Más bienes, por favor

Reflexiones desde la psicología sobre temas clínicos y sociales

Podíamos cambiar en la canción de Aute donde dice  “Cine, cine, cine, más cine, por favor…” cine porbienes y eso sería un fiel reflejo del principal afán de la vida en occidente y, cada vez más, en el resto del mundo. Quizás me equivoque, pero cada vez que oigo las noticias, casi diarias, sobre un nuevo caso de corrupción, y de las que ya hasta el papa se hace eco, aunque lo haga sin rascar apenas superficialmente en las que interesan, afectan, a la Iglesia, incluidas las noticias que se refieren a esos terroristas que mercadean con la droga, los diamantes o las mujeres para mejor servir a su dios, cada vez que las oigo, me reafirmo en la idea de que una de las claves fundamentales para entender las brutales diferencias entre los seres humanos y las injusticias constantes que se cometen es el uso que hacemos de los bienes, bienes cuya producción es lo que siempre ha vendido el capitalismo como la piedra angular del progreso. Los bienes, a partir de cierto nivel, solo están destinados a esa acumulación, tan triste como obscena, o a la adquisición de ese tipo de posesiones que tienen como único fin marcar la “categoría” social, es decir, “lo que me diferencia de vosotros es que tengo más bienes, más riquezas” y la ostentación más ruin de las mismas. Si, además, muchos de los que llegan a atesorar fortunas lo hacen faltando a la ley del modo más mezquino, se verá que esos bienes no pueden ser sino pura basura, por más que mansiones, yates, trajes o perfumes traten de disimularlo.

Pero no solo me refiero a los bienes materiales. También el cuerpo es, cada vez más, convertido en un bien que, en demasiadas ocasiones, esclaviza. Es el caso de la anorexia, por ejemplo, o de los que se dedican a sacar músculos como único fin en su vida. Es también, como decía una paciente, la búsqueda de la satisfacción que se obtiene incluso al realizar rituales compulsivos, propios del trastorno obsesivo-compulsivo. O, por supuesto, todos los que convierten la búsqueda y consumo de sustancias químicas, legales o no, en su único bien. Es decir, todos esos comportamientos que conducen a considerar un bien como algo esencial para su vida, aunque termine yendo claramente en contra de su bienestar.-

No menos obscena que la acumulación o atadura a un bien es la admiración o envidia que suelen producir en los que no tienen esos bienes, en este caso sobre todo los materiales. Hoy, como en toda la historia que nos precede, nos dejamos explotar, cuando no robar o saquear, por los mismos a los que luego salimos a la calle a aplaudir y a admirar recubiertos de sus joyas, sus vestidos, su aire de superioridad o su capacidad de derroche.

Mientras no dejemos de buscar en la posesión de bienes, en su mayor parte absurdos y de simple representación social, el complemento a nuestro ser, a nuestras faltas y carencias, nunca nos aproximaremos, no ya a la justicia más elemental, sino a la más esencial felicidad. Mucho menos podremos ocuparnos de mejorar las condiciones de vida de aquellos a los que les falta el más esencial de los bienes, la comida o el abrigo.

Lo peor de los bienes es que nos aíslan en nuestro empeño en conseguirlos cerrando los ojos a las carencias ajenas, sin esa tan mentada empatía que, como se suele emplear, es pura falacia, y en contra de esa pretendida fuerza de lo social en las llamadas redes sociales y que son más redes que nos atrapan como a peces que, juntos, esperan que el tiburón se coma a los otros, que sociales.

Quizás mientras escribo mi mente me lleve a ese coche lujoso que me gustaría conducir o ese móvil último modelo que imagino me va a quitar las ganas de tirar a la basura ese chisme maldito que ha logrado invadir todos los ámbitos de nuestra vida y ser el elemento que más interrumpe nuestras tareas o descansos. Trabajar sin que suene por cualquier nimiedad es ya un imposible; leer en el metro o el autobús sin escuchar lo que ha comido el niño, la poca consideración del novio, el diario de un día de trabajo o los planes del fin de semana que a nadie importan es ya mi principal anhelo. Mantener una conversación en la comida o paseando o en cualquier sitio sin que un mensaje obligue a alguien a mirar el móvil y descuidar lo que se está hablando es la norma. Pero, eso es verdad, puedes hacer fotos sin parar, buscar un restaurante o la cartelera del cine y hasta preocuparte del tiempo que va a hacer como si tuvieras trigo plantado. En ese coche anhelando, además, sirve de GPS para que ya no puedas perderte y descubrir un pueblo perdido. Menos aún ejercitar la memoria porque el camino ya te lo marca el móvil y te ofrece los números sin que hayas de recordarlos. Quizás piense en viajar en avión a ser el turista número treinta millones que fotografía el mismo monumento o el mismo ambiente de pobreza que me hace desear volver corriendo a casa para no pensar demasiado en lo que me he encontrado. Pero tal vez tanta foto logre volverme ciego a la pobreza, la enfermedad o la muerte ajena.

Lo último es hacer cualquier gilipollez y subirla a YouTube para admiración del resto de los humanos. Hasta los terroristas, tan atados a la Palabra que prohíbe las imágenes, graban sus barbaridades para que todas las podamos ver a través del móvil o el ordenador.

Por supuesto, si yo llamo a este blog “Sin fórmulas de la felicidad”, es porque eso supone que yo no puedo saber si alguien puede ser feliz acumulando bienes o teniendo el último modelo de móvil, pero al menos puedo asegurar que no hay acumulación de uno sin explotación de otros; que no hay progreso que alcance a todos los seres humanos, porque, hasta ahora, ese progreso se apoya en el empobrecimiento de países enteros.

Publicado por Emiliano de la Cruz García psicólogo y perito , integrante de PSICOLEY  , y miembro del Buscador Profesional Thesauro .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s