Lucha social y científica para frenar el Alzheimer

21 DE SEPTIEMBRE DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER

Campaña Solidarios con el Alzheimer

Ceafa e Imserso apoyan una plataforma común frente a las demencias para apoyar a las familias y la investigación en el Día Mundial de la patología.

 

 

En España se estima que la prevalencia de las demencias -de las que la más frecuente es el Alzheimer- es del 7 por ciento en las personas mayores de 65 años y del 50 por ciento en los mayores de 85 años. Asimismo, un 10 por ciento de los pacientes tienen menos de 65 años. “Según esto, podemos calcular que 1.127.403 personas en España padecerían Alzheimer y más de 4 millones están sufriendo las consecuencias de la enfermedad”, ha dicho Koldo Aulestia, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y Otras Demencias (Ceafa), a propósito de la presentación de la campaña Solidarios con el Alzheimer, en Madrid, una declaración con la que ya se han implicado más de 300 entidades públicas y cerca de 100 empresas privadas.

La iniciativa, que cuenta con el apoyo de El Corte Inglés y 3M, tiene al escritor Ray Loriga como imagen pública, y quiere visibilizar la patología en la sociedad con el lema La lucha contra el Alzheimer continúa. Haz que este gesto se pegue, para celebrar el Día Mundial del Alzheimer el próximo 21 de septiembre.

Ante el progresivo envejecimiento de la población, Aulestia ha apuntado que es más necesario que nunca elaborar un censo real del Alzheimer en España. “Para diseñar una estrategia de acción tenemos que partir de la realidad y de la incidencia de la patología, y ese será el indicador para saber si estamos ganando la partida”.

Abordaje de la sociedad
Aulestia recuerda que la lucha frente a la enfermedad requiere el compromiso de todos los actores sociales; tanto desde las innovaciones científicas que ralenticen el avance de la enfermedad hasta conseguir su curación, como la implicación de las administraciones y de la sociedad.

No obstante, no debe olvidarse a las familias, “principal red de protección social. Los programas de cuidar al cuidador, de apoyo a las familias, las guías informativas o los programas respiro son fundamentales, ya que lo esencial es la información, la formación y el apoyo a las familias”, ha apuntado César Antón, director general del Imserso.

Aulestia ha remarcado que “estamos ante un problema sociosanitario de primer orden.Hay aspectos en los que la población puede ayudar considerando a la persona por encima del enfermo. La demencia es un tabú: naturalicemos la relación social ante el entorno familiar que sufre las consecuencias, consigamos que la persona con Alzheimer siga con su vida el mayor tiempo posible a través de un envejecimiento activo. Debemos visibilizar la enfermedad de Alzheimer como un problema real y no darle la espalda”.

Abordaje integral
Por tanto, crear un bloque común frente a la patología es la forma más cabal de combatirla, algo que ya se está dibujando en el Grupo Estatal de Demencias, promovido por el Imserso y liderado por el Centro de Referencia Estatal del Alzheimer de Salamanca, en el que están integradas las administraciones, los colegios profesionales, las sociedades científica, la Fundación Reina Sofía, la Fundación Cien y algunas otras. “Este grupo tiene que unir a todos para saber implantar el aspecto sociosanitario y el social. Antes de que acabe el año tenemos que disponer de un plan de trabajo y una hoja de ruta que sirva para saber qué pasos tenemos que dar en el futuro”, ha dicho Antón.

En ello coincide Aulestia, para quien el “grupo es un claro exponente de la multidisciplinariedad que es necesario institucionalizar para garantizar un abordaje integral del Alzheimer”.

Áreas de apoyo a las familias

Ceafa reivindica el apoyo a las familias para minimizar el Alzheimer con acciones para desarrollar servicios y programas sociosanitarios, y estructuras institucionales destinadas a informar, asesorar y ofrecer apoyo psicológico a familias y cuidadores. Pide asimismo que se organicen programas de intervención terapéutica para los pacientes en sus distintas fases, y que se trabaje para mejorar el reconocimiento social de los cuidadores y en la aparición de Unidades de Respiro y residencias específicas. Según Ceafa, también es necesario atender a las áreas de protección jurídica y social de los pacientes, así como permitir excedencias y permisos laborales y medidas fiscales para los cuidadores. En el área sanitaria, también demanda protocolos de detección precoz, servicios asistenciales específicos y coordinación entre niveles y sanitarios, además de promover la investigación básica y la inclusión en los planes de estudios del abordaje integral del Alzheimer.