Hemorroides y Prevención

HEMORROIDES

Fuente : SERVIDIGEST Especialistas  en Aparato digestivo, Metabolismo y Obesidad en Barcelona

Incluidos en el Buscador Profesional Thesauro

La sintomatología de las hemorroides imposibilita o limita de manera muy importante una vida laboral y social normal.

Se estima que el 35% de la población situada entre los 25 y 50 años y el 50% de la población mayor de 50 años padece hemorroides.

Este trastorno habitualmente no es grave, pero si no se trata adecuadamente, puede provocar otras complicaciones: rectorragias, en ocasiones con anemia, trombosis, prolapso hemorroidal, prurito y dolor anal con disminución en la calidad de vida.

Las hemorroides no son una simple dilatación venosa de la región anal, sino un conjunto de estructuras anatómicas compuestas por venas, pero también por mucosa, submucosa, tejido elástico, tejido conjuntivo, arterias y fístulas arteriovenosas que forman un acolchado vascular a lo largo del canal anal.

Esta enfermedad ocasiona síntomas cuando presentan alteraciones estructurales del tejido hemorroidal (dilatación y ingurgitación) y / o de los tejidos de soporte adyacentes por diversas causas, tales como el estreñimiento, el esfuerzo y los malos hábitos en la defecación, la dieta (abuso de el alcohol, picantes o café), la vida sedentaria, la bipedestación prolongada, el embarazo, los síndromes diarreicos y factores de tipo hereditarios.

Las hemorroides se clasifican en:-Hemorroides Externas.

Las hemorroides externas se sitúan por debajo de la línea dentada (anorrectal, pectínea o línea de criptas) y están cubiertas con epitelio escamoso. En general se presentan como uno o varios nódulos y suelen ser asintomáticas, aunque pueden causar prurito y dolor.
En las trombosis hemorroidales externas hay dolor intenso y bulto anal.

-Hemorroides Internas.

Las hemorroides internas se sitúan por encima de la línea dentada (anorrectal, pectínea o línea de criptas) y están cubiertas con mucosa.

Según el desarrollo de los paquetes hemorroidales internos y la existencia o no de prolapso y su modalidad, se clasifican en 4 grados:

Grado I:

Formaciones internas iniciales sin prolapso exterior. Sólo se identifican mediante anuscopia.

Grado II:

Inicio de prolapso externo con los esfuerzos defecatorio que se reintroduce espontáneamente.

Grado III:

Prolapso externo al defecar que se reintroduce fácilmente con ayuda manual.

Grado IV:

Prolapso externo permanente, de difícil reducción que se reproduce después de su reducción.

SíntomasGrado I:
Prurito anal.
Malestar anal.
Rectorragia.
Escozor anal y humedad local

Grado II III IV:
Prurito anal.
Malestar y dolor anal.
Rectorragia.
Prolapso.

En las hemorroides internas prolapsadas y estranguladas existe dolor continuo y formación voluminosa anal, pese raramente se manifiestan por una trombosis.

Pruebas de diagnósticoTacto rectal:

Es imprescindible tanto para la propia patología como por la necesidad de descartar la existencia de otras lesiones.

Anuscopia:

Indicada para las Hemorroides internas.

Colonoscopia:

Imprescindible para descartar cualquier otra patología rectocolónica antes de instaurar un tratamiento instrumental o quirúrgico hemorroidal.

Medidas higiénico-dietéticas de prevención :

  • Tratar el estreñimiento.
  • Dieta rica en fibra e ingesta de líquidos adecuada.
  • Evitar especias, picantes, alcohol y café
  • Preparados comerciales con suplementos de fibra.
  • Baños de asiento con agua fría o aplicación de hielo con higiene local.
  • Aumento de la actividad física diaria pero evitando los grandes esfuerzos que puedan ocasionar una congestión vascular pélvica (ciclismo, equitación, largos viajes en coche o avión, etc.)
  • Hidroterapia de colon en los casos de estreñimiento y hemorroides (excepto en las crisis agudas).

Con todas estas medidas se consigue la prevención y la disminución del dolor, el prolapso y el sangrado de las hemorroides.

Anuncios