La gerencia de riesgos y la normativa legal en España

Artículo de : MANUEL MORENO GARCÍA – ACTUARIO DE SEGUROS

Profesional incluido en el Buscador Profesional THESAURO 

 

Empresas cotizadas

El Consejo deberá preocuparse de desarrollar los procesos obligatorios para cumplir con la
normativa legal implantada en España, y asegurar que la política que impregna el modelo de gestión de riesgos del negocio está plenamente incrustada en la cultura de la Organización.

  • La Ley 26/2003 de 17 de julio tiene por objetoreforzar la transparencia de las sociedades anónimas cotizadas. Obliga a publicar un informe de gobierno corporativo que incluye, entre otros, información sobre los sistemas de control de riesgos.
  • La disposición adicional decimoctava de la Ley 24/1988 de 28 de julio, reguladora del Mercado de Valores, incorporada a la Ley 44/2002 de Reforma del Sistema Financiero. Si relacionamos esta disposición -que implica la obligación de implantar Comités de Auditoría en el seno de los Consejos de Administración– con el anterior punto, podemos concluir que hay una responsabilidad legal sobre la implantación de la gestión de riesgos del negocio.

 

El riesgo penal: para todas las empresas
Tras la aparición de la Ley de Transparencia  han aparecido una serie de disposiciones
legislativas que han ido añadiendo más obligaciones sobre las responsabilidades en la
gestión de riesgos en la empresa cotizada o no (las no, está referido al riesgo penal).
  • La Ley31/2014 de 3 de diciembre que modifica la Ley de Sociedades de Capital para la mejora del Gobierno Corporativo. El artículo 529 ter define como facultades del Consejo de Administración, la gestión de riesgos. Esta responsabilidad, a tenor del artículo 529 quaterdecies, estará gestionada por la Comisión de Auditoría.
  • La Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo por la que se modifica el Código Penal. Esta Ley, como indica el apartado III de su preámbulo, introduce una mejora técnica a la Ley Orgánica 5/2010 donde por primera vez en España se contemplaba la regulación de la responsabilidad penal de las personas jurídicas. La mejora técnica consiste en la delimitación del concepto “debido control” que en la anterior Ley no concretaba y dio lugar a importantes dudas interpretativas.
  • A partir del año 2010, los riesgos penales pasan a engrosar la lista de riesgos a tutelar por el Consejo de Administración por sí mismo o a través de la Comisión de Auditoría.

Existe, por tanto, la obligación legal de desarrollar toda la metodología para delimitar el “debido control” de estos riesgos. Es además una condición probatoria para evitar la responsabilidad penal societaria en ciertos casos.

Incompatibilidades de los auditores externos

  • La Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, en su artículo 16 b) punto 5º indica la específica incompatibilidad de los auditores en la prestación de servicios de diseño de procedimientos de control interno y de gestión de riesgos.

No hay límite de tamaño de la empresa para la implantación de esta obligación de
control de riesgos penales.

  • Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en su art 20, apartado 3: para las personas jurídicas de pequeñas dimensiones (balances abreviados), las funciones de supervisión a que se refiere la condición 2.ª del apartado 2 podrán ser asumidas directamente por el órgano de administración. Esta circunstancia no invalida el cumplimiento de los seis requisitos que define el punto 5 del artículo 20.

¿QUEDARÁ DINERO PARA PAGAR MI PENSIÓN DE JUBILACIÓN?

Artículo de: FIDIAS ACTUARIOS

Profesionales incluidos en el Buscador Profesional THESAURO 

Esta es una persistente pregunta que nos formulamos a medida que nos hacemos mayores y que oímos noticias sobre la hucha de las pensiones públicas. Al respecto, Fidias Actuarios pretende facilitar información para que cada uno saque sus propias conclusiones. Realizaremos varios artículos, todos ellos desde el punto de vista de un ACTUARIO (un financiero que incorpora modelos probabilísticos a sus cálculos), y éste es el primero de ellos.

Sabemos que las pensiones contributivas pagadas por la Seguridad Social se basan en las cotizaciones realizadas por los trabajadores y las empresas, y que, por tanto, cuanto más trabajo haya y mejores sean los salarios, mayor será la entrada de aportaciones al sistema. Empezaremos por analizar la evolución del número de cotizantes y dejamos para más adelante el análisis de la cotización en sí, y el efecto de la Reforma Laboral.

Todos hemos oído hablar de un super boom demográfico a finales de los 50 que se extiende hasta finales de los 80. Si a este hecho le añadimos el aumento que se ha producido en la esperanza de vida, todos deducimos que aumentará notoriamente el número de jubilados del sistema en los próximos años. Efectivamente, cuando las personas que ahora tienen treinta y pocos se jubilen no se habrán muerto todos los que ahora tienen cincuenta y tantos años o más y estén jubilados a esa fecha.

Sin entrar en que las pensiones que cobran los nuevos jubilados son más altas que las que venían cobrando los jubilados que fallecen (que puede ser analizado en otro artículo) la literatura económica dice que no deberíamos preocuparnos, si el PIB creciera a una tasa sostenida superior al 3%. Pero, no siendo el caso, uno podría pensar que si no hay niños hoy no habrá suficientes trabajadores en el futuro, y estaríamos al vaivén de las masas migratorias.

A continuación se muestran las pirámides poblacionales españolas en las cuáles se puede observar el envejecimiento que se está produciendo en la población, así como la estimación para este año y para dentro de 5 años.

Leer más …

¿ME CONVIENE AUMENTAR MI BASE DE COTIZACIÓN?

María reyes Pérez Domingo

FIDIAS ACTUARIOS

Incluidos en el Buscador Profesional THESAURO .

Es normal que los autónomos, que consideran la cotización como un gasto más, establezcan la base mínima para realizar sus cotizaciones y se cuestionen aumentarla al cumplir la edad límite para cambiar la base (actualmente de 471 años, que hasta el 31 de diciembre del 2014 era de 50 años) a partir de la cual ya no se puede optar por una base mayor (solo se puede mantener o bajar la base de cotización), y por ello la vida laboral típica del autónomo era cotizar por la base mínima y subir a la máxima inmediatamente antes de cumplir los 50 años.

En este artículo se analiza cómo afectan estas decisiones de modificar la base de cotización a la pensión que finalmente cobrará el autónomo cuando se jubile en el RETA.

Elegir la base de cotización es una decisión relevante para el autónomo, es un coste fijo y continuado, pero asegura el cobro de una prestación u otra. Esta decisión afecta, no solo al autónomo que vaya a cumplir los 47 años, cualquier autónomo se puede preguntar: Dada mi edad actual ¿me interesa modificar mi base de cotización?.

Vamos a poner como ejemplo un individuo real de 57 años, que empezó a trabajar a los 23 años, cuando acabó los estudios universitarios, y se dio de alta en el RETA a los 26 años. A partir de ese momento, cotizó ininterrumpidamente en dicho régimen, y justo antes de cumplir los 50 años, decidió aumentar su Base de Cotización hasta la máxima.

Leer más..

El mes idóneo para jubilarse o La Importancia del Factor I25

María Reyes Pérez Domingo y Ferran Arroyo Vendrell

FIDIAS ACTUARIOS

Profesionales incluidos en el BUSCADOR PROFESIONAL THESAURO 

  1. Introducción

Estábamos esperando que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social nos informase, tal ycomo se indicaba en la Disposición Adicional (D.A.) vigésimo sexta de la Ley 27/2011, sobre cómo sería la pensión de la Seguridad Social. A tenor de dicha D.A. todo trabajador mayor de 50 años con derecho a pensión pública iba a recibir una carta, antes de finalizar el año 2014, en la que se incorporaba un informe individualizado con una simulación de la pensión pública que le correspondería en el momento de jubilarse. A la vista de dicha información, el trabajador podría diseñar un esquema de ahorro/jubilación. Sin embargo, no sabemos cuándo se iniciará este proceso.

La pensión de la Seguridad Social depende de varios factores:

  • De los años cotizados
  • De la Base Reguladora, es decir, de las bases de cotización, y, por tanto, de la evolución salarial del trabajador, y de las políticas económicas con respecto a las bases de cotización máximas y mínimas[1].
  • De la evolución del I.P.C.

[1] Para el  88,5% de la población, según datos del I.N.E. las bases de cotización coinciden con su salario.

Leer artículo completo:   http://www.thesauro.com/imagenes/articulo-34756.pdf

El FEI (Factor de Equidad Intergeneracional)

27/06/2013 | María Reyes Pérez Domingo | Actuaria. Fidias Actuarios S.L.P.

www.actuariosbarcelona.com
Queridos amigos, estamos trabajando con el informe del comité de expertos sobre el factor de sostenibilidad del sistema público de pensiones, y hemos empezado por el principio (como se aconseja).
En el diseño del factor de sostenibilidad se pretende actuar sobre las nuevas pensiones que se produzcan, pero también sobre la evolución que sufran a futuro todas las pensiones, actuales y nuevas .

Después de un largo   bla, bla, bla , sobre el gran boom demográfico observado desde finales
de los 50 hasta mediados de los 70, el cuál provocará una fuerte incorporación de jubilados
al número de pensionistas, se pasa a tratar el tema del aumento de la esperanza de vida de la
población, para concluir con que se cobrarán más pensiones y durante más tiempo, y salvo
que se ponga remedio, se alcanzará una situación en que no habrá dinero para pagar las
pensiones. Por este motivo debe corregirse el actual sistema de pensiones.
En el diseño del factor de sostenibilidad se pretende actuar sobre las nuevas pensiones que se produzcan, pero también sobre la evolución que sufran a futuro todas las pensiones, actuales y nuevas.

Para enderezar estos dos aspectos se introducen dos factores: el FEI, que interviene al establecer la cuantía inicial de la pensión; y el FRA que fija la evolución futura de la pensión.
Estos factores son:
– Factor de Equidad Intergeneracional (FEI)
– Factor de Revalorización Anual (FRA)
El FEI pretende proteger al sistema de pensiones de la mayor longevidad
esperada para los futuros jubilados. La propuesta es multiplicar la pensión inicial de la Seguridad Social, que se alcanzaría con la legislación vigente en cada momento, por el cociente entre la esperanza de vida del actual jubilado con respecto a la esperanza de vida del futuro(nuevo) jubilado, ambos con la misma edad de jubilación.

Este cociente es el factor FEI (=esperanza de vida del jubilado actual/esperanza de vida del nuevo jubilado).
He utilizado mis datos como conejillo de indias. El cálculo es aproximado, ya que seguramente, antes de que me jubile, cambiarán las tablas demográficas que permiten calcular las esperanzas de vida.
Hace tan sólo dos años, en el año 2011, la edad normal, ordinaria de jubilación era 65 años. En solo dos años me han aumentado la edad de jubilación a 67 años, y además me han añadido una penalización porque se espera que  viva más que las mujeres que nacieron antes que yo.
Una mujer que se jubila actualmente con 65 años tiene una esperanza de vida de 26,76 años (Tablas PERMF2000P, tablas demográficas española), y pasa a ser de 24,71 años si lo hace a los 67 años.
Cuando yo cumpla los 67 años, la esperanza de vida de todas las mujeres de mi edad será de 26,42 años. La relación entre la esperanza de vida ahora con respecto a la esperanza de vida que habrá entonces es el valor FEI que deberé soportar. Por tanto, mi pensión inicial deberá multiplicarse por un FEI, que toma el valor 0,935 (=24,71/26,42), es decir, pierdo casi un 7% de pensión para siempre.
Si yo quisiera mantener un nivel similar al que tiene un nuevo jubilado en el año 2013, es decir, con un FEI igual a 1, debería jubilarme entre los 68 y 69 años.
Por lo tanto, en solo dos años (2011-2013) han conseguido modificar mi expectativa de jubilación en 4 años, pasar de los 65 años ha jubilarme a los 69 años, para mantener una situación   ceteris paribus .
Si yo tuviera ahora 40 años, el FEI que me aplicarían en su día es del 0,89, habría perdido más de un 10%, y debería jubilarme a los 70 años si quisiera mantener un FEI igual a 1.
Se quiere decir con estos ejemplos, que nos jubilaremos más tarde de los 67 años, salvo que estemos dispuestos a renunciar a un importante porcentaje de nuestra pensión inicial.