Los estudios científicos en el ámbito forense.

https://www.blogger.com/static/v1/jsbin/4135384701-ieretrofit.js
Investigación Pericial y Forense: Los estudios científicos en el ámbito forense.

Hace poco cayó en nuestras manos el nº 391 de la revista “National Geographic” edición española. En su portada podía leerse “La ciencia forense a examen“. Lógicamente, leímos el artículo con el mayor detenimiento posible, y lejos de querer destripar el grosso del mismo, únicamente haremos mención a las conclusiones.
En ellas, básicamente, se extraía la información de que no existían informes o estudios científicos que validaran las tesis que la mayoría de los profesionales de la Justicia, la investigación y público general daban por buenas, por plausibles y sobradamente demostradas. Y más preocupante era cuando la gran mayoría del artículo se centraba en las especialidades de la Biología Forense, concretamente la Dactiloscopia y el análisis de ADN, dos de las especialidades tenidas por los antes mencionados como tremendamente objetivas y carentes de fallo alguno.
Esto nos hizo reflexionar sobre la base científica de las especialidades forenses y la necesidad imperante e imperiosa de realizar estudios científicos validados y publicados. No únicamente con el fin de dar publicidad a sus autores, sino con el objetivo de que otros científicos puedan repetir el estudio y obtengan el mismo resultado, verdadera finalidad de las publicaciones científicas y alma mater del método científico.
A lo largo de nuestra profesión hemos podido comprobar la, a veces demasiada, bibliografía que existe sobre algunas temáticas y el poco rigor científico en las que basan sus afirmaciones. Póngase un ejemplo.
Son muchos los libros forenses que inundan nuestras estanterías, y en muchas ocasiones hemos leído una afirmación en la cual se nos asegura que dichos resultados vienen avalados por estudios científicos, y se suelen quedar ahí. Y cuando mencionan el estudio, suele coincidir con los propios autores del libro, cosa normal en el mundo académico, pero la verdad, es que suele ser difícil o imposible encontrar publicado dicho estudio.
Este tipo de casos suelen darse, sobre todo, en técnicas proyectivas forenses, como es el caso de la Grafología. Denostada, y no sin razón, por el sector Judicial. No existen estudios académicos serios sobre la temática y esto resulta nefasto, primero para la utilización práctica de la misma y segundo para la expansión, en este caso, de la Grafología.
Otro inmenso problema, el cual suele ir estrechamente unido con el primero, es la falta de profesionalidad y metodología científica de los estudios. Estos suelen carecer de una buena metodología, utilizando muestras que no son representativas, en multitud de ocasiones aleatorias, sin utilizar una metodología protocolarizada, produciendo multitud de sesgos,… Y normalmente, y desgraciadamente, ambos problemas suelen ir unidos. La falta de ambición por realizar estudios forenses suele llevar a que, cuando se realizan, quede impresa una metodología poco clara y clarificadora, con un uso poco estricto del método científico. Y esto suele deberse a que el mismo forense que realiza de manera práctica la implantación técnica de la especialidad suele también ser el autor de la investigación académica y ser, por ejemplo, Perito Judicial, no siempre otorga la capacidad para realizar estudios académicos e investigaciones científicas.
Es por ello que, en la ciencia forense es harto importante para el buen funcionamiento y desarrollo de la misma dividirla en dos vertientes bien diferenciadas y transversales entre ellas. Por un lado la investigación académica o teórica, y por otro la investigación práctica o de campo.
La investigación académica forense se encargaría de realizar estudios, comprobando premisas, utilizando metodología científica, que pueda ser validada, para posteriormente poder aplicar dichas técnicas, estudios,… por parte de investigadores de campo (investigación práctica). Debe existir una diferencia cuali y cuantitativa entre ambos conceptos. La investigación forense académica debe ser llevada a cabo por instituciones y profesionales capaces de lograr estudios científicos de la más alta calidad en las diferentes especialidades (Universidades, Instituciones Públicas y Privadas,…) para que, después, puedan ser aplicadas a nivel práctico por los profesionales de campo.
Solamente así se conseguirá un avance objetivo en la ciencia forense, lógicamente debe existir retroalimentación por ambas partes, pero cada uno debe jugar “su papel”, ya que si estos no están claramente definidos, el riesgo de caer en errores es altísimo. Al fin y al cabo, se trata de que la investigación académico lleve a cabo investigaciones deductivas, para que la investigación práctica desarrolle métodología inductiva.
Es por ello que queremos desde aquí reivindicar un aumento de estudios científicos serios, objetivos, válidos y validables que ayuden a que la ciencia forense en su aplicación práctica mejore y aumente, ya que esto no es solo beneficioso para los profesionales, sino para la sociedad en general.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s