El FEI (Factor de Equidad Intergeneracional)

27/06/2013 | María Reyes Pérez Domingo | Actuaria. Fidias Actuarios S.L.P.

www.actuariosbarcelona.com
Queridos amigos, estamos trabajando con el informe del comité de expertos sobre el factor de sostenibilidad del sistema público de pensiones, y hemos empezado por el principio (como se aconseja).
En el diseño del factor de sostenibilidad se pretende actuar sobre las nuevas pensiones que se produzcan, pero también sobre la evolución que sufran a futuro todas las pensiones, actuales y nuevas .

Después de un largo   bla, bla, bla , sobre el gran boom demográfico observado desde finales
de los 50 hasta mediados de los 70, el cuál provocará una fuerte incorporación de jubilados
al número de pensionistas, se pasa a tratar el tema del aumento de la esperanza de vida de la
población, para concluir con que se cobrarán más pensiones y durante más tiempo, y salvo
que se ponga remedio, se alcanzará una situación en que no habrá dinero para pagar las
pensiones. Por este motivo debe corregirse el actual sistema de pensiones.
En el diseño del factor de sostenibilidad se pretende actuar sobre las nuevas pensiones que se produzcan, pero también sobre la evolución que sufran a futuro todas las pensiones, actuales y nuevas.

Para enderezar estos dos aspectos se introducen dos factores: el FEI, que interviene al establecer la cuantía inicial de la pensión; y el FRA que fija la evolución futura de la pensión.
Estos factores son:
– Factor de Equidad Intergeneracional (FEI)
– Factor de Revalorización Anual (FRA)
El FEI pretende proteger al sistema de pensiones de la mayor longevidad
esperada para los futuros jubilados. La propuesta es multiplicar la pensión inicial de la Seguridad Social, que se alcanzaría con la legislación vigente en cada momento, por el cociente entre la esperanza de vida del actual jubilado con respecto a la esperanza de vida del futuro(nuevo) jubilado, ambos con la misma edad de jubilación.

Este cociente es el factor FEI (=esperanza de vida del jubilado actual/esperanza de vida del nuevo jubilado).
He utilizado mis datos como conejillo de indias. El cálculo es aproximado, ya que seguramente, antes de que me jubile, cambiarán las tablas demográficas que permiten calcular las esperanzas de vida.
Hace tan sólo dos años, en el año 2011, la edad normal, ordinaria de jubilación era 65 años. En solo dos años me han aumentado la edad de jubilación a 67 años, y además me han añadido una penalización porque se espera que  viva más que las mujeres que nacieron antes que yo.
Una mujer que se jubila actualmente con 65 años tiene una esperanza de vida de 26,76 años (Tablas PERMF2000P, tablas demográficas española), y pasa a ser de 24,71 años si lo hace a los 67 años.
Cuando yo cumpla los 67 años, la esperanza de vida de todas las mujeres de mi edad será de 26,42 años. La relación entre la esperanza de vida ahora con respecto a la esperanza de vida que habrá entonces es el valor FEI que deberé soportar. Por tanto, mi pensión inicial deberá multiplicarse por un FEI, que toma el valor 0,935 (=24,71/26,42), es decir, pierdo casi un 7% de pensión para siempre.
Si yo quisiera mantener un nivel similar al que tiene un nuevo jubilado en el año 2013, es decir, con un FEI igual a 1, debería jubilarme entre los 68 y 69 años.
Por lo tanto, en solo dos años (2011-2013) han conseguido modificar mi expectativa de jubilación en 4 años, pasar de los 65 años ha jubilarme a los 69 años, para mantener una situación   ceteris paribus .
Si yo tuviera ahora 40 años, el FEI que me aplicarían en su día es del 0,89, habría perdido más de un 10%, y debería jubilarme a los 70 años si quisiera mantener un FEI igual a 1.
Se quiere decir con estos ejemplos, que nos jubilaremos más tarde de los 67 años, salvo que estemos dispuestos a renunciar a un importante porcentaje de nuestra pensión inicial.

Anuncios