Médicos y abogados de Madrid ofrecen su mediación en accidentes de tráfico

FUENTE : DIARIO MÉDICO

 

Los colegios de médicos y de abogados de Madrid han firmado este martes un convenio para mediar en accidentes de tráfico. Su finalidad es agilizar y abaratar el procedimiento.

diario-medico

Sonia Gumpert, decana del Colegio de Abogados de Madrid, y Miguel Ángel Sánchez Chillón, presidente del Colegio de Médicos de Madrid. (Colegio de Abogados)

 

El Colegio de Médicos y el de Abogados de Madrid han suscrito este martes un convenio por el que se pone en marcha un servicio de mediación para resolver los conflictos de accidentes de tráfico. Ello significa que a partir de hoy cualquier persona de la Comunidad de Madrid que tenga un problema como consecuencia de haber sufrido un accidente de circulación puede acudir a la mediación.

El convenio ha sido firmado por el presidente del colegio de médicos, Miguel Ángel Sánchez Chillón, y la decana del colegio de abogados, Sonia Gumpert. Ambos representantes institucionales han destacado que se trata de un “procedimiento más ágil, económico y personalizado que la resolución judicial para conseguir un acuerdo que solucione el conflicto”. Por tanto, “será muy beneficioso para las personas que puedan encontrarse en esas circunstancias”.

La mediación de los conflictos originados por accidentes de circulación se llevará a cabo, de forma conjunta, por dos mediadores de experiencia y profesionalidad constatados; un médico y un abogado. Dicho proceso se desarrollará bien de forma presencial en las dependencias del colegio de abogados o por el procedimiento simplificado a través de medios electrónicos, si fuera posible.

La duración del procedimiento tendrá un plazo no superior a dos meses, que se computará desde la recepción del expediente administrativo. Excepcionalmente, a solicitud del mediador, por motivos justificados y previo acuerdo de ambas partes, se podrá establecer una prórroga por un plazo superior sin que en ningún caso pueda superar los tres meses.

Sánchez Chillón ha apuntado que la nueva Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de tráfico, “prevé la mediación como alternativa a la resolución de conflictos”.

Gumpert ha apelado a las compañías aseguradoras para que apoyen la mediación como medio para resolver las controversias en el ámbito de la circulación de vehículos de motor”.

 

Coach, inteligencia emocional y PNL aplicadas a la mediación

Por Nuria Calvo. Mediadora, socia fundadora de Procumedia Gestión de Conflictos

Nuria Calvo

Profesional incluida en el BUSCADOR PROFESIONAL THESAURO 

Durante tres días, hemos empleado un total de 12 horas en trabajar aquellas técnicas que ofrecen COACHING, PNL e INTELIGENCIA EMOCIONAL para la gestión de las emociones y los conflictos, a nuestro trabajo como mediadores, en la Sala de Mediación.

La experiencia ha sido magnífica. El grupo formado por 10 mediadoras, una abogada y una estudiante de mediación, estuvo coordinado porVirginia Pérez de INVICA COACHING y organizado por PROCUMEDIA GESTIÓN DE CONFLICTOS.

Creo que Mediación y PNL, I.E. y COACHING son como el anverso y el reverso de una misma moneda y creo que se complementan y se completan en cuanto a los objetivos de desarrollo de la comunicación entre las personas, sacando lo mejor de cada una y llegando hasta donde te propongas llegar.

Desde que descubrí la Mediación, mi vida ha sufrido una magnifica transformación en positivo. La mediación es una transformación personal, que llegó a mi vida en el momento exacto y que ha centrado mis objetivos en gran cantidad de circunstancias vitales.

Y no hablo ya sólo de lo que aporta la Mediación a mi trabajo como procuradora y como mediadora, sino de todo aquello que rodea la mediación y que se me ofrece día a día, cada vez con más intensidad y seguridad de que es lo que me trae felicidad. Y en este punto, aparece este Curso que esquematizo a continuación:

El COACHING es el proceso de encontrar y gestionar los cambios necesarios para alcanzar nuestros objetivos, a través de 4 pilares: conciencia, creencia, responsabilidad y acción. El mediador y el coach buscan que sus clientes/mediados se den cuenta, tomen conciencia a través de preguntas, reflexiones, conversaciones, y se hagan responsables de sus experiencias durante el proceso, ayudando por tanto al mediado, a creer en sí mismo y a asumir su propia responsabilidad en la búsqueda de acuerdo.

Y para ello coach y mediador utilizan conjuntamente la escucha activa, la empatía, la reformulación a través de reiteración, dilucidación y devolución del fondo emotivo; personalización y normalización, confrontación, empoderar, usar el silencio y lamaestría al preguntar.  Además nos enseñaron una técnica para conseguir objetivos: GROW (GOAL/OBJETIVO, REALITY/REALIDAD, OPTIONS/OPCIONES, WHAT/PLAN DE ACCION). En coach, primero marcamos un objetivo y luego acudimos a la realidad marcando opciones y un plan de acción. En mediación, en cambio, primero centramos la realidad del conflicto y luego marcamos el objetivo y plan de acción.

La INTELIGENCIA EMOCIONAL, la gestión inteligente de las emociones, está íntimamente relacionada con la mediación en cuanto que lo que hace es expresar adecuadamente las emociones que surgen en un conflicto (rabia, tristeza, miedo, ira…), escuchando las emociones de los demás buscando alternativas válidas para los miembros que experimentan el conflicto. Hemos de tender a la AUTOCONCIENCIA EMOCIONAL, es decir, a ser capaz de percibir con precisión los propios sentimientos y emociones, identificarlos y ponerles nombre. Y así poder manejar y ayudar a manejar las emociones de los mediados:

Pensamiento—emoción–comportamiento–resultado

Resultado–comportamiento–emoción—pensamiento

El mediador en la Sala de mediación, ha de estar en un estado coach, es decir, estar presente, pendiente de todo y con la mente abierta para neutralizar aquellas emociones negativas que aporten los mediados y transformarlas en positivas. Hemos de saber controlar las emociones de los demás para canalizarlas de forma efectiva al logro de nuestros objetivos (que encuentren su acuerdo) y para ello, no incrementaremos el estado de malestar emocional de la persona, no reprimiremos su emoción (dándole espacio) y reduciremos la emoción negativa.

Para ello utilizaremos técnicas como la técnica Nemo (nombrar emoción–motivo de estar así–opción; me siento…porque has dicho… ¿Qué te parece si…?), respiración y relajación, apaciguar y reorientar la conversación, empoderar…siguiendo en todo momento el esquema asertivo de resolución de conflictos:empatía–exponer situación–hablar de los sentimientos propios–opciones

Respecto a la PNL parte de unas presuposiciones que tienden a que cada persona consiga lo mejor de sí mismo, puesto que el mapa no es el territorio, todos tenemos los recursos que necesitamos o podemos crearlos, todo comportamiento tiene una intención positiva (en su origen), no existe la no comunicación, la vida y la mente son procesos sistémicos y el sentido de la comunicación está en la respuesta que produce.

La responsabilidad de la comunicación está en el comunicador, si no obtiene la respuesta adecuada de cambiar su forma de comunicarse, toda vez que si parte del sistema cambia, otras partes cambiarán también. Si algo no funciona, haz otra cosa.

Todo lo que percibimos a través de los sentidos es filtrado a través de omisiones, distorsiones y generalizaciones (filtros genéticos neuronales) y de expectativas, creencias, valores experiencias y meta programas (filtros adquiridos) que van conformando nuestra comunicación.

Las técnicas que la PNL tiene a disposición del mediador en su sala de mediación son la utilización de los sistemas representacionales (visual, auditivo y kinestésico), accesos oculares (conexión de los ojos y los sistemas representacionales), calibración y rapport(favorecer relaciones de confianza con los mediados, acompasando movimiento, posturas, tonos de voz, ritmos, respiración…), acompasar y desacompasar para facilitar la sintonía con los mediados. Y la técnica de resolución de conflictos de POSICIONES PERCEPTIVAS: 1ª POSICION (nuestra propia realidad. Nuestro “YO” y nuestro MAPA), 2ª POSICION (actuar como si fuésemos la otra personas. Es el “tu” y su mapa), 3ª POSICION (es la realidad del observador, neutral y desvinculado del sistema. Obtiene información y puede generar alternativas.)

Como conclusión, puedo decir tres cosas:

1.- Mediación y coach, PNL e I.E. casan, combinan y ayudan la labor del mediador en la Sala de mediación, puesto que le otorgan una serie de técnicas con las que ayudarse para que la disposición de los mediados favorezca la comunicación.

2.- Responsabilidad, compromiso y búsqueda de los talentos naturales de cada mediador debe ser objetivo prioritario del mediador para poder ofrecer y garantizar una mediación de calidad.

3.- Se necesitan practicas reales para que el mediador adquiera la destreza para poder ir aplicando las distintas técnicas estudiadas y poder así interiorizarlas y poner en práctica, pasando de unas a otras, según lo vaya pidiendo la situación que se viva en la sala de mediación durante el desarrollo de cada una de las sesiones.

UEMC impulsa el Café de Mediación para impulsar esta práctica

Artículo de: NURIA CALVO BOIZAS

Profesional incluida en el BUSCADOR PROFESIONAL THESAURO

Durante el próximo año la ciudad castellana organizará diferentes eventos de gran trascendencia relacionados con la difusión de la mediación

De la mano de José Antonio Veiga Olivares, un grupito pequeño, 11 personas, profesionales formándose en mediación algunos, y en su mayoría, mediadores profesionales que compatibilizan su amor por la mediación con otra profesión (trabajadores sociales, profesores, abogados, procuradores…), de Valladolid y Ávila, nos hemos reunido el pasado miércoles 10 de diciembre, en la cafetería de la UEMC para hablar de mediación.

Y tras unos minutos de inicial timidez, en que nos fuimos presentando cada uno, la magia de la mediación se extendió sobre la mesa y todo empezó a fluir… los mediadores vallisoletanos vamos a dar a conocer la mediación si o si !!

¿Y qué buscábamos los mediadores reunidos en la UEMC? José Antonio Veiga, de Mediadores Valladolid, y alma mater de este café mediador, pretendía conocer gente con talante mediador para aunar esfuerzos y buscar acciones conjuntas. Además de que el café fuese un punto de encuentro de desahogo para el mediador, en el que poder poner de manifiesto nuestras dudas, nuestros problemas en una mediación concreta… Verónica Rodríguez, buscaba encontrar gente con sus mismas inquietudes para aprender. Natalia Rodríguez, que empieza ahora su formación como mediadora, quiere aprender de la experiencia de otros mediadores a nivel personal y formativo pues para ella contactar con la mediación ha sido muy enriquecedor en ambos aspectos.

Yolanda Bartolomé, acudió encantada de encontrar otra forma de relacionarse con mediadores, compartiendo intereses e ilusiones de forma que la Mediación se extienda al mayor número posible de gente. Sonia Sánchez Y Mónica Rueda, están también encantadas de haber acudido al café y encontrar tantas personas con sus mismas inquietudes, con ganas de trabajar por y para la Mediación. Isabel Acero por su parte, acudió al café porque cree sinceramente que cada uno de nosotros somos responsables en la construcción de un mundo mejor. Para Gloria Calderón y Nuria Calvo, acudir al café mediador, supone dar un paso más en su apuesta por difundir al mundo, la cultura de la paz, la mediación y la gestión de los conflictos por los ciudadanos, haciéndoles responsables del poder de decidir en sus acuerdos y soluciones.

Acordamos participar del programa de difusión #mediaciónporderecho  y nos hicimos una foto de grupo luciendo la #m de la mediación, para difundirla a los cuatro vientos, y participar activamente desde nuestros twitter al día siguiente.

Y como los ciudadanos de a pie, no saben aún que de beneficios tiene la mediación, los mediadores vallisoletanos decidimos unirnos para realizar durante 2015 todas aquellas actividades del tipo que sean, que divulguen y den a conocer la mediación. Y así, durantedos fructíferas horas, en que surgían ideas y más ideas que podíamos lanzar, decidimos finalmente, que en el primer trimestre de 2015 haríamos una serie de interesantes actividades todas ellas encaminadas a llegar a los vallisoletanos, para abrirles ojos, oídos y mente a la gestión por si mismos de sus problemas asistidos del mediador, de forma que todos ganen, que encuentren una satisfacción real, su solución:

–          Mesas divulgativas el dia 21 de enero, Dia Internacional de la Mediación

–          Charlas sobre Mediación en los distintos Centros Cívicos de la ciudad

–          Conferencia sobre Mediación en la Casa Zorrilla de Valladolid para mediados de febrero.

–          Charlas-Taller en distintos colegios públicos y privados de Valladolid.

Comienza a moverse algo bueno en Valladolid: la mediación toma la ciudad!! Si quieres ser protagonista como mediador, no dudes en acudir al próximo CAFÉ MEDIADOR de la UEMC: te esperamos allí a las 17 horas del miércoles 14 de enero, para seguir dando forma a las actividades del primer trimestre e ir ideando y preparando las encamindas al segundo trimestre.

La mediación funciona.

Fuente: EL PAIS

El servicio de mediación vecinal de Cornellà frena 160 desahucios

El Consistorio del Baix Llobregat ha parado 357 lanzamientos en dos años

La mediación con las entidades bancarias y con los privados es la herramienta básica para intentar poner freno a la sangría de familias afectadas que pierden su vivienda por los efectos d ela crisis. Ya son muchos los ayuntamientos catalanes que han desarrollado equipos propios para esta labor. En el caso de Cornellà (Baix Llobregat) parte del servicio lo realiza la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cornellà (Favco), gracias a un acuerdo con el Consistorio. De los 357 desahucios que se han evitado en dos años en el municipio, 160 han sido gracias a la Oficina de Mediación Hipotecaria de Favco.

“Las siete asociaciones de vecinos del municipio empezamos a ver cómo nos llegaban más personas afectadas por los desahucios y los productos bancarios tóxicos como las preferentes. El volumen de peticiones nos hizo que centralizáramos las peticiones en la federación”, explica Miriam Rovira, de atención social de Favco. En 2011, el Ayuntamiento decidió que los vecinos se encargaran de prestar esas asesorías legales.

“Aquí hay una gran tradición de trabajo comunitario”, argumenta Montserrat Pérez, teniente de alcalde del área de política social. El servicio de mediación se ha complementado con las ayudas del propio Ayuntamiento, que ha logrado frenar 197 desahucios, la mayoría gracias a ayudas para pagar el alquiler. En total, en el 59% de los casos atendidos se ha podido frenar el lanzamiento.

“Antes la gente venía cuando tenía la orden de desahucio, ahora acuden cuando llevan poco tiempo de impagos de sus cuotas. Eso nos permite tener más margen de maniobra”, agrega Rovira. “Ahora hay más diálogo con los bancos”, agrega Pérez. El municipio calcula que hay 41 pisos vacíos de siete entidades bancarias diferentes, pero no ha multado ninguno todavía.

El año pasado, en toda Cataluña, Cáritas frenó 600 desahucios gracias a su servicio de mediación. El Servicio de asesoramiento sobre la deuda hipotecaria de la Generalitat logró 637 acuerdos. En el primer trimestre de este año, en Cataluña se realizaron 4.276 desahucios, más de la mitad por impago de alquiler.

PORTAL MEDIACIÓN en THESAURO 

El Colegio Notarial inicia el Servicio de Mediación y Arbitraje como alternativa para descongestionar los juzgados

Tras la firma del convenio entre el Consejo General del Poder Judicial y la Fundación Notarial, notarios de la Comunidad mediarán para la resolución de temas civiles y mercantiles

DSC_0041

 

Comunidad Valenciana, 29 de julio de 2014: El Ilustre Colegio Notarial pone en marcha el Servicio de Mediación y Arbitraje por el cual los notarios de la Comunidad que así lo deseen, dotados de formación específica para ello, podrán intervenir en casos civiles o mercantiles, principalmente, para buscar una solución que ahorre tiempo al ciudadano y aligere la carga actual de los juzgados.

 

Para poder poner en marcha este servicio, el Colegio Notarial ha constituido la “Fundación notarial para la mediación y el arbitraje, SOLUTIO-LITIS, Fundación de la Comunidad Valenciana”, que llevará el control, disciplina y la supervisión de cada expediente, establecerá una unidad procesal igual para todos, y será la responsable de programar formación continua obligatoria para los notarios que la conformen y así les ayude a mejorar su especialización día a día.

 

Además de poder mediar ante la solicitud directa de cualquier ciudadano, por medio de la página web: http://www.fundacionsolutiolitis.org, la Fundación notarial valenciana también atenderá los casos derivados por un juez gracias al convenio de colaboración suscrito con el Consejo General del Poder Judicial. Por medio de su firma, se impulsa ahora la mediación intrajudicial en la Comunidad, para que los juzgados de lo civil y de lo mercantil puedan derivar asuntos a la fundación notarial valenciana.

 

En este momento, ya son 70 los notarios de la Comunidad Valenciana que han recibido la formación para ejercer de mediadores, un servicio notarial que se pone en marcha ahora en las tres provincias para dar servicio a los ciudadanos de cualquier municipio, ofreciendo la opción de intervenir en conflictos referentes a herencias,  empresas familiares,  liquidaciones de bienes gananciales, problemas urbanísticos, de lindes, operaciones societarias, compraventas, entre otros muchos, donde el resultado final sea una solución que beneficie a ambas partes, ya que en la mayoría de las ocasiones existen vínculos personales (conyugales, vecinales, familiares, de amistad, comerciales, etc.,) donde el acuerdo es lo más aconsejable ante una relación que se va a mantener en el tiempo.

 

Tal y como asegura el responsable del servicio, para un notario es mucho más sencillo poder mediar en aquellos conflictos donde conoce de cerca los documentos por su trabajo diario, conoce la problemática, su funcionamiento interno y su posible solución. “En nuestro día a día, durante siglos, hemos ejercido de mediadores imparciales entre dos partes, y consideramos ahora que sigue siendo nuestra obligación colaborar para poder solucionar rápidamente problemas que mejoren la atención al ciudadano, eviten el conflicto y, sobre todo, sean una alternativa a un proceso judicial que puede durar muchos meses en el mejor de los casos e imponer una solución traumática”.

 

Por ello, uno de los objetivos de este nuevo servicio es el ahorro en trámites judiciales, en tiempo para el usuario que ante un conflicto tiene la oportunidad en una primera instancia de poder aplicar la mediación para solucionarlo. “El mediador simplemente debe ser aquel que logra eliminar el obstáculo existente, para que ambas partes logren al fin llegar a su propia solución”,  “con la ley estatal lo que se ha pretendido es institucionalizar la mediación que los notarios hemos hecho siempre, profesionalizando a las personas que la van a llevar a cabo, marcando unos requisitos y unas pautas iguales para todos”, aseguran desde la Fundación  Notarial “SOLUTIO LITIS”.

 

“Todos los colectivos profesionales debemos estar comprometidos en colaborar con la Justicia”, añade. “Cada uno, procuradores, abogados, notarios, psicólogos… aportando su experiencia diaria para evitar que algunos pleitos lleguen a los juzgados, garantizando ante todo la seguridad jurídica preventiva”, concluye el Patrono-Delegado de la Fundación.

 

 

Departamento de Comunicación

Colegio Notarial de Valencia

 

Carolina Gimeno Pons

Civa Relaciones Públicas S.L.

902314141

cgimeno@civa-rrpp.com

La mediación gana adeptos

Las reclamaciones sanitarias pueden resolverse en dos semanas. El coste para las partes en conflicto se reducen a entre 100 y 400 euros. La apuesta requiere un cambio de cultura que todavía es difícil.

Los procesos judiciales son largos, dolorosos y, además, caros. Las sentencias firmes rara vez alivian. Las sesiones judiciales de demandas por supuestas malas praxis médicas están plagadas de dolor. Las secuelas de los pacientes y la validez de los profesionales sanitarios y del sistema se exponen y cuestionan de manera descarnada.

A la pregunta de si hay otra manera de resarcir ese supuesto daño sin que el proceso sea un calvario, hay una respuesta que está ganando adeptos: la mediación.

Es un fenómeno muy reciente en sanidad y, por lo tanto, faltan datos cuantitativos para medir su importancia. Sin embargo, ya hay esfuerzos que se están materializando. En los últimos meses se ha puesto en marcha la Oficina de Mediación Sanitaria del Servicio Murciano de Salud, el programa de mediación firmado entre el Colegio de Médicos y el Colegio de Abogados de Madrid y el impulso que el Defensor del Pueblo ha dado para ofrecer esta vía en los juzgados de lo Contencioso de las Islas Canarias.

  • “Sería necesario que las aseguradoras de la responsabilidad civil del médico incluyan la mediación entre sus prestaciones”, apuntan desde el Colegio de Médicos de Madrid

Cursos y jornadas
El otro síntoma de estos cambios se está produciendo en los programas de formación e información que se impulsan desde los colegios de médicos y asociaciones. Durante la segunda semana del mes de junio, el Colegio de Médicos de Málaga albergó las I Jornadas Andaluza de Mediación Sanitaria, en las que participó la Junta de Andalucía. Andrés Vázquez, abogado vicepresidente de la asociación de mediación Intermedia, participó como informador de esa jornada. Vázquez afirma que los procesos de mediación que terminan en acuerdo duran dos semanas. “se trata de un sistema muy ágil y potente”. En los dos últimos años, Intermedia, que actúa en toda España, ha llevado la mediación de 60 casos de reclamaciones sanitarias, “se trata de un ámbito nuevo, que está creciendo” .

Procedimiento
Jesús Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Mediación, se refiere a este sistema diferenciando los procesos civiles y mercantiles de los contencioso-administrativos.

Los primeros están regulados en la Ley de Mediación de Asuntos Civiles y Mercantiles de julio de 2012 y el posterior real decreto de desarrollo. Según Lorenzo, acudir a este sistema es tan sencillo como solicitar un mediador a través, por ejemplo, de la página web de esta asociación. El caso que señala es el de un paciente que no está satisfecho con el resultado de la intervención estética a la que se ha sometido y reclama al facultativo que le ha operado. Haciendo uso de esta vía, el recurrente debe cumplimentar una primera hoja de información con los datos de los hechos y la parte a la que reclama.

El mediador se pone en contacto con la otra parte que, de manera voluntaria, puede acceder al proceso mediador o no.

La primera sesión es informativa, la siguiente o siguientes son las que Lorenzo llama constitutivas, donde se intenta ese acercamiento de posturas hasta lograr un acuerdo. Alcanzado ese punto de conformidad entre las partes, el texto que lo recoge puede elevarse al notario para dotarlo de fuerza ejecutiva, con lo cual, su incumplimiento puede ser objeto de reclamación.

El proceso puede iniciarlo tanto el paciente que se considere perjudicado como el facultativo que ha sido demandado. Independientemente de si la contraparte acepta o no la mediación, el que ha iniciado este proceso cuenta con un aval que, a efectos judiciales, demuestra su buena fe negociadora.
Este camino tiene un coste aproximado de entre 300 y 400 euros para cada una de las partes. “Es mucho más barato que cualquier reclamación en vía judicial, donde hay que pagar abogado, perito, procurador… La mediación cuesta menos que las costas judiciales”, apunta Lorenzo.

El Ministerio de Justicia tienen un registro de mediadores voluntario regulado por ley, que ha empezado a funcionar hace un año pero donde no están todos. El número total de estos profesionales, a los que se les exige tener una formación específica en esta materia (aunque no tienen que ser graduados en Derecho) está entre 5.000 y 8.000 personas, según Lorenzo.

Ámbito administrativo
Pero este procedimiento es difícil de trasladar al ámbito sanitario público, es decir, a las reclamaciones por responsabilidad patrimonial que recibe la Administración. “Para empezar, aumentan el número de implicados, pues está la Administración, la compañía de seguros, el médico y el paciente”, recuerda el experto.

Efectivamente, parece existir cierto consenso en admitir la dificultad de introducir la mediación en las reclamaciones sanitarias contra la Administración, según se puso de manifiesto en la Jornada de Sanidad y Derecho celebrada en el Hospital La Paz, de Madrid, a principios de junio, donde se abordó esta cuestión.

Gerardo Carballo Martínez, asesor del Defensor del Pueblo, señaló que “la mediación en el ámbito jurídico-público es más difícil porque, entre otras motivos, no hay una relación de igualdad entre las partes. La Administración parte de un punto de superioridad sobre el reclamante. Según Paloma Robles, directora general de Mediamos Servicios Integrales de Mediación SL, “no hay una cultura de mediación. Ésta implica un cambio que requerirá un tiempo para que, entre otras cosas, se conozca el sistema”. Las ventajas son muchas, según explica la experta, pero insiste en que “falta cultura de paz”.

También hay dudas de que entre los actores implicados se vea este camino de la misma forma. Abogados apuntan a que las compañías aseguradoras de la responsabilidad sanitaria de las distintas administraciones autonómicas son las primeras reacias a este tipo de acuerdos.

Sin embargo, en el Foro de La Paz se oyeron voces de abogados afirmando que “estas aseguradoras, si tienen que pagar, quieren hacerlo lo antes posible para ahorrarse los intereses, pero en muchas comunidades autónomas no existe esa posibilidad de negociar”. Según las opiniones vertidas entre los asistentes a la citada jornada, la solución sería aprobar una ley de mediación sanitaria para el ámbito público.

Por otro lado, también se apuntó que en la actualidad la labor de mediación entre el paciente y la Administración lo están haciendo las oficinas de atención al paciente de los servicios de salud. Y que, por lo tanto, cuando se judicializa un asunto es que existe un conflicto difícil de solucionar. Así,”introducir este sistema en el ámbito sanitario público supone un cambio de cultura muy difícil”.

Emilio Villa Alcázar, secretario del Colegio de Médicos de Madrid, ve necesario que, además de las aseguradoras de la Administración, las que cubren la responsabilidad civil del médico incluyan entre sus prestaciones la mediación.

Ventajas de un sistema poco utilizado

Ahorra tiempo y dinero.
No hay ni vencedores ni vencidos.
Confidencialidad.
Es un traje a medida. Son las partes las que definen
el mejor acuerdo.
Tiene una gran versatilidad. Se puede aplicar
a casi todos los conflictos.
Alcanza soluciones duraderas. La solución ha sido alcanzada por un acuerdo
que satisface a las partes.
El conflicto aparece como una oportunidad. Dejan de ser dos partes enfrentadas, para colaborar en la búsqueda de un interés común.
Es un procedimiento más flexible.
Permite una reconciliación mayor con el sistema, de modo que el paciente puede volver a confiar en su médico y éste puede admitir el error, en el caso de que existiera.
El lenguaje que se utiliza en más sencillo, lo que facilita en entendimiento del problema y la solución alcanzada.

Fuente: DIARIO MÉDICO Soledad Valle. Madrid

MEDIADORES THESAURO

10.000 personas usan la mediación en Euskadi, la autonomía con menos pleitos tras La Rioja

Fuente: diariovasco.com

Parejas mal avenidas, delincuentes, menores, preferentistas, deudores y consumidores prueban a resolver sus conflictos sin ir al juez o acortando trámites judiciales

http://www.diariovasco.com/v/20140429/al-dia-sociedad/personas-usan-mediacion-euskadi-20140429.html#

 

 

La idea de que ‘vale más un mal acuerdo que un pleito’ no es algo retórico en Euskadi. O no tendría que serlo, al menos en teoría. Y no sólo porque es la segunda autonomía con menos procedimientos judiciales de España (131,5 por cada mil habitantes), sólo por detrás de La Rioja, lo que presupone cierta tradición de pacto reconocida históricamente por los magistrados. En realidad, los litigios podrían ser bastantes menos, ya que los vascos disponen de otra fórmula, la mediación, para resolver sus conflictos a través del pacto, fuera de los juzgados y tribunales; o dentro de ellos, pero acortando el procedimiento judicial cuando ya está en marcha.

Se trata de una red de servicios que se ha ido formando lentamente en el País Vasco desde 1996, cuando la comunidad autónoma recibió las competencias de medios materiales y personales de la Administración de Justicia. Dieciocho años más tarde, cuando las tasas judiciales se han ampliado a las personas físicas, lo que encarece y dificulta el acceso de los ciudadanos corrientes a la Justicia, y cuando la opción de la Justicia gratuita tiene todos los visos de ser más restrictiva en el futuro, la estructura de la mediación ha tomado cuerpo. Y lo ha hecho hasta tal punto que en 2013 la exploraron unas 10.000 personas en Euskadi, con un éxito notable, aunque variable según las jurisdicciones.

En el caso de los menores delincuentes (se les pone en contacto con la víctima para buscar una reparación) llega al 90%. Y en el ámbito penal de los adultos (con similar procedimiento) alcanza un 60%, con la aplicación de atenuantes si se trata de delitos y de archivos de procedimiento si son faltas. En las deudas hipotecarias, la eficacia al reestructurar préstamos es de más del 50%; en los conflictos judiciales de parejas con hijos, es del 52%; y en el ámbito de las quejas de consumidores, el 46%.

El Gobierno Vasco admite que las cifras de la mediación todavía son reducidas si se comparan con los 288.000 asuntos ingresados en los juzgados y tribunales vascos durante el pasado año, lo que supone un recorte del 3,3%, según la estadística del Poder Judicial. No obstante, en el Departamento de Administración Pública y Justicia entienden que el techo logrado hasta ahora es un éxito y anuncian que van a hacer lo posible para elevarlo más, propósito para el que ya existe un marco jurídico: la ley estatal de mediación (para asuntos civiles y mercantiles) y, más específicamente en Euskadi, la ley autonómica de mediación familiar, concebida fuera de la Administración judicial.

El consejero Josu Erkoreka -al igual que su predecesora, la socialista Idoia Mendia- ya ha avisado de que caminará en esa dirección. No sólo ha hecho hincapié en el «efecto colateral» de la mediación, que alivia la carga de trabajo de jueces y magistrados, y reduce «los costos del sistema judicial». En una contestación al parlamentario popular Carmelo Barrio -también defensor de esa alternativa a los juicios-, Erkoreka destacó que el ciudadano que pacta con otro un arreglo a sus problemas «se siente más comprometido» a la hora de cumplirlo.

«El enfrentamiento judicial, sobre todo, entre personas de la misma familia o entre actores económicos que están llamados a mantener una relación comercial en el futuro, puede ser problemático», argumentó Erkoreka. «Pero la descarga emocional que supone el recurso a la mediación y el uso de la fórmula autocompositiva constituye algo enormemente positivo». Con esa filosofía trabajan los órganos públicos de mediación en Euskadi, en los que participan trabajadores sociales, psicólogos, abogados y economistas repartidos en tres departamentos del Gobierno Vasco. La mayor parte de ellos se integran en el Servicio de Mediación Intrajudicial (SMI) de la viceconsejería de Justicia, que atiende a adultos ya incursos en procesos penales (1.619 expedientes en 2013); a menores acusados en la Fiscalía (380) y a familias rotas con hijos a su cargo que pleitean en el juzgado civil (308). En tales casos, todos los partidos judiciales de Euskadi siempre ofrecen a las partes la posibilidad de aprovechar los recursos del SMI.

Plan antidesahucios

Aparte, la viceconsejería de Justicia creó durante la pasada legislatura, en plena conmoción por los desahucios, otro órgano de mediación hipotecaria extrajudicial, destinado a deudores de buena fe que intentan renegociar con los bancos sus préstamos de vivienda (58 expedientes desde 2012). El Consejo Económico y Social (CES) de Euskadi ha pedido que esa iniciativa no sea una respuesta coyuntural a la crisis, sino que tenga vocación de permanencia.

La mediación extrajudicial se completa con otro servicio del Departamento de Empleo y Política Social, también para separaciones, divorcios y otros litigios familiares; pero aquí funciona cuando las partes aún no se han enfrentado en el juzgado (2000 expedientes en 2013). Por último, el Departamento de Salud incluye en su organigrama al Instituto Vasco de Consumo (Kontsumobide), que entre otras funciones realiza labores de mediación y es el que suma más usuarios. El pasado año fueron 5.903, entre ellos los grupos de afectados por el escándalo de las acciones preferentes de Eroski y Fagor.

Precisamente, las críticas suscitadas por la propuesta de Kontsumobide a los preferentistas deja bien a las claras que la mediación no es una panacea. Pero sus defensores sostienen que el valor de la misma reside en que el ciudadano acuda a ella, al margen de lo que ocurra después.

PORTAL MEDIADORES THESAURO

´La gente evita ir a juicio y la mediación resuelve ya el 80% de los casos´

´La gente evita ir a juicio y la mediación resuelve ya el 80% de los casos´

Fuente: informacion.es

Mediadora, abogada y trabajadora social. María Jesús Fernández codirigirá el centro. Se formó en Madrid, en Derecho y Dirección de Empresas, y se trasladó a Alicante hace doce años donde ha estudiado Trabajo Social y Mediación Familiar, Civil y Mercantil. Emprendedora nata, acaba de fundar la primera Escuela Profesional de Mediación de Alicante, que se inauguró ayer.

¿Por qué se dice que tiene tanto futuro la mediación?
Me apasiona resolver los conflictos de forma pacífica y es verdad que está muy en boga porque la administración lo ve como solución a los problemas de Justicia, ya que los juzgados están atascados y Gallardón se ha dicho: «La mediación me va a resolver este panorama». Los mediadores pensamos que, además, tiene muchas ventajas porque es más rápido que el proceso judicial, es absolutamente confidencial, sin la publicidad judicial y, lo más importante, que preserva las relaciones. Ahora mismo, aunque ganes un juicio pierdes la relación con la otra parte, mientras que la mediación va buscando el acuerdo por los aspectos comunes y la cesión de ambos y todos ganan.

Parece algo perfecto.
Es que la mediación promueve un cambio de cultura. Es la cultura de la paz, entre tanto conflicto, y la responsabilidad de resolver frente a la sentencia judicial.

 

 

Es que, además, ahora se cobran tasas por ir a juicio.
Todo va encaminado a lo mismo, a desatascar los juzgados.

¿Pero todo lo puede resolver la mediación?
Todo absolutamente, no. Hay requisitos para que la mediación sea posible. Tiene que haber equilibrio de poder entre las partes. No puede ser que haya miedo de una parte frente a la otra, o que haya una situación de poder. En Alicante tenemos la ventaja de que las juezas de familia nos derivan los casos que previamente valoran que son factibles porque ambas partes están equilibradas. Es el primer filtro.

¿Se percibe de antemano que se llegará a un acuerdo ?
Una de las técnicas más importantes del mediador consiste en restablecer ese equilibrio de poder entre las partes, pero, además, tiene que haber mentalidad de colaboración y de ceder, porque si no, no hay intercambio. Hay personas a las que no les interesa la mediación.

¿La crisis que nos envuelve favorece la mediación o al revés?
Todavía en España no podemos calibrar si somos propensos a mediar porque los casos llegan derivados del juzgado, aunque es voluntaria. Pero en mi despacho sí que veo que cada vez viene más gente, no quieren gastarse en juicios o que se sepa nada de su caso. Es verdad que va a llegar sí o sí porque se apoya desde arriba y será impuesta por directiva europea. Solo falta que la sociedad se conciencie de su efectividad.

¿Cual es la tasa de éxito?
El 80% de los casos de mediación terminan en un acuerdo. Es fundamental porque evita todo el proceso judicial, con las consecuencias negativas que tiene.

¿Cómo surge lo de crear una escuela para preparar mediadores?
Soy muy emprendedora y en cuanto han crecido mis hijos, me he lanzado. Hacen falta ganas e ilusión, porque de momento no hace falta una gran inversión. Los contactos me han costado mucho y fundamentalmente soy enseñante porque llevo muchos años en Cruz Roja dando formación y talleres de habilidades sociales.

¿La formación será oficial?
Totalmente. Cursos de hasta 230 horas por acuerdo con la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. En la escuela hay otro enseñante, José Antonio Veiga, director de postgrado de mediación en Valladolid. Además, en la medicación es esencial la psicología y todo será presencial.

 

 

Artículo facilitado por:  RITA MARQUÉS MAGALLANES mediadora civil, mercantil, laboral y sanitaria

http://www.mediadoresmadrid.net/

 

La mediación, opción para fomentar el diálogo médico-paciente

Fuente: Redacción Médica

El ámbito sanitario está cada vez más judicializado. El número de reclamaciones aumenta paulatinamente, a pesar de que no son muchas las sentencias que condenan a los médicos. Sin embargo, los litigios son largos, costosos y obligan a los facultativos a padecer la denominada “pena de banquillo”. La mediación aparece como una alternativa real a los métodos tradicionales y constituye una oportunidad para solucionar los casos de una forma extrajudicial.

Datos de la mediación en Chile. Fuente: ‘Camino a la mediciación sanitaria’.

La mediación está constituida en torno a la intervención de un profesional neutral que facilita la resolución del conflicto por las propias partes, de una forma equitativa, permitiendo el mantenimiento de las relaciones subyacentes y conservando el control sobre el final del conflicto. En España, los expertos son escépticos con la nueva norma ya que sin la voluntad de las compañías aseguradoras creen que su desarrollo será complicado.

Sin embargo, tal y como se desprende del trabajo ganador del I Premio Nacional de Derecho Sanitario ‘Camino a la mediación sanitaria’, cuyo autor coordinador es José María Mora, se trata de una herramienta con largo recorrido en otras naciones. En Europa, el sistema de mediación de Reino Unido es el que más éxito ha cosechado. Pero la referencia obligada es el de Chile, dónde el sistema es obligatorio en materia de reclamaciones por asistencia sanitaria. Teniendo en cuenta el matiz de la obligatoriedad, el hecho de obtener una satisfacción extrajudicial de casi el 20 por ciento del total de los conflictos sanitarios aparecidos en todo el país, representa “tiempo, dinero y desbloqueo de la Administración de Justicia”, según aparece recogido en la obra dirigida por Mora.

Además, según el caso de Chile, casi el 90 por ciento de las mediaciones  en las que no se llegó a un acuerdo, no se tradujeron  en una reclamación judicial, por lo que solo el 10 por ciento de los procesos de mediación no resueltos acudieron a la vía judicial. Cabe destacar que esta opción conlleva el diálogo médico-paciente que supone, en muchos casos, que de desincentive la intención de demandar.

El Mediador de Seguros.

Fuente: MARÍA DEL CARMEN BALLESTEROS SAN ROMÁN

http://www.corredorsegurosmadrid.com/

Persona física o jurídica que, de forma legal, realiza la mediación de seguros.

Esta actividad, en España, está regulada por la Ley 26/2006, de 17 de julio, de mediación de seguros y reaseguros privados.

Según la legislación citada, no podrán ejercer la actividad de mediador de seguros y de reaseguros privados las personas que no figuren inscritas en el Registro administrativo especial de mediadores de seguros, corredores de reaseguros y de sus altos cargos, en el que deberán inscribirse con carácter previo al inicio de sus actividades. Tampoco podrán ejercer la actividad de mediador de seguros privados, ni por sí ni por medio de persona interpuesta, las personas que por disposición general o especial tengan prohibido el ejercicio del comercio. Igualmente, no podrá ejercerse la actividad de mediación de seguros, ni por sí ni por medio de persona interpuesta, en relación con las personas o entidades que se encuentren sujetas por vínculos de dependencia o sujeción especial con el mediador, por razón de las específicas competencias o facultades de dirección de este último, que puedan poner en concreto peligro la libertad de los interesados en la contratación de los seguros o en la elección de la entidad aseguradora.

Las obligaciones generales de los mediadores son las siguientes:

1. Los mediadores de seguros ofrecerán información veraz y suficiente en la promoción, oferta y suscripción de los contratos de seguro y, en general, en toda su actividad de asesoramiento.

2. El mediador de seguros se considerará, en todo caso, depositario de las cantidades recibidas de sus clientes en concepto de pago de las primas de seguro, así como de las cantidades entregadas por las entidades aseguradoras en concepto de indemnizaciones o reembolso de las primas destinadas a sus clientes.

3. En toda la publicidad y documentación mercantil de mediación de seguros privados, ya sea en papel, ya utilizando cualquier técnica de comunicación a distancia o contrato a distancia, deberán destacar las expresiones y menciones que se establecen en la Ley para cada clase de mediador de seguros, y en todo caso se deberá hacer constar el número de inscripción en el Registro.

4. Los mediadores de seguros, antes de iniciar su actividad, deberán figurar inscritos en el Registro especial administrativo de mediadores de seguros, corredores de reaseguros y de sus altos cargos.

Los mediadores de seguros se clasifican en agentes de seguros, ya sean exclusivos o vinculados, y en corredores de seguros y reaseguros. Los agentes de seguros y los corredores de seguros podrán ser personas físicas o jurídicas. La condición de agente de seguros exclusivo, de agente de seguros vinculado y de corredor de seguros es incompatible entre sí en cuanto a su ejercicio al mismo tiempo por las mismas personas físicas o jurídicas. Cualquier mediador de seguros podrá cambiar su inscripción en el Registro administrativo especial de mediadores de seguros, de corredores de reaseguros y de sus altos cargos para ejercer otra clase de mediación de seguros si acredita previamente el cumplimiento de los requisitos que sean exigidos para ella.

Las denominaciones «agente de seguros exclusivo», «agente de seguros vinculado» y «corredor de seguros» quedan reservadas a los mediadores definidos en la citada Ley.

Las entidades de crédito y, en su caso, las sociedades mercantiles controladas o participadas por éstas cuando ejerzan la actividad de agente de seguros adoptarán la denominación de «operador de banca-seguros exclusivo» o, en su caso, la de «operador de banca-seguros vinculado», que quedará reservada a ellas.