Salud sexual, cribados, medida y control de la presión arterial, algunos de los servicios que los farmacéuticos pueden hacer además de informar sobre medicamentos

    SOCIEDAD 1

NOTA DE PRENSA
Zaragoza, 24 de mayo de 2016
  • La Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) y el Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza han instalado hoy una carpa de salud en la Plaza del Pilar para demostrar el potencial sanitario de los servicios profesionales farmacéuticos.
  • En la carpa, que ha estado abierta entre las 10.00 y las 19.00 horas, se han realizado distintos servicios relacionados con el uso adecuado de los medicamentos, la salud pulmonar, la presión arterial y el riesgo vascular, la nutrición, la diabetes, la salud sexual y la fotoprotección.
  • Estos servicios pueden ayudar a mejorar la salud de la población y a hacer un sistema sanitario más eficiente.
  • Esta carpa se enmarca en los actos previos del VII Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, que SEFAC celebrará en Zaragoza del 26 al 28 de mayo con el lema Estamos más cerca, llegamos más lejos.
Acercar a la población el potencial sanitario y asistencial que tienen los servicios profesionales farmacéuticos y que, en muchas ocasiones, se desconoce. Este es el objetivo principal de la carpa de salud que la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), con la colaboración del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza, ha instalado hoy en la Plaza del Pilar. Esta carpa se enmarca en las actividades precongresuales del VII Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, que con el lema Estamos más cera, llegamos más lejos se celebrará del 26 al 28 de mayo en Zaragoza.
La carpa ha estado abierta a la población desde las 10.00 hasta las 19.00 horas y ha contado con la asistencia del alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve. En ella un equipo de farmacéuticos comunitarios ha ofrecido distintos servicios profesionales farmacéuticos protocolizados con el objetivo de difundir la labor asistencial que puede llevar a cabo el farmacéutico comunitario. Pilar Labat, miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza, coordinadora de la carpa y miembro del comité organizador del congreso, ha explicado que “hay muchos servicios que los farmacéuticos comunitarios pueden hacer y que, sin embargo, la población no demanda por desconocimiento. Con la instalación de la carpa se quiere mostrar a la población que el farmacéutico comunitario es un profesional que puede hacer mucho por la salud de los pacientes, que es un profesional experto en medicamentos pero también puede ser fundamental en prevención y promoción de la salud pública”.
DESDE INFORMACIÓN SOBRE MEDICAMENTOS HASTA SALUD SEXUAL
Para demostrar ese potencial y que el farmacéutico, además de ser el sanitario más cercano a la población (el 99% de la gente tiene una farmacia en su municipio), puede llegar más lejos se han ofrecido servicios farmacéuticos relacionados con:
  • El uso de los medicamentos.
  • Salud pulmonar.
  • Medida de la presión arterial y cálculo del riesgo vascular.
  • Nutrición.
  • Cribado de diabetes.
  • Fotoprotección.
  • Salud sexual.
En cada uno de estos servicios, que pueden ayudar a mejorar la salud de la población y a hacer un sistema sanitario más eficiente, la población asistente ha comprobado lo mucho que pueden aportar los farmacéuticos comunitarios para mejorar su salud en un amplio abanico de posibilidades que van desde la información sobre el uso adecuado de los medicamentos para mejorar la adherencia terapéutica (no hay que olvidar que según la OMS el 50 por ciento de los pacientes crónicos no cumple bien con sus tratamientos) y evitar problemas relacionados con los medicamentos (interacciones, efectos adversos, etc.) hasta la salud sexual y reproductiva, con información sobre disfunción eréctil y anticoncepción.
Además, el farmacéutico comunitario también puede desempeñar una labor muy importante en cribados para la detección precoz. Por ejemplo, en materia de diabetes, ya que la prevalencia de la diabetes en España está por encima del 13 por ciento y más del 6 por ciento (la mitad de los diabéticos existentes) está sin diagnosticar. De hecho, recientes estudios de SEFAC y la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) han permitido detectar en las farmacias hasta un 24 por ciento de personas con un alto riesgo de padecer diabetes.
En materia de nutrición y salud los farmacéuticos también pueden realizar una gran labor, por ejemplo en la detección del riesgo de nutrición en colectivos especialmente vulnerables como los ancianos. En el caso de las personas mayores de 65 años, por cada año adicional de vida se incrementa el riesgo de padecer malnutrición un 4,7 por ciento y el riesgo de desnutrición en las personas mayores puede superar el 12 por ciento. De hecho, otro reciente estudio de SEFAC y FEDE ha constatado que hasta un tercio de la población mayor de 65 años podría estar en riesgo de desnutrición, especialmente aquellos colectivos con patologías, como las personas con diabetes.
Por lo que respecta a la salud pulmonar el farmacéutico también puede prestar servicios como la cesación tabáquica o la prevención y el cribado de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que es una patología con un infradiagnóstico superior al 70 por ciento, por lo que los farmacéuticos pueden contribuir decisivamente a detectar pacientes en riesgo y, en coordinación con los médicos, mejorar la adherencia al tratamiento.
Otra de las patologías en las que el farmacéutico puede hacer mucho es en el campo de la hipertensión arterial y el riesgo vascular. La prevalencia de la HTA alcanza el 35-40 por ciento en la población española mayor de 18 años, y un gran porcentaje de la población con HTA no está diagnosticado (entre el 40 y el 45 por ciento).
Y ahora que llega el calor y los días son más luminosos, también cobra especial importancia la fotoprotección para evitar los riesgos asociados a un exceso de radiación solar. Para ello es importante saber qué fotoprotector solar en función del tipo de piel y cómo aplicarlo correctamente para protegerse adecuadamente, algo en lo que el farmacéutico comunitario puede contribuir decisivamente.
Para la realización de esta carpa también ha contado con la colaboración de Avéne, Boehringer Ingelheim, Ibercaja, Microcaya, Omron, Pfizer, ratiopharm, Roche y Solan de Cabras.
Sobre SEFAC
Constituida en marzo de 2001, la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) es una asociación científica y profesional de ámbito nacional con más de 3.300 asociados y diez delegaciones (más otras dos en proceso de creación) que tiene como objetivo prioritario profundizar en la cartera de servicios asistenciales de la farmacia comunitaria y convertirse en interlocutor científico de referencia del farmacéutico comunitario con las distintas administraciones y con el resto de las profesiones sanitarias. Más información en www.sefac.org.
 
Sobre el COF de Zaragoza
El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza, con más de cien años de historia, es la institución que representa a los más de 1.200 farmacéuticos que ejercen la profesión en sus diversos ámbitos: oficinas de farmacia, hospitales, atención primaria, industria, salud pública, laboratorios de análisis clínicos, investigación y docencia… y pone a su alcance los servicios y actividades necesarias para que puedan ampliar sus conocimientos, desarrollar sus capacidades profesionales y contribuir de forma decisiva a mejorar la salud de la población. Más información en www.cofzaragoza.org.
Para más información, contactar con Mario Vaillo  en mvaillo@sefac.org o en los teléfonos 691 763 892 y 91 522 13 13 o con Javier Pulido en jpulido@sefac.org o en los teléfonos 692 428 040 y 91 522 13 13.

 

Anuncios

Los colegios, en el punto de mira de la Fiscalía

FUENTE DIARIO MÉDICO DE FECHA 23/05/2016

NUEVO CONCEPTO EN EL CÓDIGO PENAL

Una circular afirma que las corporaciones profesionales no están excluidas automáticamente de responsabilidad. La OMC critica la norma porque “desvirtúa” la propia naturaleza de jurídica de las entidades colegiales. Juristas ven “excesiva” e “incongruente” la interpretación que hace la Fiscalía al decir que son entes privados.

Diego Carrasco. Madrid | diegocarrasco@diariomedico.com   |

 

A la pregunta de si un colegio de médicos o un consejo general puede ser acusado y, en consecuencia, condenado por un delito de sobornode tráfico de influencias o contra la Hacienda Pública, por actuaciones cometidas por empleados o directivos en beneficio de la institución a la que representan, la respuesta es, en principio, afirmativa. Esto supone una auténtica revolución en el ordenamiento jurídico porque consagra la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Un concepto novedoso introducido en el Código Penal en 2010y con una jurisprudencia muy escasa. Tan sólo dos sentencias del Tribunal Supremo han marcado tímidamente las líneas en las que se podría asentar esta responsabilidad de corporaciones públicas que actúan en una doble vertiente privada y corporativa.

Vaya por delante que la persona jurídica, como institución, no comete delitos, pues son las personas físicas que la componen quienes pueden realizar un acto delictivo.

La Fiscalía General del Estado (FGE) públicó a principios de año la Circular 1/2016 que fija los criterios sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Esta circular, que modifica sustancialmente aspectos recogidos en otra dictada en 2011, no ha gustado a los colegios de médicos ni a la Organización Médica Colegial (OMC).

Y es que en 2011 se excluía de responsabilidad penal a los colegios profesionales, aunque no con carácter general, sino que había que ir caso por caso. La circular explicaba que se trataba de cuerpos intermedios, ya que defendían intereses privados y también participaban en tareas de naturaleza pública. Ahora va más allá y se dice que con carácter general están incluidos.

Alejandro Luzón, teniente fiscal de la Secretaria Técnica de la FGE, explica que “esta interpretación es conforme con lo que establecen las decisiones marco y directivas comunitarias que sólo excluyen de responsabilidad a los Estados y organismos públicos en el ejercicio de potestad pública y a las organizaciones internacionales”.

Sin embargo, la OMC ha enviado una carta a la FGE en la que expresa su “profundo malestar” por la interpretación de dicha circular que considera a los colegios como entes de naturaleza privada y los equipara con partidos políticos, sindicatos y cámaras de comercio”. En su opinión, el Ministerio Público se ha olvidado de que los consejos generales y colegios también participan, en mayor o menor medida, de tareas de naturaleza pública y, por tanto, su responsabilidad tenía que analizarse caso a caso y no con carácter general. Lo contrario, “desvirtúa la propia naturaleza de los colegios”.

Comparte este argumento Alfonso Atela, abogado del Colegio de Médicos de Vizcaya, al señalar que la jurisprudencia del Tribunal Constitucional reconoce a los colegios la persecución de fines más amplios que los de simple interés asociativo. Considera que es “excesiva” la interpretación de la FGE, pues equipara a un colegio de médicos con un club de fútbol, de golf o de remo, que no tienen nada que ver en sus actuaciones corporativas. El primero puede actuar con su doble vertiende privada y pública mientras que los segundos se rigen por actuaciones privadas. En otras palabras, si se expulsa a un socio de un club de golf no hay afectación del interés general. En cambio, si se inhabilita a un médico, sí tiene una repercusión pública porque dejará de atender pacientes.

Carlos Hernández, jefe de la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos de Madrid, ve “incongruente” la circular con la reforma del Código Penal de 2015, que establece que aquellas entidades que ejercen potestades públicas de soberanía o administrativas en defensa de intereses generales están excluidas de responsabilidad penal.

Pero, ¿qué delitos podría cometer un colegio de médicos? En teoría, y según el criterio de la FGE, los tipos penales pueden ser, entre otros: estafa, tráfico de influencias, revelación de secretos o allanamiento informático. Un requisito imprescindible para que haya responsabilidad es que la acción delictiva repercuta en beneficio directo o indirecto de la entidad y no sólo en el empleado que la ha ejecutado.

El teniente fiscal Luzón lanza un mensaje tranquilizador a los representantes de los colegios de médicos: “En la práctica se van a ver afectados en muy escasa medida”. Es más, “la Fiscalía será extremadamente prudente en la atribución de responsabilidad a los colegios profesionales”, teniendo en cuenta su papel de defensa de intereses generales. Hasta ahora, añade, “hay muy pocas sentencias y el Supremo se ha pronunciado en dos ocasiones”. Luzón recuerda que la circular sólo vincula a los fiscales, que deberán estar ojo avizor sobre las presuntas conductas delictivas que pueden cometer las personas jurídicas. No obstante, “hay que esperar a lo que diga la jurisprudencia del Supremo en los próximos años”.

¿Y el prestigio?
¿Es más eficaz y disuario este sistema? “El tiempo lo dirá. Una primera valoración de los efectos psicológicos a nivel de empleados de empresa o colegiados sí parece apuntar que ha supuesto un acicate para la implantación de fórmulas preventivas con el fin de evitar la comisión de un delito”, subraya el magistrado del Tribunal Supremo Antonio del Moral. En su opinión, “no porque asusten las penas en su materialidad (multa, cierre de sede, suspensión de actividades…) sino porque impone mucho respeto el riesgo reputacional, cuyas repercusiones económicas y de prestigio negativas pueden ser mucho mayores que la cuantía de la multa”.

Coincide con este enfoque Hernández al resaltar que “sería tremendo pensar que un colegio fuera condenado. La mayor sanción, no recogida en la ley, es la reputacional”.