DE AMIGOS A ENEMIGOS POR NO CONCRETAR LA GERENCIA.

Lo recuerdo como si fuera ayer. Pese a los treinta años transcurridos. Me llamó a las tres de la madrugada, para pedirme, por favor, que fuese de inmediato a su fábrica, pues con sus socios estaban a punto de llegar a las manos.

 

Fui. Los encontré discutiendo acaloradamente, con palabras vulgares, insultos y gestos amenazadores, sobre   un envío de material que se había realizado sin la autorización de dos de los socios. Pero esto solo era una de tantas cosas que constantemente causaban discusión. Era la gota de agua que colmaba el vaso.

Les razoné y empecé, una vez calmados los ánimos a preguntar sobre la rentabilidad de la empresa, organización y las funciones de cada uno.

 

            La empresa ganaba dinero. Era rentable. Cuatro años atrás la fundaron, determinaron con concreción las tareas y responsabilidades de cada uno. Ventas, Producción y Administración. Cada uno de ellos era responsable de una sola función.

 

            Pero no determinaron quien era el Gerente. Los primeros tiempos quien desempeñaba la función de Jefe de Administración, consultaba todo con los demás socios. Las decisiones sobre temas nimios eran consultadas. Al tiempo el socio de Producción dijo:

 

–         ¡¡ Hombre no es necesario que consultes estas pequeñas cosas, Decide tú. !!

Y ahí empezó el problema. Poco a poco el Administrador fue tomando cada vez más decisiones por su cuenta, hasta el punto que despertó celos en los otros socios acusándole que si creía que era el único dueño de la empresa.

 

Al principio pensaron que podían dirigir y tomar decisiones sobre todos los asuntos, conjuntamente. Quizá por ignorancia o por miedo a afrontar la necesidad de nombrar un director entre los tres que asumiera plenamente la función gerencial. La práctica diaria hizo que el Jefe Administrativo, poco a poco, la tomara para sí.

Las relaciones se deterioraron paulatinamente, hasta la explosión final.

 

No hubo arreglo posible. Se separaron. Abogados y reparto de bienes. El socio que ejercía la función de ventas compró las acciones y cada uno por su lado.

MORALEJA: En la práctica, aunque el reparto de tareas esté bien realizado, es imprescindible, desde el principio, nombrar una gerencia que asuma la dirección general del día a día y dejar solo para todos los socios o Consejo de Administración aquellas decisiones importantes que crean indispensable tomar conjuntamente.

JORDI MORERA I JANSÀ

Asociación Grafológica de Alicante

www.thesauro.com/grafoemp

Incluidos en el Buscador Profesional Thesauro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s