El peligro de someterse a dietas no supervisadas por un especialista

37088702_m

Artículo de: CLÍNICA PÉREZ BURILLO medicina estética Tarragona , profesionales incluidos en el Buscador Profesional THESAURO 

A todos nos gusta estar en forma,  con nuestro peso adecuado y vernos bien. Eso sí, para alcanzar estas metas hemos de usar la cabeza para no cometer ninguna tontería y sobre todo no someternos a ninguna dieta estricta por nuestra cuenta, sin  ser supervisados por ningún especialista.

Así por ejemplo, la denominada operación bikini tiene efectos muy negativos en la salud y no sólo eso, sino que  provoca un efecto rebote en el peso. Nos pensamos que por el simple hecho de acercarse o llegar el verano, perderemos peso dejando de comer o comiendo poco, pero es que esa nunca es la solución.

Y es que en este tipo de dietas,  muchas veces se eliminan alimentos con importantes beneficios nutricionales como son los cereales, las legumbres o los lácteos, para así perder peso bruscamente, pudiendo aparecer deficiencias de vitaminas y minerales. Para perderlo debemos controlar muy bien lo que comer y lo que no para aportar beneficios a nuestro cuerpo y sus cantidades.

Os recordamos que para adelgazar de forma saludable y efectiva lo correcto es ponerse en manos de endocrinos, nutricionistas y especialistas. Si queréis perder peso, pero de forma controlada, nosotros os ayudamos, ya que estamos especializados en tratamientos dietéticos para el control de peso.

Anuncios

La obligación asegurada con hipoteca

Artículo de María Dolores García Sánchez , abogada en Palma de Mallorca , incluida en la Guía Española de la Abogacía y el Buscador Judicial Thesauro 

Resultado de imagen de derecho a la vivienda

La hipoteca puede definirse como un derecho real que grava bienes inmuebles, sujetándolos a responder de una obligación.

Esta definición se extrae de lo dispuesto en los artículos 1876 C.c.

Art. 1876 C.c. La hipoteca sujeta directamente e inmediatamente los bienes sobre que se impone, cualquiera que sea su poseedor, al cumplimiento de la obligación para cuya seguridad fue constituida.

Roca Sastre define la hipoteca como el derecho real de realización de valor, en función de garantía de una obligación pecuniaria, de carácter accesorio e indivisible, de constitución registral, que recae directamente sobre bienes inmuebles ajenos y enajenables que permanecen en la posesión del propietario.

José María Chico Ortiz, destaca cuatro puntos fundamentales de la hipoteca. Los caracteres que la identifican, las clases admitidas de hipoteca, sus elementos y los efectos que produce.

En cuanto a los caracteres:

1º La hipoteca es un derecho real inmobiliario.

2º Es un derecho de realización de valor. Artículo 1858 C.c., vencida la obligación principal puede ser enajenado el bien hipotecado para pagar al acreedor.

3º Es un derecho establecido en función de garantía del cumplimiento de una obligación dineraria, aunque conforme al art. 1861 C.c. puede garantizar toda clase de obligaciones, como también establece el artículo 105 de la Ley Hipotecaria.

4º La hipoteca es de carácter accesorio, el artículo 1857 C.c. establece que se constituya para garantizar el cumplimiento de una obligación principal, y el artículo 1528 C.c. en relación con el art. 149 LH, establece que la venta o cesión de un crédito comprende la de todos los derechos accesorios, como la fianza, hipoteca, prenda o privilegio.

5º La indivisibilidad de la hipoteca. Tanto lo que respecta al crédito, ya que la hipoteca subsiste mientras exista parte del crédito, y por lo que respecta a los bienes que integran la garantía, mientras no sea cancelada la hipoteca, subsiste sobre la totalidad de los bienes hipotecados, aunque se reduzca la obligación y sobre cualquiera parte de los bienes que se conserven, aunque la restante haya desaparecido.

6º La inscripción constitutiva. Artículo 1875 C.c., se exige que el documento en que se constituya la hipoteca sea inscrito en el Registro de la Propiedad.

7º La hipoteca recae sobre bienes ajenos o enajenables. Los bienes han de ser inmuebles.

8º No es preciso el desplazamiento de la posesión.

Clasificación de las hipotecas, según distintos criterios de clasificación.

1. Por su origen pueden ser voluntarias o legales.
Las hipotecas voluntarias son constituidas por las partes o impuestas por disposición del dueño de los bienes sobre los que se establecen y sólo podrán constituirlas las personas que señala la ley.
Las hipotecas legales son aquellas que están expresamente admitidas en las leyes con tal carácter. Artículos 138 y 158 LH.

2. Por la forma pueden ser expresas o tácitas.
Las hipotecas tácitas no existen, quedando como reminiscencia los créditos privilegiados. La hipoteca es necesaria que sea expresa para su validez, pactada en documento público e inscrita en el Registro de la Propiedad.

3. Por el objeto pueden ser generales o especiales.
Las hipotecas generales tampoco existen y se referirían a la afección de todos los bienes del deudor. Sólo existen las hipotecas especiales, que afectan a algún o algunos bienes del deudor.

4. Por su contenido las hipotecas pueden ser ordinarias o de seguridad. La hipoteca ordinaria o de tráfico sigue la normativa general, mientras que la hipoteca de seguridad es la que garantiza una obligación de existencia dudosa o indeterminada por lo que la fe
pública registral sólo cubre la garantía real, mientras que la existencia y particularidades del crédito deberá probarse, en el momento oportuno, por medios extra-registrales lo que obliga a establecer un máximo de responsabilidad.
También pueden ser hipotecas de capital o de renta, según garanticen una obligación de cumplimiento unitario o de hacer pagos o prestaciones periódicas. Artículo 157 LH.

5. Por los efectos pueden ser comunes o privilegiadas.
Las privilegiadas son las hipotecas tácitas anteriormente reseñadas.

6. Por su régimen y normas legales pueden las hipotecas ser normales o excepcionales. Son excepcionales aquellas que se apartan de la norma general como la hipoteca en garantía de títulos transmisibles o al portador, la constituida en garantía de cuentas de crédito.

7. Hay otras modalidades de hipoteca cuando existe el llamado pacto de limitación de la responsabilidad al importe de los bienes hipotecados, así como la hipoteca con cláusula de estabilización de valor, la hipoteca en la que se establece el pacto en el que el adquirente de la finca hipotecada asume la deuda o aquella en la que existe descuento
o retención del precio de la venta, que son estudiadas en la Ley Hipotecaria y su Reglamento.
Los elementos en los que interviene la constitución de la hipoteca, son elementos personales, reales y formales.
Los elementos personales son el deudor y el acreedor. El deudor constituye sobre sus bienes la garantía hipotecaria, aunque también puede ser constituida por persona distinta al deudor.
Los elementos reales que pueden ser hipotecados son los inmuebles o derechos reales enajenables con arreglo a las leyes, impuestos sobre bienes de aquella clase, así lo establece el artículo 1874 C.c. El artículo 107 LH enumera los derechos reales susceptibles de hipoteca, entre los que se encuentran el usufructo, el derecho de superficie, las concesiones administrativas, etc..

Los elementos formales están referidos a que la hipoteca tiene que otorgarse en documento público e inscribirse en el Registro de la Propiedad para su válida constitución.

Los efectos de la hipoteca. Son los de garantizar el cumplimiento de la obligación para el caso de incumplimiento del deudor, el acreedor puede ejercitar las acciones legales correspondientes para satisfacer su crédito.

BATALLA CONTRA LA MEDICINA ALTERNATIVA

Artículo de : GP-GRUP , peritos judiciales en toda España, incluidos en el buscador judicial Thesauro

Peritos Judiciales GP-Grup

mala praxis medicina alternativa

Los médicos están en pie de guerra y quieren combatir la proliferación de la medicina alternativa y su mala praxis, especialmente, para tratar enfermedades como el cáncer. En este contexto, el Consell de Col·legis de Metges de Cataluña(CCMC) alertó recientemente que ofrecer terapias no convencionales o pseudocientíficas por parte de profesionales de la salud puede acarrear desde sanciones hasta inhabilitaciones.

Esto se debe porque utilizar estos tratamientos puede comportar una mala praxis por parte del profesional. Primero, porque generaran falsas expectativas a los pacientes. Segundo, porque aunque estos medicamentos se anuncien como inocuos pueden conllevar intoxicaciones o efectos adversos al tratamiento del cáncer.

El incremento de la aplicación de estos métodos alternativos, han llevado a la Sociedad Catalano-Balerar de Oncología y a la Sociedad Catalano-Balear de Cuidados Paliativos a elaborar un informe en el cual se explica cómo se deben de tratar las enfermedades oncológicas y porque se deben evitar estos tratamientos pseudocientíficos. Aun así, apunta que se pueden aplicar algunas de estas terapias como la musicología o la homeopatía, pero éstas deben ser siempre un acompañamiento del tratamiento principal.

El presidente del CCMC, Jaume Padrós, resaltó recientemente que esta entidad ha abierto cinco expedientes a profesionales médicos por ofrecer estos métodos no convencionales, así como ha inhabilitado a un profesional y a otra persona que no es médico.

Precisamente, a mediados de junio el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) inhabilitó a un médico que ofrecía terapias alternativas a sus pacientes. En concreto, subministró una terapia que se llama agua de luz a un enfermo con melanoma en fase terminal. El doctor esparcía este líquido sobre el cuerpo del paciente, a quien también aplicaba otros métodos como rejuvenecimientos, magnetoterapias o limpiezas arteriales. El enfermo, que estaba en una avanzada fase, acabó muriendo.

Es por todo ello, que el COMB procedió a inhabilitar durante un año y medio al doctor, ya que considera que las actuaciones han sido “gravísimas”, además que ha perpetrado “un engaño moral y una estafa económica” al paciente.

No obstante, pese a la decisión del COMB, el médico recurrió la sanción y, de momento, sigue tratando a personas en su clínica privada.

El Colegio, por eso, expone que seguirá combatiendo estas malas praxis médicas que son un engaño para el paciente.

 

La diferencia entre los gastos y las costas del proceso

Artículo de: María Dolores García Sánchez , abogada Palma de Mallorca, incluida en el Buscador Judicial Thesauro y en la Guía Española de la Abogacía y Periciales.

El incumplimiento del deudor de la obligación lleva aparejada gastos y
costas del proceso.
Por gastos entendemos toda cantidad que una persona debe pagar por la
contraprestación de un artículo o un servicio. Por ejemplo, el envío de un
burofax, un requerimiento notarial, serían gastos extrajudiciales, pero estos
gastos, también pueden ser judiciales.
Por costas del proceso entendemos los gastos que se tienen que abonar y
que son inherentes al proceso. Por ejemplo, los honorarios de abogados,
procuradores, peritos.
El artículo 241 de ley de Enjuiciamiento Civil, define lo que son gastos y
costas del proceso.
Así, se considerarán gastos del proceso aquellos desembolsos que tengan su
origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso.
Siendo que cuando se habla de costas, se refiere a:
1º Honorarios de la defensa y representación técnica cuando sea preceptiva.
2º Inserción de anuncios o edictos que de forma obligada deban publicarse
en el curso del proceso.
3º Depósitos necesarios para la presentación de recursos.
4º Derechos de peritos y demás abonos que tengan que realizarse a
personas que hayan intervenido en el proceso.
5º Copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos análogos que
hayan de solicitarse conforme a la ley, salvo los que se reclamen por el
tribunal a registros y protocolos públicos, que serán gratuitos.
6º Derechos de arancelarios que deban abonarse como consecuencia de
actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso.
7º La tasa para ejercicio de la potestad jurisdiccional, cuando sea
preceptiva. No se incluirá en las costas del proceso el importe de la tasa
abonada en los procesos de ejecución de las hipotecas constituidas para la
adquisición de vivienda habitual. Tampoco se incluirá en los demás
procesos de ejecución derivados de dichos préstamos o créditos
hipotecarios cuando se dirijan contra el propio ejecutado o contra sus
avalistas.
Los titulares de crédito derivados de actuaciones procesales podrán
reclamarlos de la parte o partes que deban satisfacerlos sin esperar a que el
proceso finalice y con independencia del eventual pronunciamiento sobre
costas que en éste recaiga.
La reclamación de pago por el incumplimiento bien sea extrajudicial o
judicial, sin duda comporta gastos.
Entenderemos como gastos extrajudiciales, las notificaciones y
requerimientos de pago mediante los que se intimida al deudor para el
cumplimiento del pago.
Y entenderemos como gastos judiciales, todos aquellos que se generen
como consecuencia del inicio del procedimiento judicial, incluidos los de
los profesionales intervinientes para la obtención de la satisfacción del
cumplimiento de la obligación.
En este apartado tenemos que atender a lo dispuesto en el artículo 1168 del
Código civil y en los artículos 394 a 398 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Artículo 1168 C.c. Los gastos extrajudiciales que ocasione el pago serán de
cuenta del deudor. Respecto de los judiciales, decidirá el Tribunal con
arreglo a la ley de enjuiciamiento civil.
Por tanto, los gastos que se efectúen por el acreedor para satisfacer su
crédito tendrán que ser abonados por el deudor, pues en caso contrario, el
acreedor si tuviera que asumir el pago de esos gastos, recibiría una cantidad
menor de la que realmente consistiría la obligación.
Las costas son los gastos consecuencia del procedimiento judicial que se
impondrán según lo preceptuado en los artículos 394 y siguientes de la Ley
de Enjuiciamiento Civil.