros de cocina, o en Internet. Tenemos la facilidad de conseguir de todo de tipo de cosas en el este mucho virtual. Haz una lista de lo que necesitas y búscalo en algún mercado o abasto.

Lavar los alimentos entra como higiene en la cocina, recuerda que las verduras y vegetales han sido manipuladas antes de conseguirla, y viene de la tierra la que tiene muchos bacterias e incluso parásitos que pueden causar un daño terrible a nuestro organismo. Este es un tip muy importante para cocinar.Así que las lechugas, tomates, papas, sobre todo pollo y carnes rojas deben ser bien lavado con agua y 1 o 2 cucharadas de vinagre y remojar.

Conoce como manipular el cuchillo y que cortes existen. Por ejemplo: debes primero agarrarlo con confianza, con la mano agarrar el mango el dedo pulgar arriba sosteniendo la parte de arriba del mango del cuchillo mientras que los dedos, medio anular y meñique sostienen la parte de media del mango y el índice esta por fuera. Otro truco es nunca separar la punta de del cuchillo de la tabla para picar, solo debes levantar la parte gruesa y después bajar con cuidado y cortar. Realmente es sencillo si las primeras veces se hace con delicadeza y mucho cuidado. Y por supuesto algo que no se debe olvidar es una tabla para picar. Recomendamos tener una para el pollo y carnes, otras para vegetales y una extra para otras ocasiones.
Los cortes más comunes son juliana, cubo y brazaletes. La primera son tiras finas, cubo o cuadrados, primero se hacen bastones y luego empiezas a cortar desde una punta a la otra y por lo general deben coincidir en el tamaño y el último son aros o círculos.

Y como última recomendación para cocinar es leer las recetas muy bien y seguirlas al pie de la letra, pueden dejarse llevar por la creatividad cuando conozcan el olor y el sabor de algunos alimentos y especias y es cuando se puede jugar un poco.