LA REVOLUCIÓN DIGITAL EN LA GRAFOMETRÍA.

Los Peritos Calígrafos que se niegan, por sistema, a utilizar la grafometría, sin ponderar si es o no pertinente su aplicación al caso concreto de que se ocupan ni, tampoco, haber estudiado, aunque mínimamente fuera, sus fundamentos teóricos ni los avances científicos que, gracias a la revolución digital, hacen cada vez más precisa esta técnica de estudio complementaria del tradicional análisis grafonómico de la escritura, cada vez me recuerdan más, dicho sea con todos los respetos, a  aquellos inquisidores que se negaban a mirar por el telescopio de Galileo por considerarlo “un instrumento del maligno”.

Y es que, cuando se les pregunta a dichos Peritos Calígrafos si han estudiado y testado las expresadas modernas técnicas grafométricas para poder comprobar si son o no válidas, curiosamente, contestan, sin ningún embarazo, que no, ofreciendo como toda razón de su proceder el simple hecho de que, en los cursos o másteres, que los mismos realizaron, sus profesores les dijeron, en su día (en la mayoría de los casos, hace ya mucho tiempo, demasiado), que no había que aplicar la grafometría en las periciales caligráficas, viniendo de ahí esta su oposición sistemática e irrazonable al empleo de los grandísimos avances que la ciencia viene alcanzando, a una velocidad meteórica, en materia de tratamiento y medición de imágenes mediante la utilización de herramientas informáticas creadas “ad hoc” para la pericia caligráfica.

Se les olvida a estos Peritos que los científicos, entre los cuales deberíamos preciarnos de contarnos los técnicos en Pericia Caligráfica, para comportarse como tales, no deben, en modo alguno, aceptar el yugo de los simplistas argumentos de autoridad de personas, por muy prestigiosas que éstas sean o lo parezcan. No en vano, los Peritos Calígrafos debemos basarnos en los resultados de nuestros estudios, que se manifiestan en concretos y  precisos datos numéricos que constituyen las pruebas sobre las que deben basarse nuestras afirmaciones.

Así pues, como las técnicas de medición de los elementos que componen la escritura manual van evolucionando, demostrando, día a día, estar dotadas de una mayor exactitud y fiabilidad, las objeciones que, a la grafometría, se hacían en el pasado siglo XX, no pueden ya seguir arguyéndose a estas alturas de nuestro mundo del siglo XXI, marcado por la revolución digital.

Dichos adelantos técnicos han puesto de manifiesto el carácter científico de la grafometría en su condición de valioso elemento auxiliar y de complemento de los tradicionales estudios grafonómicos, demostrando que, en realidad, los errores que se  le achacaban a la grafometría no procedían de sus fundamentos teóricos, que, ahora, se han demostrado acertados, sino de la dificultad práctica que implicaba, hasta hace unos años, su efectiva aplicación práctica por la ausencia de instrumentos de medición que se encontraran a la altura de los que ofrecen las aplicaciones informáticas de nuestros días.

De hecho, ya en los inicios de los años setenta, muy lejanos en términos científicos, se había desarrollado un, para entonces, importante avance en la calidad de las mediciones grafométricas mediante la utilización de medios analógicos de medición que resultaban muy ingeniosos y precisos para la época, y que vienen descritos en la emblemática obra titulada “Grafometría” del Profesor Juan Espinazo García, miembro del Centro Superior de Investigaciones Científicas y docente de la Escuela de Ciencias del Grafismo.

Pero, sin embargo, tales métodos eran muy complicados de aplicar de forma efectiva y fiable por lo excesivamente laborioso y complicado de su empleo en la práctica, que exigía una atención y cuidado tales que, por el cansancio que producían en sus aplicadores, eran imposibles de mantener en el tiempo de manera prolongada, con lo que ello, inevitablemente, suponía de errores humanos en los resultados numéricos con ellos obtenidos.

De hecho, contrariamente a lo que se suele pensar, la grafometría, lejos de tener sus orígenes a principios del siglo XX, con Locard, Humbert y Langenbruch, como método de investigación de la autoría de la escritura manual, nació, ya a principios del siglo XIX, como método caligráfico de escritura, tal y como queda acreditado en la publicación de la “GAZETA de MADRID”, actual “B.O.E.”, “DEL VIERNES 22 DE ENERO DE 1808”, cuyo tenor al respecto se pasa a reproducir literalmente:

“ESPAÑA.”

“Murcia 30 de diciembre de 1807.”

“La real sociedad patriótica de esta ciudad celebró junta pública de distribución de premios el día quatro de noviembre último, en celebridad de los días del Rei nuestro señor. (…)”

“El señor presidente propuso a nombre de dicha Excma. marquesa de Villafranca (…) otro premio, también de 300 rs., que dará la sociedad al maestro de primeras letras que acredite su aplicación y conocimiento en la grafometría de la escritura de Mr. Saint-Omer, ó sea método de escribir por medio del círculo y de la elipse: anuncio que se hizo también en el día 4 de noviembre de 1806, sin que hasta ahora haya habido aspirantes.”

A este respecto, para ilustrar la tradicional vinculación de las matemáticas con la escritura, me permito citar al pedagogo, filólogo y teórico de la escritura Rufino Blasco Sánchez, quien, en su obra “Arte de la Escritura y de la Caligrafía (Teoría y Práctica)”, disponible de manera abierta en la red de redes en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, en la dirección de internet correspondiente a http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/arte-de-la-escritura-y-de-la-caligrafia-teoria-y-practica–0/html/ff0f1954-82b1-11df-acc7-002185ce6064_23.html , efectúa las siguientes esclarecedoras afirmaciones:

 “Los elementos de la escritura son signos gráficos, y como tales ocupan lugar, tienen extensión, dimensiones y forma; su estudio, en este aspecto, debe fundarse, por tanto, en las Matemáticas, que son las ciencias de la cantidad, y muy particularmente en la Geometría, que es la ciencia de la extensión y de sus formas.”

“En efecto, la Geometría nos da medios para conocer la forma de las letras y demás signos de la Escritura, sirve de fundamento al análisis del trazado y a la construcción de la pauta; da ideas de las dimensiones de la producción escrita y de las de sus elementos, y sus verdades son la base de gran número de reglas caligráficas.”

“Si la Geometría es base de la Escritura, no dejará de serlo también la Aritmética, pues las superficies, lo mismo que las líneas, para ser usadas en las producciones escritas, han de ser medidas, y en este caso hay necesidad de aplicar los principios aritméticos.”

En cualquier caso, lo cierto y verdad es que, afortunadamente, las actuales herramientas informáticas de nuestros días nos han liberado del peso que suponían las antedichas dificultades técnicas de aplicación práctica de las teorías grafométricas, quedando probada lo acertado de sus fundamentos últimos mediante la utilización de poderosos programas informáticos de implementación de las mismas, pasándose, así pues, en este, como en otros tantos campos del saber, de lo analógico a lo digital.

Lo que ocurre es que esta transición de lo analógico a lo digital supone toda una revolución a la que se oponen los que, de manera desesperada, se aferran a ideas preconcebidas basadas en los “supra” mencionados argumentos de mera autoridad, cuya defensa se hace inadmisible desde un punto de vista científico.

De cualquier manera, resulta oportuno acudir a la historia para encontrar antecedentes de esta injustificada “fobia” a los estudios numéricos, y, así, acertarse a dar una explicación a tal sinrazón e ilustrar de los sumamente perniciosos efectos que este tipo de actitudes ha supuesto para la humanidad frenando su progreso durante siglos.

Y, así, podremos comprobar que las teorías del matemático griego Filolao, quien, ya en el siglo V a. C., defendía que el universo viene determinado por números y que éstos demuestran que la Tierra gira alrededor del Sol, quedaron aparcadas, durante siglos y siglos de oscurantismo, por la “superior autoridad y prestigio” de Platón y Aristóteles, cuya teoría geocéntrica, que defendía lo contrario, se impuso hasta nada menos que el siglo XVI pese a, claro está, carecer de datos numéricos que la respaldaran.

Por otra parte, no hay que perder de vista el hecho de que, en España, tradicionalmente, han sido licenciados en filosofía y letras los que se han ocupado de la pericia caligráfica, resultando evidente que, salvo honrosas excepciones, las matemáticas no han sido precisamente el punto fuerte en la formación de dichos profesionales, quienes, seamos sinceros dentro del respeto a las personas, con frecuencia, haciendo gala de ser “de letras puras”, solían escoger esta carrera motivados por su deseo de rehuir los estudios numéricos, hacia los cuales no se mostraban especialmente inclinados.

Además, hay que tener en cuenta que, por más que sean precisas y exactas, o tal vez, probablemente por ello, las matemáticas, y ello se encuentra probado científicamente, provocan, en muchas personas, ansiedad, inseguridad, miedo y rechazo. Quienes deseen saber más al respecto pueden informarse leyendo el artículo titulado “¿Por qué dan miedo las matemáticas?”, firmado por el licenciado en Ciencias Exactas y divulgador científico David Robson, cuya lectura les recomiendo vivamente, y que se encuentra recogido en el espacio que de que disponen en internet BBC Future, que es la sección de la web de la BBC dedicada a la ciencia, concretamente en la siguiente dirección: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150628_vert_fut_ansiedad_matematicas_yv

En todo caso, el estudio de los fiables datos numéricos que, con precisión, nos ofrece la tecnología digital de nuestros días exige la realización de un esfuerzo en reciclaje formativo y tecnológico al que, al fin y al cabo, se opone la perezosa molicie de los que se agarran a la comodidad de ceñirse única y exclusivamente a lo que, en su día, aprendieron y, ahora, se niegan, en redondo, a cuestionar, actitud ésta que, por más que sea indefendible desde un punto de vista científico, resulta, al fin y al cabo, comprensible, aunque no justificable, desde el punto de vista humano, si tenemos en cuenta que, claro está, reciclarse es más bastante más difícil que oponerse por sistema a efectuar todo cambio que suponga un esfuerzo.

Vicente Rodríguez Daza

Abogado-Perito Calígrafo Documentólogo

Artículo facilitado por :

Peritos Caligrafos Judiciales

Anuncios

FIRMA DIGITALIZADA

LAS TABLETAS DIGITALES DE RECOGIDA DE FIRMAS: TODO UN RETO TECNOLÓGICO DE NUESTROS DÍAS PARA LOS PERITOS CALÍGRAFOS.

El establecimiento de recogida de firmas mediante tabletas digitales se encuentra generalizando cada día más, y de manera ya imparable, en el mercado de servicios. Y este hecho hay que valorarlo, necesariamente, de manera positiva desde el punto de vista de la ciencia pericial caligráfica.

No en vano, resulta un hecho del todo incontestable que, si esa recogida se efectúa con las debidas garantías técnicas, de esa firma quedará constancia en archivos informáticos que facilitarán datos concretos y exactos en materia aspectos tan fundamentales de la escritura como la hora exacta de su realización, y la presión y la velocidad inherentes a ésta con expresa información acerca del tiempo que se ha empleado por su autor en su ejecución, datos todos ellos cuya obtención y puesta a disposición del Perito Calígrafo facilitan enormemente su labor, permitiendo dotar a su pericia de un nivel más elevado de fiabilidad que el que viene referido a las pericias relativas a las tradicionales firmas manuscritas sobre papel.

Ahora bien, todas esas garantías suplementarias que ofrece la expresada innovación tecnológica de las tabletas digitales de firmas sólo se darán si, efectivamente, quienes establecen estos instrumentos como medio de recogida de firmas, cumplen las debidas garantías técnicas de mantenimiento e implementación de dicho instrumento tecnológico.

Y es que, sin esas garantías, al no encontrarnos con archivos informáticos fiables acerca de los extremos antes expresados, resultará que el Perito no contará más que con la mera imagen de la firma sobre la tableta digital, sobre la que, obviamente, no se podrá valorar de manera directa su presión, al no consistir en un original, circunstancia ésta que, así mismo, dificultará, en general, la realización de la pericia caligráfica de cotejo de la misma, tanto más teniendo en cuenta que, a menudo, dicha imagen, por la propia naturaleza del medio utilizado para su obtención, resultará, con frecuencia, incluso menos clara que la de una simple fotocopia.

En cualquier caso, las tabletas digitales de recogida de firmas suponen todo un reto para los Peritos Calígrafos, que, para estar a la altura de las circunstancias de la nueva era tecnológica que, en materia de escritura, implica la implantación generalizada de tan innovador elemento tecnológico, deben formarse adecuadamente y de manera continuada para emplear una metodología científica de estudio propia de nuestros tiempos, pues, de lo contrario, terminarán siendo víctimas de la obsolescencia técnica de técnicas de trabajo anticuadas, que, por desgracia, todavía se siguen viendo empleando por números Peritos en sus Informes.

Artículo de : PERITOS CALÍGRAFOS JUDICIAL 

Peritos Caligrafos Judiciales

Peritos Calígrafos Judiciales a nivel nacional, incluidos en el Buscador Profesional Thesauro 

¿ES NECESARIA LA AUTOMATIZACIÓN ESCRITURAL?

Todo movimiento escritural es una acción dinámica en la medida que sirve a la resolución de una tarea cinética concreta, a la realización de un objetivo determinado, es decir, de un fin prefigurado que es describir el pensamiento abstracto de forma legible “la escritura”.

El cerebro tiende a automatizar, lo cotidiano como una firma, escritura, conducir, andar…ahorrando consumo energético.

Aunque se suele decir que los humanos somos multitarea, la realidad es muy distinta, el ser humano, normalmente, sólo es capaz de prestar plena atención a una sola cosa al mismo tiempo. Uno puede sentir que está pendiente de varias a la vez, pero en realidad lo que hace es ir saltando de una cosa a otra de manera muy rápida, generando, a menudo, pequeñas automatizaciones.

Cuando escribimos nuestros pensamientos debemos estar concentrados en lo que hacemos, no por el hecho de escribir, este es automático, sino por el hecho de transcribir un pensamiento en algo físico “la escritura”, para que otro ser humano, pueda leer nuestras ideas, reflexiones, sensaciones…

El cerebro humano es el órgano más costoso en gasto energético que existe, pues según estudios, este consume la quinta parte (20%) de la energía que produce el organismo humano a diario, aunque en el caso de los recién nacidos esta cifra se eleva hasta el 60% del total. El gasto energético es considerable si se compara con el de otros animales, pues la media en los mamíferos es de un 5% de energía, mientras que en el caso de los chimpancés el dato es de un 13%, el cerebro de un hombre adulto consume lo mismo que toda nuestra musculatura en estado de reposo. Es decir, 1,3 kilogramos de cerebro están consumiendo lo mismo que 27 kilos de músculo.

He aquí la necesidad de los seres humanos de automatizar al máximo nuestras rutinas, como la escritura o la firma.

El  automatismo, es una rutina grabada a fuego en nuestro cerebro, de esta forma no tiene que pensar, produciendo un ahorro de consumo energético importante, una vez que el proceso se automatiza, la ejecución siempre es la misma, por ejemplo, en la escritura o la firma, este es el motivo que existan lo que venimos a denominar los peritos calígrafos, los “gestos tipo idiosincrático” y “proporcionalidad de firma”.

Los gestos tipo idiosincráticos, son trazos, rasgos distintivos y propios del individuo, que configuran o se añaden a la letra, rubrica, de una manera personal sin que entren en el modelo caligráfico. Al mismo tiempo, se dan con frecuencia y se han podido hacer estudios estadísticos que permiten darle un sentido concreto, comprobado experimentalmente.

La proporcionalidad de firma, solo se puede dar en el mismo firmante, el sistema de automatismo cerebral, nos indica que cuando firmamos, en distintos tamaños siempre guarda la misma escala, encontramos tres proporciones:

Proporción natural: Es cuando el tamaño de la firma, es del mismo tamaño, coincidiendo en todas las firmas la misma escala y proporción.

Proporción de reducción: el tamaño de la firma es menor que la firma habitual, se suele dar cuando en el documento a firmar, el espacio es reducido, guardando las firmas la misma escala y proporción.

Proporción de ampliación: el tamaño de la firma es mayor que la firma habitual, se suele dar cuando en el documento a firmar, el espacio es muy amplio, guardando las firmas la misma escala y proporción.

Artículo de:

Logo

Peritos Calígrafos incluidos en el buscador profesional Thesauro 

DATAR TINTA Y PAPEL

Artículo de PERITOS CALÍGRAFOS JUDICIAL profesionales incluidos en el Buscador Judicial de Thesauro.

Peritos Caligrafos Judiciales

En el mes de diciembre de 2017, un abogado, cliente habitual del laboratorio, nos comentó si podíamos darle un vistazo a una pericial de parte contraria en un caso que llevaba él.

Nos aclaró que prefería no comentar nada al respecto, de esta forma, deseaba que nos formáramos nuestra propia conclusión, sin influenciar en nuestras posibles deducciones al respecto.

Nos llego el documento, e iniciamos su estudio, el objeto era:

Si la datación de la tinta y papel, de las firmas de Don xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx en el documento dubitado fechado el 18 de mayo de 1966 señalado como “Documento de compraventa de las tierras denominadas xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx sitas en xxxxxxxxxxxxxxxx” fueron firmadas en la fecha del documento.

El informe contiene un total de seis páginas en su anverso, la primeras con datos del perito, titulaciones etc. las segunda y tercera con “Antecedentes históricos de la grafología”, la cuarta y quinta pág siguientes sobre personajes de la grafología, Abate Jean Hippolyte Michon (1806-1881), Jules Crépieux-Jamin (1859-1940), Max Pulver (1889-1952) …, la quinta con fotos de las firmas, cinco laterales y una del final, y la sexta página con las conclusiones:

“Se analizan las tintas y papel del documento aportado como dubitado, llegando a la CERTEZA, que las firmas, si se estamparon, el 18 de mayo de 1966, dado que el trazado de la firma es sincero”.

Ante la perplejidad del equipo, nos quedamos sin palabras, inclusive pensamos si era una broma, ya que estaba cercano el 28 de diciembre (día de los santos inocentes) en España en este día se gastan bromas. Incluso llamamos al abogado, para preguntarle si era autentico o una broma, nos explico que el informe está depositado en los juzgados que llevaban el asunto.

Por respeto y elegancia, preferimos no dar nombres, ni hacer comentarios al respecto, añadiremos un artículo técnico sobre análisis de tintas y papel.

DATACIÓN TINTAS:

En la actualidad datar la fecha de un escrito a través de la tinta o del papel es una cuestión, con poca fiabilidad y fácilmente rebatible.

El perito riguroso, de acuerdo con las policías de todo el mundo y la comunidad científica forense, es conocedora de que no se puede determinar ningún método fiable de análisis forense dirigido a la datación de las tintas sobre papel, en la actualidad no existe ningún método que sea validado internacionalmente.

Los procesos de envejecimiento que sufre una tinta tras ser depositada en el papel están interrelacionados entre sí. Se hace difícil establecer compartimentos estancos en la clasificación, las resinas polimerizan reteniendo cantidades de compuestos volátiles en su secado e interactuando con el papel, y los tintes interaccionan con las resinas formando uniones entre ellos.

Debemos distinguir previamente entre dos clases de edades, la llamada “edad absoluta ”y la “edad relativa”, siendo la primera la que corresponde a una tinta desde su fabricación, y la segunda es la antigüedad de una tinta con respecto a otra, pues como sabemos, una tinta puede tener un proceso natural de envejecimiento dentro del frasco en el que se envasa y, por consecuencia, aun cuando determinados la edad, esta no puede estar acorde con el documento en cuestión, tomando en cuenta, además del proceso que sufre con la exposición a la luz, aire, o sea factor ambiental, humedad, etcétera, lo que nos indica que esto es solo un factor teórico.

Las fases de degradación de las tintas son provocados o catalizados por agentes procedentes del exterior tales como: la humedad ambiental, sobre todo si se trata de un material con carácter higroscópico; la temperatura, que es una de las principales causas de deterioro de los materiales, debido principalmente a que el calor provoca un aumento de velocidad de las reacciones de degradación; la radiación, toda vez que la energía recibida permite alcanzar la energía de activación de numerosos procesos químicos, lo que acelera las reacciones químicas y las rupturas de enlaces. La radiación permite la formación de radicales, producidos a partir de la ruptura homolítica de enlaces (principalmente carbono-hidrógeno y carbono-oxígeno, conjugados a dobles enlaces). Estos grupos químicos son muy reactivos, conduciendo rápidamente al deterioro de los materiales, mediante rupturas, reorganizaciones y la formación de oligómeros y polímeros, que pueden hacer variar de forma drástica las propiedades de los materiales. En el ambiente existen otras sustancias contaminantes que pueden resultar dañinas y degradar las tintas.

La detección de factores que pueden verse afectados por multiplicidad de variables referentes a las condiciones de almacenamiento del documento (tales como humedad, sequedad, iluminación, calor, frio, etc.) y características del soporte (acidez del papel, grosor del mismo, etc.) y la tinta en sí, los cuales repercuten en la exactitud de las conclusiones arribadas.

Por lo anterior, la determinación de la antigüedad de tintas es aún un estudio no categórico.

La tinta inicia con un proceso de secado con respecto al tiempo, debido a la perdida por evaporación y desprendimiento de los solventes volátiles, que deriva en la degradación de los colorantes y un endurecimiento por oxido-reducción de las resinas de cohesión molecular, con base en la polimerización de las mismas. La cuantía remanente del conjunto de solventes, deja un residuo que se volatiliza lentamente, pudiendo ser detectado al transcurso anteriores a los dos años, sin embargo, la cantidad contenida de éste en un trazo, únicamente puede ser utilizado para su datación si es monitoreado y/o generado algún valor, mismo que es una variable independiente de la cantidad de muestra extraída (masa) y formulación de la tinta dentro de la investigación.

Lo que actualmente si se puede comprobar, es si una firma o texto escrito con tinta, es reciente, máximo 90 días o antigüedad superior a tres años, por la detección de los disolventes y otros.

Sin embargo, sí hay situaciones en las que puede aclararse con bastante certeza a qué fechas de la vida pertenece una firma o escrito. El estudio se basa en que vamos variando de escritura a lo largo de los años. En algunos casos la evolución es más rápida y patente, en otros, tal cambio es menos perceptible.

El perito compara firmas y/o escritura de la persona a lo largo del tiempo, y comprueba las variaciones que los trazos han sufrido en el transcurso de los años. De esa forma, consigue enclavar la firma o escrito cuestionado, en una franja de tiempo donde el paralelismo gráfico es mayor.

DATACIÓN PAPEL

Datar un papel o datar un documento de la década del siglo pasado a la actualidad es prácticamente imposible porqué ha podido permanecer guardado durante años desde su fabricación hasta que ha pasado a formar parte del documento, y actualmente los componentes químicos del papel y sus microbicidas hacen que el papel no se deteriore como antaño y factores externos de cómo se guarda el documento, pueden influenciar su proceso de envejecimiento como son las circunstancias ambientales: luz, humedad, temperatura, y condiciones de almacenaje del documento.

Los papeles actuales desde la década aprox. de los 90´ NO contienen cloro para blanquear.

Para datar por comparación con un estándar es necesario poseer una extensa base de datos de fabricantes de papel a nivel mundial actualizada para poder cotejar y analizar químicamente, cosa inexistente en la actualidad.

http://www.peritoscaligrafosjudicial.es

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 

Resultado de imagen de ARD ALBERTO REPISO

micros

¿La grafología es una ciencia?

Podría empezar el razonamiento a su pregunta diciendo únicamente que la escritura es producto de un proceso neurofisiológico, que como su propio nombre indica tiene su origen en las neuronas que a través de sucesivas órdenes acaban su periplo en la mano, pero aunque trate de ser breve en mi respuesta estaría cayendo en una inexactitud imperdonable.

En la mente, como génesis de la actividad creadora se da la confluencia entre fuerza consciente e inconsciente, donde se aglutina la energía motriz o mecánica y la emocional, por lo tanto además la representación de palabras e ideas, sobre el papel se plasma la condensación de gestos voluntarios interiorizados con la práctica, cumplimentados con experiencias socioculturales y capacidades biológicas.

Por tanto, aunque comentado de una forma somera el origen de la escritura en el individuo desde el punto de vista psicológico, estamos en condiciones de decir que tanto la grafología como cualquiera de sus ramas (grafología laboral o pericia caligráfica , grafopatología o grafoterapia), podemos concluir que es una ciencia pues cumple los requisitos ineludibles.

– Delimitar el campo de estudio: el grafismo

–  Definir el objeto de conocimiento: el individuo

-Objeto de tratamiento científico: Método riguroso

Por lo tanto ¿debo de entender que se requiere uno preparación especializada?

Efectivamente, pero como mencioné en un artículo anterior, la riqueza de información en internet nos obliga a hacer una criba de aquello que puede ser útil, pues no basta con apuntarnos al primer curso que se nos presente, ya que en un momento dado  hay quien pensó que un campo del conocimiento minoritario, es la ocasión para lucrarse ensañando poco y mal.

Por ello, en ocasiones nos vemos obligados a realizar contrapericiales de informes de peritos que no fueron debidamente formados o que simplemente reusaron porque no se vieron preparados.

El origen de la problemática que te acabo de comentar es la inexplicable falta de colegio profesional.

¿Qué relación hay entre la grafología y cualquiera de sus ramas?

Es una buena pregunta, porque aunque para acceder a cualquiera de ellas es necesario pasar anteriormente por el estudio de la grafología, un estudioso de la materia no se va a dedicar a interpretar cualquier manuscrito que caiga en sus manos. Por ejemplo, el cometido de un perito calígrafo no es la psique del individuo a partir de su escritura, sino el cotejo de grafismos dubitados e indubitados, y estudios documentoscopicos.

De todas formas, aunque los fines de unas y otras materias no son los mismos, con la grafológía aprendemos a centrar nuestra atención en los detalles objetos de estudio, por ello, no hay que fiarse de aquellos que ofrezcan introducir al alumno en la pericia caligráfica sin impartir previamente otras materias.

Como experto en pericia caligráfica ¿qué preguntas son las mas comunes en una ratificación?

Lo único seguro, es que el profesional se debe a la objetividad pese a que una de las partes implicadas nunca quedará contenta, En esos casos basta con mirar el contenido del Art  335 Apdo 2 de la L.E. C 1/2000

Esto nos sitúa en la necesidad de ser meticuloso y creer en lo que se hace, así como en los métodos empleados para elaborar un informe rico en detalles y responder todo lo que suscite dudas al tribunal como a las partes intervinientes

 No se si le han hecho alguna vez esta pregunta, pero desde el punto de vista histórico ¿Cuál es la falsificación más antigua?

En algún lugar leí que la falsificación mas antigua llegada a nuestros días databa del antiguo Egipto, pero con toda probabilidad las falsificaciones se sucedieron con anterioridad ya que a lo largo de la historia, para que tenga lugar una falsificación tiene que existir un original, y ese original por naturaleza es auténtico.

Las falsificaciones se han producido y producen en todas las materias, solo hay que saber que el 40% del mercado de las obras de arte son falsificaciones

¿Qué le diría a los detractores de la materia?

Independientemente de la evolución de toda profesión, vemos que tanto en la actualidad, como a lo largo de los siglos, las diferentes civilizaciones han girado entorno a la escritura, así como sus ámbitos sociales y el ámbito de la justicia no es una excepción . Por tanto, si tomamos como ejemplo al perito calígrafo, es obvio que han sido y son necesarios los profesionales que mediante estudios científicos validen o certifiquen la falsedad de grafismos o documentos relevantes en pilares organizadores de la sociedad como la justicia

 

 

GRAFOSCOPIA – GESTOS TIPO

FUENTE: PERITOS JUDICIALES CALÍGRAFOS – peritos calígrafos en toda España, incluidos en el Buscador Judicial Thesauro 

En pericia caligráfica, llamamos gestos tipo, a aquella característica personal que realizamos al firmar o escribir.

Dado que tanto la firma como la escritura, está automatizada, adoptamos ciertos ademanes personales, que solo el escribiente es capaz de realizar, detalles que son imposibles de duplicar por un tercero.

En siglos pasados el tipo de caligrafía era cambiante por las modas escriturales del momento, el Manuscrito Medieval, Se utilizaba tinta negra, hecha con hollín fino o negro de humo, tinta roja, hecha con goma y agua con tiza roja, y tinta café, hecha con sulfato de hierro, el El copisti: era el escribiente encargado de transcribir a pluma el texto con excelente calidad con una caligrafía muy estudiada,  si tenemos la oportunidad de observar documentos medievales, siendo la escritura idéntica (gesto tipo social) podemos, conocer que por ejemplo dos textos manuscritos son o no de la misma mano (gestos tipo idiosincráticos).

En la actualidad prácticamente se ha perdido el estudio de la caligrafía en las escuelas, la belleza escritural (la letra bonita) no tiene la importancia que tuvo en el pasado, por este motivo debemos destacar dos tipos de gestos tipo.

 

  • Gesto tipo social, es aquel del aprendizaje escritural, es decir, si hacemos una letra del alfabeto latino “A” mayúscula la similitud de la letra será semejante a simple vista en todos los escribientes, al igual que una “a” minúscula, dada que las letras del alfabeto para todos los escribientes son las mismas.

 

  • Gesto tipo idiosincrático, Es Identificar las similitudes de comportamiento, que es característico de una persona y la distingue de los demás firmantes o escribientes. En la misma letra “A” buscaremos las particularidades y rasgos personales, que a través de los años posteriores al aprendizaje, ha ido añadiendo a su firma o escritura, cada individuo posee una escritura que le es propia y se diferencia de la demás, con sus habitualismos gráficos.

La Grafoscopia, para los peritos calígrafos, debe ser una de las pruebas indispensables de su informe, estudiar con especial atención la morfología general de la escritura (las características morfológicas de conjunto) y sobre todo de los gestos tipo.

PERFIL GRAFOLÓGICO DE IVÁN RAÑA

 
 
Antes de la rueda de prensa, donde Iván Raña era homenajeado en la sede del Instituto Europeo Campus Stellae y donde hacía pública su presencia en el mundial Ironman de Hawaii, le propuse firmar en el libro de honor de Campus Stellae, y comentamos lo interesante y sorprendente que resulta siempre un análisis de la escritura. Así pues me puse con el estudio de su perfil.



Como siempre, hay rasgos que nos llaman más la atención que otros porque suelen ser diferenciadores y característicos de cada persona. En la letra de Iván Raña destaca que retoca algunas letras, lo que demuestra su carácter perfeccionista, que busca la claridad en todo lo que hace. Otro rasgo es que sus óvalos, como la “a” y la “o” aparecen abiertos siempre. Por ejemplo, la “a” abierta en la unión con el trazo de prolongación es propio de personas abiertas y comunicativas, afables y extrovertidas.
La letra “o” suele escribirla abierta también y casi siempre por arriba, lo que lo define como persona muy sincera y abierta.
En la “i” de Iván, en el 50 % de los casos, el punto lo dibuja como si fuese una tilde. Esto aparece en personas muy activas, inquietas, y que tienen claro lo que quieren hacer.
La “v” es una de las letras donde mejor se refleja la energía y vitalidad del sujeto y, sobre todo, la forma en que canaliza esa energía. En este caso, Iván la hace como si fuese una “V”, lo que marca, sobre todo, su capacidad de generar, de forma muy natural, energía positiva.
Una de la letras de donde podemos sacar mas información es la letra “t”. En esta letra se refleja el estado de ánimo de la persona. En concreto, el trazo vertical de la “t” se asocia a la energía del yo, a la fortaleza de personalidad y, por tanto, a su capacidad de poder evitar la influencia no deseada de terceras personas, y otras opiniones. En esta letra se ve también la capacidad de solventar dificultades y alcanzar metas en la vida a través, sobre todo, del esfuerzo y de la superación personal, como bien ha demostrado Iván en su trayectoria deportiva. La “t” que dibuja es la minúscula simplificada, propia de los que buscan la profundidad de las cosas, que son estables, seguros y que tienen gran voluntad a la hora de hacer las cosas. Cuando escribe “Instituto”, su “t”, tiene otra característica peculiar y es que se liga a la letra contigua, un rasgo que refuerza su dinamismo, fuerza de voluntad, energía y su proactividad.
Cuando escribe “Campus Stellae”, descubrimos la letra “s”, que es la que nos dice si una persona es egoísta o no, tacaña o espléndida. Pues bien, la de Iván Raña es redondeada y abierta, lo que implica simpatía, persona afable, agradable y extrovertida. Y es justo en esta letra donde se aprecia a las personas con dotes para el arte. Tendré que descubrir cuál es la habilidad artística de Iván.
La letra “c”, es tipográfica, propia de personas dinámicas y eficaces, a la vez que sencillas y naturales, claras y con un cierto grado de austeridad.
Para ir terminando, tocaré la referencia de los márgenes que emplea en la dedicatoria, hay que decir que son amplios y generosos, sobre todo el superior, que definen a Raña como persona respetuosa, discreta y elegante. Su firma clara y marcada por los óvalos cruzados por una gran línea vertical, lo que quiere decir es afable, discreto y con las ideas muy claras. Una vez que marca el camino no tiene dudas y es luchador.
En resumen, Iván Raña es una persona, sobre todo, dinámica, afable, con un gran positivismo, ágil y proactivo.

Imagen: http://www.triathlontime.com

PSICOLOGÍA DE LA ESCRITURA

Todos aprendemos a escribir según un modelo más o menos parecido. Esto significa que cuando repetimos un modelo generalizado, (al principio, cuando estamos aprendiendo, de forma consciente y después, cuando ya hemos aprendido, de forma automática e inconsciente) no se puede evitar el manifestar en nuestra escritura nuestras características de personalidad, nuestras tendencias e impulsos, lo que hace que cada grafía sea una expresión única e inconfundible, igual que única e inconfundible es la personalidad de cada uno de nosotros.  El trabajo fundamental del estudio de la escritura es esta desviación del modelo caligráfico (común a todos en mayor o menor medida), y sus distintas formas, comparadas con el modelo caligráfico y analizar su significado.

CAMPO DE APLICACIÓN DEL TEST DE LA ESCRITURA

Conocer nuestras características personales

Como conocimiento personal La psicología de la escritura permite entre otras muchas cosas, conocer nuestras características personales, algunas de las cuales desconocemos, permitiendo comprender nuestra dinámica interior y la aceptación de nosotros mismos. Igualmente, nos permite conocer a las personas de nuestro entorno (hijos, familiares y amigos), y así poder mejorar nuestra comprensión de los otros y nuestra interacción con ellos.

Conocimiento de los alumnos y elección de los estudios

Desde sus primeros garabatos a sus primeras letras, el niño manifiesta su personalidad en sus grafismos y a través de este potente test proyectivo vamos examinando las aptitudes del niño y facilitando su orientación escolar, detectando problemas de aprendizaje y sociabilidad, incluso aquellos que ellos mismos desconocen, y haciendo que el profesor conozca mucho mejor a su alumno, facilitando la tarea educativa. Todo lo dicho para la infancia sirve para la adolescencia, y tal vez, sea una tarea más importante por la difícil etapa de maduración en la que se encuentran, por ser un período de cambios bruscos en su personalidad y por tanto, en su escritura. Es útil si queremos orientar al adolescente en la elección de la carrera o trabajo concreto para el que está más capacitado e indicarle cuales son sus facultades intelectuales y los procesos que son precisos activar para obtener los mejores resultados. Concretamente los pre-universitarios mediante el análisis de su escritura pueden ser orientados para elegir profesión, estudios u otras actividades que les puedan servir de base, para el logro de una buena adaptación al mundo laboral.

Para psicólogos y psiquiatras

Poder saber cuales son las características de personalidad y sus patologías a través de un simple test de la escritura, evita el miedo del paciente al ser evaluado, así como las respuestas de deseabilidad social; ahorra muchas horas para poder detectar un cuadro psicológico muy completo sin consultas previas, que indican el camino para tratar al paciente.

En orientación matrimonial

Con el test de la escritura de la pareja se descubren las incompatibilidades y las compatibilidades, señalando potenciales puntos de encuentro y desencuentro, ayudando a la pareja a comprender al otro. El análisis de la escritura es una fuente de información de la personalidad que pone al descubierto las tendencias indeseables y los rasgos ocultos de la pareja (adicciones, violencia…).

Escritura de adolescente: apenas hay alargamientos hacia arriba y abajo, el cuerpo central de la escritura (el YO es lo más importante), ni el mundo de los ideales, ni de las cosas materiales, ni la practicidad son importantes para el adolescente, lo importante para él es el YO, el presente (egocéntrico).

En Selección de Personal

Con el currículo escrito a mano, se puede proceder a una primera selección de los sujetos más adecuados para el puesto requerido, sin necesidad de que el sujeto esté presente y con el consiguiente ahorro de tiempo tanto para el candidato como para el seleccionador. Igualmente el test de la escritura permite mediante análisis periódicos de la escritura del personal de la empresa, la adecuada redistribución del mismo en el organigrama empresarial. Algunos candidatos tienen más éxito en la entrevista que, luego, capacidad para desarrollar el trabajo, y viceversa. El análisis de la escritura impide fallos de elección de este tipo, al dar una descripción más completa y veraz, pues muestra las cualidades intelectuales, afectivas y de actuación que influyen en las relaciones con los otros.

UN POCO DE HISTORIA

El abad Michon, utilizó por primera vez el término de grafología, catalogando los signos o trazos gráficos recurrentes y atribuyendo su significado basado en la correspondencia empírica entre signo y rasgo caracterial. Crepieux-Janin en Francia, Klages en Alemania, Moretti en Italia y Pulver en Suiza continuaron trabajando desde finales del S.XIX hasta la primera década del S.XX.  Marco Marchesan revisó todas las indicaciones grafológicas hasta ese momento aclarando lagunas e incertidumbres; a través de una larga obra en la que profundiza tanto en el terreno teórico como en el práctico, ha descubierto las leyes de la interpretación de la escritura llegando a resultados que han superado cualquier expectativa: La psicología de la escritura, (así llama el sistema fundado por él), para orientarse en la infinita variedad de las manifestaciones gráficas ha elaborado un conjunto de reglas o principios de interpretación de la dinámica gráfica fundamentado en sus tres sistemas: el sistema de leyes, que explica como el subconsciente se manifiesta en la escritura simbólica; el sistema gráfico, que permite descubrir las constantes y variables del trazado gráfico dentro de un esquema racional; y el sistema psíquico, que permite poner de manifiesto la interacción de las distintas tendencias.

EL SISTEMA GRÁFICO

El hecho de que cada uno escriba de forma única con la personal desviación del modelo caligráfico, implica que cada individuo tiene una forma de manifestar sus tendencias e impulsos personales. El sistema gráfico de la psicología de la escritura examina la escritura en su conjunto para detectar sus constantes y las posibles variaciones en el trazado gráfico de manera que forma un esquema racional y completo en el que se pueden insertar los elementos que se recogen de cada escritura. Ha detectado 226 signos gráficos, incluidos en un esquema general subdividido en trece apartados: el renglón, el tamaño, los espacios, la claridad, el movimiento, la inclinación, la concisión, los elementos (los palotes, perfiles, uniones entre letras), los óvalos, los rizos, los accesorios (barras de la “t”, puntos de la “i”), signos compuestos y movimientos especiales.

EL SISTEMA PSÍQUICO

Marchesan ha elaborado un sistema basado en un esquema general de la funcionalidad de la psique examinada en su interioridad y en sus relaciones con el mundo externo. Amplio y estructurado, presenta numerosas variantes de personalidad y de sus actitudes frente a las situaciones y al aportar clarificación y comprensión sobre el funcionamiento de la mente y la interrelación de sus elementos, permite conocer si el efecto de una tendencia está controlado, modificado o anulado por la presencia de otra tendencia que tiene el mismo sujeto.

LAS LEYES DE LA ESCRITURA

Las Leyes de interpretación del signo gráfico de la escritura están concebidas y enfocadas bajo el doble sentido de funcionalidad psíquica y movimiento grafológico, como única expresión de los impulsos grafomotor y el psicosensomotor. Basándose en Freud, elabora cuatro leyes generales de la actividad del inconsciente y treinta y seis específicas de la escritura, formando así una estructura que permite interpretar las manifestaciones gráficas más variadas, pudiendo ser analizadas de forma sistemática.  Las leyes de la escritura explican el modo en que nuestro inconsciente, proyecta inclinaciones, impulsos y tendencias en la escritura; podemos reconocer estos impulsos y tendencias en función de la deformación del modelo que en mayor o menor medida todos hacemos.
————————————————————————————————————

Rosa Mª Gonzalez Lana perito calígrafo 

Profesional incluida en el BUSCADOR PROFESIONAL THESAURO