Pablo tras su letra

Luis Saavedra

Firmole ayer don Pablo un libro dedicado a don Pedro y pareciome oportuno que ustedes conociesen qué persona se esconde tras el personaje. Un hombre tan dedicador de libros, el primer español que renuncia a una Vicepresidencia del Gobierno sin tenerla, el macho Alfa por definición, el destripaerrejones en suma.

Eché mano de mi amigo Luis Saavedra del Río, vinculado a Lugo por vía matrimonial, grafólogo, perito calígrafo, biólogo y mediador, que me remitió el preceptivo informe, cuyo resumen dice lo que sigue:

“Es una persona muy observadora, con una cierta dosis de autocrítica. Es capaz de penetrar con suma agudeza y astucia en los pensamientos de los demás. Es independiente en sus ideas y en su relación con los demás. Multiplicidad de ideas, capacidad para adivinar las cosas al primer golpe de vista, sin razonar previamente. Tendencia a romper la relación en las crisis de conveniencia y de colaboración. Falta de adaptación. Es independiente de criterio y difícilmente se dejará influir por razones ajenas. Una persona orgullosa, un poco pedante, en relación a sus propia capacidad mental. Capacidad de ir a la esencia de las cosas, dejando de lado todo lo accesorio que pudiera perturbarle. Fortísimo sentido conceptual del mando. Esencialidad en la acción, mirando con precisión y sin dispersión a los propios fines. Tiene muy buena visión de las consecuencias de sus actos, a la hora de actuar o de tomar decisiones. Visión mental de las cosas en un amplio marco. Prudencia. Angustia, por la hiperautocrítica. Cesión de los sentimientos propios en favor a los demás. Derrocha sus cualidades intelectuales y su energía sin sanos criterios. Hace promesas con ligereza y puede tomar elecciones insensatas. Hace propuestas sin ponderarlas de modo adecuado, para luego retractarse, no le importa parecer incoherente…”

Características grafológicas principales de D. Pablo Iglesias

El presente análisis tiene como base la nota manuscrita aportada y el resultado obtenido refleja el estado personal en el momento de elaboración de la misma. Otras anotaciones que pudieran aparecer servirían para matizar o modificar el presente análisis grafológico.

Aunque no se puede apreciar el tamaño real de la nota recibida, aspecto este importante en la valoración grafológica, se deduce, por el contexto de la nota, que las letras son de pequeño tamaño. Esta característica unida a otras que aparecen en el escrito, nos indican que es una persona muy observadora, también con una cierta dosis de autocrítica.

Esa capacidad de observación se extiende a la observación de la psique humana, es capaz de penetrar con suma agudeza y astucia en los pensamientos de los demás, grafológicamente se llama escritura decreciente, gladiolada o ensiforme (Matilde Ras). Consiste en un adelgazamiento progresivo en el tamaño de las letras que componen la palabra de principio a fin, véase por ejemplo la palabra “abrazo”.

Es independiente en sus ideas y en su relación con los demás, la escritura separa las letras unas de otras, es la denominada escritura “Yuxtapuesta”. Se traduce en el carácter general en discontinuidad. Multiplicidad de ideas, capacidad para adivinar las cosas al primer golpe de vista, sin razonar previamente. Tendencia a romper la relación en las crisis de conveniencia y de colaboración. Falta de adaptación. Es independiente de criterio y difícilmente se dejará influir por razones ajenas. Unido a la escritura pequeña obtenemos una persona orgullosa, un poco pedante, en relación a su propia capacidad mental.

La escritura es “simplificada” en los rasgos que la componen, unida a la letra pequeña, se traduce en su capacidad de ir a la esencia de las cosas, dejando de lado todo lo accesorio que pudiera perturbarle. Fortísimo sentido conceptual del mando. Esencialidad en la acción, mirando con precisión y sin dispersión a los propios fines.

Tiene muy buena visión de las consecuencias de sus actos, a la hora de actuar o de tomar decisiones. Visión mental de las cosas en un amplio marco. Prudencia. También aquí vemos realismo conceptual en el mando. Todo esto podemos verlo grafológicamente en la “distancia entre palabras”, quedando éstas muy separadas entre ellas. Aunque esa separación tan amplia unida a otros rasgos grafológicos que aparecen en la nota nos indica angustia, entre otras razones por la excesiva autocrítica.

La distancia amplia entre letras nos hace referencia a la generosidad o expansión del sentimiento, cada letra representa al “yo”, la distancia amplia entre letras nos indica entre otras cosas cesión de los sentimientos propios en favor a los demás. Derrocha sus cualidades intelectuales y su energía sin sanos criterios. Hace promesas con ligereza y puede tomar elecciones insensatas. Hace propuestas sin ponderarlas de modo adecuado, para luego retractarse, no le importa parecer incoherente. Nos indica también un verbo abundante, el pronunciamiento de juicios con superficialidad sin tener en cuenta los principios morales. Se recupera pronto después de los fracasos sufridos.

Las letras que esporádicamente resultan adosadas, pegadas entre sí, apareciendo en la escritura de pequeño tamaño, nos dicen que la persona se alarma en exceso ante las posibles contingencias o avatares que se encuentre en su camino, en consecuencia de ello puede abatirse en exceso y ceder ante esas situaciones adversas que sólo son posibles, dándolas como seguras y en consecuencia perdidas de antemano, cediendo en su lucha.

La escritura y firma ascendentes nos indican el positivismo en la acción, incluso en exceso, es utópico, ya que se trata de escritura muy ascendente. Esto se ve aminorado porque es una persona afectiva (óvalos abiertos por su parte superior) y tiene buena visión de las consecuencias de sus actos (escritura amplia entre palabras).

Los óvalos abiertos por su parte superior nos dan a conocer el carácter abierto de la persona, se podría decir que se trata de ternura idealista, el carácter abierto queda suavizado por la construcción en arco de las letras “m” y “n”, que nos indican una cierta reserva.

La desigualdad en la base la altura de las letras, es signo de impetuosidad, nerviosismo, cambios bruscos, tanto en la acción como en el sentimiento. Vivacidad al exponer las propias ideas, es inflexible al pasar de las premisas a las conclusiones. Indica también gusto por la música.

Escritura de letras con palotes que se prolongan en exceso, nos dice que la persona tiene un orgullo personal y social elevado.

Las desigualdades de distancias que aparecen en las letras de la firma dentro de cada palabra, (excesiva separación de las letras), nos indican, unido a otros rasgos grafológicos, la timidez de la persona.

La rúbrica sencilla que subraya la firma y el tamaño grande de las mayúsculas en relación a las letras minúsculas nos revela el orgullo personal y social (crestas de letras y mayúsculas largas).

La puntuación alta y escasamente presionada nos sugieren un cierto despiste y ensimismamiento.

 

Artículo publicado por: JOSE DE CORA  en la sección del Progreso de Lugo BITACORA DE CORA 

Facilitado por: LUIS SAAVEDRA DEL RÍO perito calígrafo y biólogo , miembro del buscador profesional Thesauro 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s