La dimensión del tiempo en la creación literaria, cinematográfica o pictórica

Artículo de : EMILIANO DE LA CRUZ , psicólogo en PSICOLEY 

Profesional incluido en el Buscador Profesional THESAURO 

El fervor con el que seguimos series, vemos películas o, siendo niños, escuchamos cuentos, me lleva a plantearme por qué esas construcciones imaginarias son tan atrayentes, tan conmovedoras, o nos hacen reír o llorar tanto como los acontecimientos reales. Es verdad que todo lo real en el ser humano pasa por el filtro del lenguaje y nos lo convierte ya en algo con un cierto carácter de ficción, pero el tiempo, aunque relativo, siempre nos enfrenta a lo más real, que es eso tan incomprensible, tan increíble: que todos tenemos una fecha de caducidad.

Creo que es la dimensión del tiempo la que hace especialmente atractivas todas esas creaciones imaginarias, porque introduce un engaño fundamental al permitir que falten los tiempos intermedios (esos de los que se prescinde en la películas o cuentos), los que, sin embargo, marcan la vida real (por ejemplo, los destinados a comer, a ir al baño; los que muestran la duración y dureza de los viajes, o lo cruel del frío cuando se atraviesa una montaña o se está en invierno en medio de una batalla; los que hacen interminables los momentos en que se siente la sed y el calor en el desierto; o los que nos parecen alargarse en exceso cuando nos enfrentamos a lo que nos causa miedo; o en los, muchas veces aburridos, momentos destinados a las tareas cotidianas). En el cine o en el teatro y, en menor medida en los libros, todos esos tiempos se saltan o condensan sin necesidad de justificarlo; o hacen que dolores, penas, muertes, cansancio, desesperanzas u horrores sean mostrados en apenas un instante. Cualquier situación, por dura que sea, nos es presentada en apenas dos horas, o en doscientas páginas de un libro, manteniendo la ilusión de que se está desarrollando durante días o años. El sufrimiento dura poco y una escena de amor que parece muy intensa apenas dura tres minutos (en la vida real, tres minutos no dan para nada).

En nuestro psiquismo, las fantasías y los sueños realizan la misma función: te hacen héroe en minutos, y vives aventuras, peligros y muerte sin temor, casi alegremente, o conquistas el amor en apenas un instante. Antiguamente, los relatos tenían el mismo efecto: hacer vivir o revivir en breve tiempo lo que había supuesto días y días de luchas y penurias. Supongo que cuando nuestros ancestros pudieron contar la aventura de una caza en apenas diez minutos, al calor de la hoguera, obviando el tiempo real que estuvieron cazando, se realizó el encuentro con un modo de disfrute impensable poco antes para su ser animal. Y se había llegado a él por el oscuro milagro de los efectos de las palabras, y de las imágenes que lograban evocar, tanto en el que narraba como en los que escuchaban, lo sucedido en lo real. Después vendrían los añadidos fantasiosos a lo vivido realmente, o descubrir el misterio y el miedo a lo desconocido a través de lo que una mente era capaz de inventar.

Es esa cualidad, de las distintas formas de creación, de poder condensar el tiempo la que las hace tan atractivas, aunque, por supuesto, hay otras muchas cualidades que las hacen tan llamativas o sugestivas, como la agilidad narrativa, la generación de novedosas estéticas y de posturas éticas cautivantes, o la heroicidad en el amor, en la lucha por ideales o en la capacidad de sufrimiento de los distintos personajes. Por ese juego engañoso del tiempo, las heroicidades parecen posibles para cualquiera; los amores grandiosos, algo que se puede vivir sin dificultades; el horror, soportable; y la lucha por el bien o la justicia, al alcance de nuestros pobres afanes. Es esa dimensión del tiempo también la que se elude en las paradojas de Zenón, como la de Aquiles y la tortuga, o la que plantea la imposibilidad de que la flecha alcance la diana: ignorar la presencia del tiempo, como si solo existiesen las distancias, ha hecho devanarse los sesos a mucha gente tratando de solucionar lo evidente.

Gracias al lenguaje, nuestra mente es transformada por el amor o el odio, productos simbólicos, pero con efectos imaginarios y reales incalculables, como es llevada a sentir con la misma intensidad, si no mayor, que el hambre o el calor, goces generados por la combinación de las palabras en todas esas producciones que nombraba: relatos, cuentos, novelas, cine, o lo que se plasma a través de imágenes, como los cuadros o fotografías.

Y es que todos esos modos creativos nos alivian porque parecen lograr curvar de tal manera la línea del tiempo que parece que vayamos a poder esquivar la que está zurcida a nuestras particulares vidas, como ese hilo que tejió Ariadna para ayudar a Teseo a salir del laberinto, pero que, sobre todo, fue el hilo que guio el amor de Dionisos para atravesar el Hades y arrancarla de la muerte, burlando así a las Moiras, las tejedoras del destino. Sería bonito que pudiéramos engañar a la Parca con el amor y derrotar a la vez a ese tiempo que nos cierra caprichosamente las puertas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s