La Perfilación Criminológica como técnica de auxilio policial.

Artículo de: GABINETE DE INVESTIGACIÓN PERICIAL Y FORENSE
Profesional incluido en el buscador profesional http://www.thesauro.com
Mucho se ha hablado sobre la técnica de Perfilación Criminal, sobre su validez o su aplicación en el ámbito policial. Es verdad que en España, dicha técnica carece de recorrido de investigaciones serias ni de un gran respaldo tanto de ámbitos académicos como policiales. A pesar de contar con grandes profesionales, no contamos con amplia trayectoria, lo que nos hace estar a la cola de Europa. Tampoco en nuestro país las autoridades policiales son muy dadas a colaborar con ámbitos académicos en la resolución y aplicación de técnicas y conocimientos, y, a pesar de que esto está cambiando, y cada vez son más normales los acuerdos entre instancias policiales y universidades, aún queda un largo camino que recorrer. En esta laguna, en la que existe un páramo entre la investigación policial y la criminológica, es donde debería hacer su aparición la figura del Criminólogo. Profesionales que, sin tener que pertenecer al estamento policial puedan aportar conocimientos concretos y relevantes, entre los cuales destacaría la Perfilación Criminal.
Ahora bien, debemos desmitificar ciertos aspectos sobre el Criminal Profiling, y el primero es que los “perfiladores” son magos que aciertan con solo mirar. Esta técnica (perteneciente a la ciencia de la Criminología), se basa en dos procesos de análisis. El deductivo (de hechos concretos a hechos generales) y el inductivo (de hechos generales a hechos concretos). Dichos procesos de análisis deben combinarse con diferentes ramas de estudio, en donde las más características son, la estadística sociológica, la psicología, las técnicas cualitativas (entrevistas, interrogatorios), la geografía y la criminalística. ¿Cuál sería entonces, a nuestro juicio, la definición más acertada de la Perfilación Criminal? la siguiente: “Técnica que mediante el apoyo multi e interdisciplinar de diferentes ámbitos validados, reconstruye rasgos personales, conductuales y geográficos del sujeto realizador de varios hechos“. Es por ello que el perfilador no es un mago que con un vistazo es capaz de deducir todo lo que ha pasado. El perfilador es un profesional, que mediante el análisis de datos objetivos realiza hipótesis, analiza y concluye hasta donde la técnica le permite.
Segundo mito, la Perfilación Criminal vale para todos los delitos. La técnica de Perfilación no puede aplicarse a cualquier hecho criminal. Como hemos dicho, su objetivo es el conocer rasgos de personalidad del autor de un hecho. Y para ello, es imprescindible conocer su “forma de actuar” y esto solo es posible si se da una casuística precisa, y es que, únicamente se podrá analizar mediante la Perfilación Criminal hechos seriales producidos por un mismo autor. En Criminología se puede comenzar a hablar de “hecho serial” a partir del tercer hecho (un asesino serial es catalogado como tal después de haber cometido 3 asesinatos (o intentos) con un periodo de enfriamiento entre ellos). Es por ello que para poder conocer los aspectos conductuales del sujeto es imprescindibles tener varios hechos que analizar, cuantos más mejor. Por lo que, La Perfilación Criminal únicamente será valida, de ayuda y cumplirá su objetivo con hechos seriales, donde ha habido una repetición del mismo.
Tercer mito, la Perfilación Criminal señala al autor de un delito. Este es probablemente la creencia más extendido gracias a las prolíficas series y películas que han mal-tratado el tema de la Perfilación. El objetivo de la técnica no es señalar sino eliminar sospechosos. La Perfilación no podrá indicar los nombres y apellidos de un sujeto directamente (salvo contadas excepciones) ya que lo que pretende es dar a los investigadores unas características personales, conductuales y geográficas, que, cotejadas con sus sospechas hagan disminuir notablemente el número de posibles delincuentes, y así sea más fácil el control e investigación de estos. En términos generales podemos decir que la Perfilación Criminal reduce y la Criminalística señala.
Una vez analizados los “grandes mitos” de la Perfilación Criminal debemos comprender qué se debe analizar cuando a un Criminólogo se le solicita realizar un Perfil Criminal de unos hechos acaecidos.
– Zona geográfica: Uno de los objetivos es el delimitar la zona de actuación, “zona de caza”, zona de seguridad,… del agresor. Para ello existen varias teorías, la más conocida, “el círculo de Canter”, con el cual se identifican las zonas de actuación del sujeto. Pero tenemos que tener cuidado, ya que, al analizar la zona geográfica, debemos tener en cuenta la tipología del agresor, si es “viajero” (se desplaza hacia su “zona de caza”),…
– Modus Operandi: Se conoce como modus operandi a la “manera de hacer” del agresor. Cuando nos encontramos ante varias escenas, debemos conocer y deducir cómo se ha llegado hasta allí, qué ha hecho el agresor para obtener ese resultado final. El modus operandi puede variar a lo largo de los hechos, normalmente suele hacerse más sofisticado, sobre todo si se trata de psicópatas. Un aspecto íntimamente relacionado con el modus operandi es el “periodo de enfriamiento”, conocido como el tiempo que transcurre entre hechos. Este puede variar y puede ir desde días (es raro que sean horas) hasta años (cosa igualmente rara pero que se da en la historia criminológica).
– Firma: La firma del agresor es conocida como aquel hecho inmutable y que siempre aparece en la escena del crimen. Es la personalización de la escena. Nunca cambia, y es realmente raro que se añada algo o que se mute. Suele ser siempre la misma incluso aunque tanto el modus operandi como el periodo de enfriamiento evolucionen o se modifiquen.
Por último, y una vez comentado someramente la técnica de la Perfilación Criminal, aplicable a diferentes ámbitos, que, como se ha mencionado cumplan con los requisitos de repetición, no nos queda salvo hacer una recomendación a aquellas personas que deseen contar con los servicios de un profesional. Debido a la proliferación y al mayor conocimiento de esta técnica por medios tan poco favorables como series o películas, han aumentado el número de pseudoperfiladores que ofrecen sus servicios como expertos en la materia. No debemos olvidar que los servicios de un perfilador se contratan cuando existe una situación angustiosa, caótica y en la que nadie quisiera verse, por lo que se debe exigir siempre a un profesional cualificado. Un profesional de la Criminología con formación y conocimientos específicos que realmente ayude y sea beneficioso para la consecución del objetivo de la investigación.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s