La investigación forense en el Uso de la Fuerza. Realidad objetiva.

Profesionales incluidos en el Buscador Profesional Thesauro 
En este blog ya se ha tratado sobre la especialidad pericial en el Uso de la Fuerza. Cuando comenzamos a ejercerla, emitir informes y sobre todo a realizar formación con respaldo universitario, lo que a nuestro parecer es importante y un gran paso a la hora de dignificar cualquier especialidad en nuestra profesión, muchos fueron los que vieron, y algunos nos transmitieron, con escepticismo dicha formación y especialidad forense.
A lo largo de estos años hemos emitido informes sobre el Uso de la Fuerza en distintos ámbitos, Seguridad Pública, Privada y ámbito civil. Hace ya un año largo, se puso en contacto con nosotros un despacho de abogados el cual sabía de nuestra experiencia en dicha área y nos comentó su caso. Nada tenía que ver con un supuesto abuso policial o mala praxis. Dos hombres, obviamente uno de ellos su cliente, habían “peleado” hasta que uno quedó tendido en el suelo, estando varias semanas ingresado gravemente. El por qué de su llamada era sencilla, tenían las “armas” con las que se había producido el hecho, tenían las heridas y sus preceptivos informes y tenían las declaraciones de ambos intervinientes, pero eran tan distintas entre sí que parecía que hablaban de hechos diferentes. Pero lo que no tenían era ningún testigo, ni humano ni técnico, por lo que su pregunta era concreta, y he de decirlo, profesional “¿Podría usted realizar un informe para saber cómo se ha desarrollado la “pelea”? No quiero un informe pericial per se, quiero saber cómo pudo suceder el hecho para saber como afrontarlo“.
Obviamente nos llamaban ya que sabían que eramos expertos en el Uso de la Fuerza, pero al principio tuvimos nuestras dudas sobre si utilizar el prisma de dicha especialidad y pensamos en realizar únicamente una reconstrucción forense. Pero al analizar toda la documentación aportada, nos dimos cuenta que el análisis pericial en el Uso de la Fuerza era la manera más científica y empírica de realizar el estudio.
Un año más tarde, nos citaron a declarar como peritos en el caso. La acción que nos ha motivado para escribir este artículo no es otra que la satisfacción que obtuvimos al leer la sentencia y comprobar que el informe pericial que emitimos es prácticamente la totalidad de la argumentación para considerar la sentencia final, teniendo en cuenta cada análisis seguido y concluido, como siempre, de manera científica.
No existe para nosotros mayor argumento y satisfacción a nivel profesional que comprobar que realmente esta especialidad es tenida muy en cuenta, que realmente hemos conseguido que un hecho social como el Uso de la Fuerza sea tratado como un hecho empírico hasta otorgar una capacidad forense y criminalística a su análisis sin caer en suposiciones argumentales personales y conclusiones subjetivas.
Es por ello que escribimos este artículo. Primero para hacer constar a los profesionales y sobre todo a nuestros clientes y futuros clientes sobre la importancia de aportar pruebas forenses científicas y que existen profesionales a los que acudir, y en segundo lugar, para demostrar que lejos de las críticas recibidas, el Uso de la Fuerza puede y debe ser analizado desde un punto de vista totalmente objetivo y científico.
Gabinete de Investigación Pericial y Forense

La Investigación Privada llega al G.I.P.F.

Gabinete de Investigacion Pericial y Forense
El Gabinete de Investigación Pericial y Forense (G.I.P.F.) nació con el objetivo de ser una empresa multidisciplinar dentro de las ciencias forenses y la investigación pericial para dar la mejor respuesta a todos nuestros clientes, los cuales en ocasiones se sienten indefensos ante los casos en los que, de cualquier manera (ya sea porque son actores principales, defensores o acusadores de parte o instituciones públicas) se ven envueltos y no obtienen una respuesta clara y objetiva. Somos pioneros en la Pericia Judicial en el Uso de la Fuerza, llevando a cabo investigaciones con personal cualificado, y siendo los primeros formadores de verdaderos peritos científicos en dicha área. Hemos desarrollado periciales serias, rigurosas y científicas en todas nuestras áreas de actuación, tales como la Pericia Caligráfica y Documentoscópica, en donde, desgraciadamente para los ciudadanos, no existe el rigor científico que debe suponerse y presuponerse en verdaderos profesionales forenses. De todos estos aspectos, abanderados por la seriedad, profesionalidad y minuciosidad de todas nuestras actuaciones, nos sentimos orgullosos, pero queríamos dar un paso más allá en la investigación forense dentro de nuestros servicios. Y así, desde el G.I.P.F., hemos incorporado a nuestros servicios la investigación privada, llevada a cabo, por supuesto, como está legalmente establecido y siendo leales a nuestra manera de actuar, por Detectives Privados cualificados, no simplemente por Detectives habilitados, sino con especialización formativa en diferentes ámbitos forenses para poder adaptar a cada caso, los mejores “instrumentos y herramientas” para llevar a cabo las mejores investigaciones en cualquier área de actuación.
Por ello, el G.I.P.F., incorpora profesionales de la investigación privada como uno de sus servicios, para complementar y auxiliar en todas nuestras actuaciones. Nuestro ámbito de trabajo dentro de la investigación  privada se circunscribe tanto al ámbito nacional como internacional, llevando a cabo investigaciones personales, empresariales, técnicas y/o especiales con la mayor rigurosidad y seriedad, tal es uno de nuestros lemas.
Nuestra visión de la investigación privada no está reservada a acciones rutinarias y pasivas, de seguimiento, plasmación y redacción de informes inocuos o poco claros, sino que nuestra misión, visión y objetivo es el de desarrollar, bajo preceptos profesionales, rigurosos y minuciosos, investigaciones dinámicas, activas y plasmadas en informes profesionales, llevados a cabo por personal con una amplia experiencia en la redacción y defensa de los mismos. Todas nuestras investigaciones son desarrolladas bajo estos preceptos, sea cual sea la temática del mismo. Adaptando la organización y desarrollo a cada caso, individualizándolos de manera que cada investigación sea única, importante, decisiva y clara para nuestros clientes.
Es por ello, que, como hemos hecho y seguiremos haciendo, continuaremos profesionalizando, tanto en formación como en experiencia, nuevas áreas de actuación pericial y forense. La investigación privada forma parte de esta suma en nuestros servicios profesionales, llevada a cabo por personal joven, altamente cualificado, con amplia experiencia en la investigación y con un claro objetivo, la profesionalidad, la minuciosidad y la rigurosidad en todas nuestras actuaciones.
Profesional incluido en el buscador profesional http://www.thesauro.com

La Perfilación Criminológica como técnica de auxilio policial.

Artículo de:  Gabinete de Investigación Pericial y Forense
Peritos incluidos en el buscador profesional http://www.thesauro.com
Mucho se ha hablado sobre la técnica de Perfilación Criminal, sobre su validez o su aplicación en el ámbito policial. Es verdad que en España, dicha técnica carece de recorrido de investigaciones serias ni de un gran respaldo tanto de ámbitos académicos como policiales. A pesar de contar con grandes profesionales, no contamos con amplia trayectoria, lo que nos hace estar a la cola de Europa. Tampoco en nuestro país las autoridades policiales son muy dadas a colaborar con ámbitos académicos en la resolución y aplicación de técnicas y conocimientos, y, a pesar de que esto está cambiando, y cada vez son más normales los acuerdos entre instancias policiales y universidades, aún queda un largo camino que recorrer. En esta laguna, en la que existe un páramo entre la investigación policial y la criminológica, es donde debería hacer su aparición la figura del Criminólogo. Profesionales que, sin tener que pertenecer al estamento policial puedan aportar conocimientos concretos y relevantes, entre los cuales destacaría la Perfilación Criminal.
Ahora bien, debemos desmitificar ciertos aspectos sobre el Criminal Profiling, y el primero es que los “perfiladores” son magos que aciertan con solo mirar. Esta técnica (perteneciente a la ciencia de la Criminología), se basa en dos procesos de análisis. El deductivo (de hechos concretos a hechos generales) y el inductivo (de hechos generales a hechos concretos). Dichos procesos de análisis deben combinarse con diferentes ramas de estudio, en donde las más características son, la estadística sociológica, la psicología, las técnicas cualitativas (entrevistas, interrogatorios), la geografía y la criminalística. ¿Cuál sería entonces, a nuestro juicio, la definición más acertada de la Perfilación Criminal? la siguiente: “Técnica que mediante el apoyo multi e interdisciplinar de diferentes ámbitos validados, reconstruye rasgos personales, conductuales y geográficos del sujeto realizador de varios hechos“. Es por ello que el perfilador no es un mago que con un vistazo es capaz de deducir todo lo que ha pasado. El perfilador es un profesional, que mediante el análisis de datos objetivos realiza hipótesis, analiza y concluye hasta donde la técnica le permite.
Segundo mito, la Perfilación Criminal vale para todos los delitos. La técnica de Perfilación no puede aplicarse a cualquier hecho criminal. Como hemos dicho, su objetivo es el conocer rasgos de personalidad del autor de un hecho. Y para ello, es imprescindible conocer su “forma de actuar” y esto solo es posible si se da una casuística precisa, y es que, únicamente se podrá analizar mediante la Perfilación Criminal hechos seriales producidos por un mismo autor. En Criminología se puede comenzar a hablar de “hecho serial” a partir del tercer hecho (un asesino serial es catalogado como tal después de haber cometido 3 asesinatos (o intentos) con un periodo de enfriamiento entre ellos). Es por ello que para poder conocer los aspectos conductuales del sujeto es imprescindibles tener varios hechos que analizar, cuantos más mejor. Por lo que, La Perfilación Criminal únicamente será valida, de ayuda y cumplirá su objetivo con hechos seriales, donde ha habido una repetición del mismo.
Tercer mito, la Perfilación Criminal señala al autor de un delito. Este es probablemente la creencia más extendido gracias a las prolíficas series y películas que han mal-tratado el tema de la Perfilación. El objetivo de la técnica no es señalar sino eliminar sospechosos. La Perfilación no podrá indicar los nombres y apellidos de un sujeto directamente (salvo contadas excepciones) ya que lo que pretende es dar a los investigadores unas características personales, conductuales y geográficas, que, cotejadas con sus sospechas hagan disminuir notablemente el número de posibles delincuentes, y así sea más fácil el control e investigación de estos. En términos generales podemos decir que la Perfilación Criminal reduce y la Criminalística señala.
Una vez analizados los “grandes mitos” de la Perfilación Criminal debemos comprender qué se debe analizar cuando a un Criminólogo se le solicita realizar un Perfil Criminal de unos hechos acaecidos.
– Zona geográfica: Uno de los objetivos es el delimitar la zona de actuación, “zona de caza”, zona de seguridad,… del agresor. Para ello existen varias teorías, la más conocida, “el círculo de Canter”, con el cual se identifican las zonas de actuación del sujeto. Pero tenemos que tener cuidado, ya que, al analizar la zona geográfica, debemos tener en cuenta la tipología del agresor, si es “viajero” (se desplaza hacia su “zona de caza”),…
– Modus Operandi: Se conoce como modus operandi a la “manera de hacer” del agresor. Cuando nos encontramos ante varias escenas, debemos conocer y deducir cómo se ha llegado hasta allí, qué ha hecho el agresor para obtener ese resultado final. El modus operandi puede variar a lo largo de los hechos, normalmente suele hacerse más sofisticado, sobre todo si se trata de psicópatas. Un aspecto íntimamente relacionado con el modus operandi es el “periodo de enfriamiento”, conocido como el tiempo que transcurre entre hechos. Este puede variar y puede ir desde días (es raro que sean horas) hasta años (cosa igualmente rara pero que se da en la historia criminológica).
– Firma: La firma del agresor es conocida como aquel hecho inmutable y que siempre aparece en la escena del crimen. Es la personalización de la escena. Nunca cambia, y es realmente raro que se añada algo o que se mute. Suele ser siempre la misma incluso aunque tanto el modus operandi como el periodo de enfriamiento evolucionen o se modifiquen.
Por último, y una vez comentado someramente la técnica de la Perfilación Criminal, aplicable a diferentes ámbitos, que, como se ha mencionado cumplan con los requisitos de repetición, no nos queda salvo hacer una recomendación a aquellas personas que deseen contar con los servicios de un profesional. Debido a la proliferación y al mayor conocimiento de esta técnica por medios tan poco favorables como series o películas, han aumentado el número de pseudoperfiladores que ofrecen sus servicios como expertos en la materia. No debemos olvidar que los servicios de un perfilador se contratan cuando existe una situación angustiosa, caótica y en la que nadie quisiera verse, por lo que se debe exigir siempre a un profesional cualificado. Un profesional de la Criminología con formación y conocimientos específicos que realmente ayude y sea beneficioso para la consecución del objetivo de la investigación.