JUBILACION ACTIVA

 

Concepto:

Se considera jubilación activa la derivada de la posibilidad de compatibilizar la percepción del 50% de la pensión de jubilación con la realización de un trabajo por cuenta propia o ajena, con independencia de la jornada de trabajo realizada.

Pensionistas que pueden acceder a la jubilación activa:

Los pensionistas de jubilación de cualquier régimen de la Seguridad Social, que reúnan los siguientes requisitos:

No haber anticipado la edad de jubilación, es decir, haber accedido a la jubilación una vez cumplida la edad ordinaria que le corresponda, sin tener en cuenta las bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran corresponderle.

En el momento de acceder a la jubilación el porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora a efectos de determinar la cuantía de la pensión ha de alcanzar el 100%.

Trabajos que pueden compatibilizarse con la jubilación activa:

La pensión será compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia del pensionista desarrollado en el ámbito del sector privado. El trabajo podrá ser a tiempo completo o a tiempo parcial, sea cual sea la duración de la jornada.

  • ES INCOMPATIBLE:

El desempeño de un puesto de trabajo o alto cargo en cualquier Administración Pública. Estos trabajos causarán la suspensión del percibo de la pensión de jubilación.

Importe de la pensión a percibir durante la jubilación activa:

Cualquiera que sea la jornada laboral o la actividad que realice el pensionista, se le abonará el 50% de la pensión que le corresponde, excluido el complemento por mínimos, en caso de que estuviera percibiéndolos.

En el supuesto de pensionista perceptora del complemento por maternidad, dicho complemento se reducirá asimismo en un 50%.

Pensión máxima

El importe máximo de pensión a percibir será del 50% del límite máximo de pensión pública. Pensión mínima

Durante la situación de jubilación activa no podrán percibirse complementos por mínimos, con independencia de los ingresos obtenidos por el trabajo compatible.

Asistencia sanitaria:

Durante el percibo de la jubilación activa, su titular mantendrá la condición de pensionista a efectos de reconocimiento y percibo de las prestaciones sanitarias y farmacéuticas.

Cotización:

Durante la realización del trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia, determinante de la situación de jubilación activa, los empresarios y los trabajadores cotizarán a la Seguridad Social:

–           Por IT y por contingencias profesionales .

Una cotización especial de solidaridad del 8% {6% a cargo de la empresa y 2% a cargo del trabajador), que no será computable para prestaciones. Efectos de las cotizaciones realizadas durante la jubilación activa:

Durante esta situación únicamente podrá causarse el subsidio de incapacidad temporal, cualquiera que sea la contingencia, y las prestaciones por incapacidad permanente y por muerte y supervivencia, derivadas, en ambos casos, de contingencias profesionales.

Estas cotizaciones no sirven para mejorar la pensión de jubilación reconocida.

Requisitos que deben reunir las empresas que empleen trabajadores para su acceso a jubilación activa:

Se han establecido unos requisitos que deben cumplir las empresas en las que se compatibilice el trabajo con el disfrute de la pensión de jubilación activa y que básicamente  consisten en:

Que, en los 6 meses anteriores, no se haya despedido improcedentemente a algún trabajador que ocupaba un puesto de trabajo del mismo grupo profesional que el que va a ocupar el jubilado.

Durante la vigencia del contrato de trabajo del pensionista la empresa está obligada a mantener el nivel de empleo existente antes de iniciarse la compatibilidad entre pensión y trabajo. Dicho nivel de empleo es el cociente que resulte de dividir entre 90 la suma de los trabajadores en alta en la empresa en los 90 días inmediatamente anteriores al inicio de la situación de compatibilidad.

Sin embargo, en el cómputo del nivel de empleo no se tienen en cuenta las extinciones del contrato de trabajo ocasionadas por: “• Causas objetivas o por despido disciplinario cuando uno u otro sea declarado o reconocido corno procedente.

Dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de los trabajadores.

 

Por la expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato.

Artículo de : MARTÍN ARIZA ASESORES – auditores socio-laborales y graduados sociales de Zaragoza , incluidos en el buscador judicial de Thesauro 

Anuncios

Cómo tener la mejor jubilación siendo autónomo

Fuente: MARTÍN ARIZA ASESORES graduados sociales de Zaragoza

Miembros del Buscador Profesional THESAURO 

Ser autónomo, para muchas personas puede ser sinónimo de riqueza y para otras, de buscarse la vida mes a mes. Pero, ¿qué pasa cuando llega el fin de la vida laboral? Te contamos cómo tener la mejor jubilación siendo autónomo.

En la mayoría de trabajos por cuenta propia, la realidad nos indica que, por mucho esfuerzo que se realice día a día, conseguir mantener unos ingresos estables a lo largo del tiempo, es un objetivo algo difícil de conseguir. Aunque es cierto que encontramos determinados casos de autónomos con grandes ingresos que cotizan como si tuvieran muchos menos.

La cotización en el sector de los autónomos significa tener que pagar mensualmente cuotas que están entre los 500 y 600 euros, aunque la cuota mínima se sitúa en 260 euros y da derecho a recibir la pensión mínima. Esta cifra puede suponer un gran desembolso para aquellas personas que no alcanzan a ingresar más de esa cantidad al mes y en el lado opuesto, significa cotizar por bastante menos de lo que se gana.

De media, los autónomos suelen cobrar unos 350 euros menos al mes que los trabajadores del régimen general de la Seguridad Social. Esto se debe a que cotizan menos mensualmente para disponer de algo más de dinero para el negocio, por la incertidumbre de los ingresos a largo plazo y la consiguiente desconfianza a la hora de modificar la base de cotización, etc.

Este tipo de decisiones pueden pasar factura cuando llega la hora de retirarse. Por ello, es muy importante saber cuál es la solución idónea para tener la mejor jubilación siendo autónomo. Las diferentes opciones son bien sencillas y pueden parecer obvias: cotizar más desde una determinada edad y además, disponer de un  ahorro privado o un plan de pensiones.

Estas dos soluciones deberían ir de la mano para hacer frente al futuro incierto que se divisa en el mundo de las pensiones. Aunque sí es cierto que el sistema de pensiones seguirá existiendo, no sabemos cuál será la cuantía para cada caso.

Sin duda, para tener la mejor jubilación siendo autónomo es fundamental ser precavido, comenzar a ahorrar de forma particular y, si es posible, cotizar algo por encima de la base mínima.

Lo que deberías saber sobre las condiciones de la jubilación para los autónomos:

  • Los autónomos pueden jubilarse a los 65 años y un mes, aunque esta edad irá creciendo progresivamente hasta los 67 años en el año 2027.
  • Un trabajador por cuenta propia puede jubilarse de forma anticipada a partir de los 63 años si tiene al menos 35 años cotizados.
  • El período mínimo de cotización es de 15 años, pero al menos 2 deben estar comprendidos dentro de los últimos 15 años de trabajo.
  • Para saber cuánto se cobra… vienen las complicaciones. Todo dependerá de la base de cotización y del número de años cotizados.

¿QUEDARÁ DINERO PARA PAGAR MI PENSIÓN DE JUBILACIÓN?

ARTÍCULO DE: FIDIAS ACTUARIOS

Actuarios de Barcelona incluidos en el BUSCADOR PROFESIONAL THESAURO 

Esta es una persistente pregunta que nos formulamos a medida que nos hacemos mayores y que oímos noticias sobre la hucha de las pensiones públicas. Al respecto, Fidias Actuarios pretende facilitar información para que cada uno saque sus propias conclusiones. Realizaremos varios artículos, todos ellos desde el punto de vista de un ACTUARIO (un financiero que incorpora modelos probabilísticos a sus cálculos), y éste es el primero de ellos.

Sabemos que las pensiones contributivas pagadas por la Seguridad Social se basan en las cotizaciones realizadas por los trabajadores y las empresas, y que, por tanto, cuanto más trabajo haya y mejores sean los salarios, mayor será la entrada de aportaciones al sistema. Empezaremos por analizar la evolución del número de cotizantes y dejamos para más adelante el análisis de la cotización en sí, y el efecto de la Reforma Laboral.

Todos hemos oído hablar de un super boom demográfico a finales de los 50 que se extiende hasta finales de los 80. Si a este hecho le añadimos el aumento que se ha producido en la esperanza de vida, todos deducimos que aumentará notoriamente el número de jubilados del sistema en los próximos años. Efectivamente, cuando las personas que ahora tienen treinta y pocos se jubilen no se habrán muerto todos los que ahora tienen cincuenta y tantos años o más y estén jubilados a esa fecha.

Sin entrar en que las pensiones que cobran los nuevos jubilados son más altas que las que venían cobrando los jubilados que fallecen (que puede ser analizado en otro artículo) la literatura económica dice que no deberíamos preocuparnos, si el PIB creciera a una tasa sostenida superior al 3%. Pero, no siendo el caso, uno podría pensar que si no hay niños hoy no habrá suficientes trabajadores en el futuro, y estaríamos al vaivén de las masas migratorias.

A continuación se muestran las pirámides poblacionales españolas en las cuáles se puede observar el envejecimiento que se está produciendo en la población, así como la estimación para este año y para dentro de 5 años.

LEER MÁS