El ciclo de puesta de la gallina ponedora

Las gallinas ponedoras llegan a las instalaciones de puesta aproximadamente a las 17 semanas de vida, ya que el ciclo de puesta de las mismas empieza en la semana 18 que es cuando la gallina empieza la ovulación y empieza a poner huevos. 

De acuerdo a la gráfica, a los 2.5 meses de estar en la nave alcanza el pico en el ciclo de puesta con un índice del 80-85% como podéis ver en la gráfica siguiente

Gráfico del ciclo de puesta de una gallina ponedora

En el eje vertical se muestra el índice de puesta expresado en porcentaje de huevos puestos y en el eje horizontal la edad de la gallina expresado en meses.

Momentos críticos en el ciclo de puesta

De acuerdo con el artículo redactado por Joan Fuster Monzo, Jefe de productor Avicultura Nanta, el periodo más crítico para la gallina ponedora se encuentra en el momento que arranca el ciclo de puesta. A partir de ese momento la gallina tiene que afrontar la producción de huevo y al mismo tiempo completar su desarrollo corporal que no finaliza hasta aproximadamente la semana 32.

Y los dos requisitos que son innegociables durante este periodo de arranque-pico de puesta son:

  • Que la gallina siempre incremente su peso corporal durante este periodo
  • Que la gallina llegue al pico de puesta con su peso corporal estándar o superior

Estos dos requisitos son imprescindibles, pues de lo contrario se estaría produciendo un grado de descalcificación temprana en las ponedoras que, aunque en muchos casos pasará desapercibida, nos pasará factura posteriormente con peores producciones y peor calidad de cáscara.

Esto tiene relación con las reservas de hueso cortical o estructural de la gallina porque es este hueso cortical el que es realmente importante para la gallina e incluso es el que decide si la gallina seguir poniendo huevos o tiene que hacer una pausa en su ciclo de puesta para recalcificarse. La explicación fisiológica de este proceso es muy sencilla y tiene que ver con el nivel de estrógenos que tiene la gallina en cada momento. El hueso cortical se forma durante la recría y aproximadamente dos semanas antes de la puesta del primer huevo, la gallina incrementa sus niveles de estrógenos provocando que comience la formación del hueso medular y el arranque en puesta.

A partir de este momento la gallina mantendrá altos los niveles de estrógenos y como consecuencia de ello, habrá puesta diaria de huevos y habrá una regeneración diaria del hueso medular, pero nunca se va a poder regenerar ese hueso cortical perdido durante esa descalcifiación temprana mientras la gallina esté en producción. Para recuperar ese hueso cortical de una gallina tenemos que pagar un alto precio: que deje de poner.

Este entrada en el blog está basado en el artículo ¿Cómo lograr la persistencia del pico de puesta en las ponedoras? de Joan Fuster Monzo.

 

Artículo facilitado por:  CALIDAD AGROAMBIENTAL, S.L. profesionales incluidos en el buscador profesional Thesauro 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s