El acusado de estafar al Ayuntamiento niega que falsificase la firma de Cachero

Artículo de: La Nueva España

Fernando Oliver, hermano del máximo accionista del Betis, sostiene que el exconcejal de Cultura contrató un publirreportaje, pero éste lo niega

Fernando Oliver, en el centro.

Fernando Oliver Albesa, el empresario acusado por la Fiscalía y el Ayuntamiento de Oviedo de intentar estafar a la entidad municipal, tras falsificar la firma del ex concejal de Cultura José Suárez Arias-Cachero, aseguró ayer que nunca trató de imitar la rúbrica del edil. El empresario navarro, hermano de Luis Oliver, máximo accionista del Betis e imputado por la juez Alaya en el caso de la venta de este club, se enfrenta a penas que suman tres años y medio de cárcel, en el caso de la petición del Ayuntamiento, que añade multas por importe de más de 100.000 euros y 6.000 euros de indemnización por daños morales al ex concejal ovetense. El fiscal Alejandro Cabaleiro solicita penas que suman año y medio de cárcel y multas por importe de 3.600 euros.

Según las acusaciones, la empresa de Oliver, Grupo Prensa Empresarios, elaboró en 2008 una revista bajo el título “Asturias Municipios” en la que se insertó un publirreportaje del Teatro Campoamor, administrado por el Ayuntamiento de Oviedo, sin el consentimiento de éste, por el que le reclamó luego 2.436 euros. Ante la negativa municipal a pagar ese importe, la empresa del acusado inició un procedimiento monitorio, en el que presentó como prueba el contrato supuestamente firmado por el Arias-Cachero. El ex concejal negó ayer taxativamente haberlo suscrito. “Me enteré de que existía cuando en 2010 nos reclamaron 2.400 euros. No es mi firma de ninguna de las maneras, ni siquiera se le parece. Usaron algo que yo había hecho en un periódico regional. No era el tipo de publicidad que contratábamos”, dijo.

La defensa, a cargo del abogado vallisoletano Francisco Jesús Gómez Llorente (defensor de “los Monchines”), aduce que fue un comercial, Aurelio M. M., quien se reunió con Arias-Cachero. Este comercial, condenado en un caso similar que afectó al Museo del Pueblo de Asturias, en Gijón, juró y perjuró que se había reunido con el edil ovetense.

Los peritos de la Policía indicaron que la firma, sin lugar a dudas, no era del concejal, y que había grandes posibilidades de que fuese el propio Oliver el que la falsificó, aunque sin una certeza absoluta. El perito de la defensa, Tomás Alonso de Corcuera, presidente la Asociación Profesional de Peritos Calígrafos, sostuvo que la firma era de Arias-Cachero, y que había intentado “autoenmascararla”. Según este perito, que analizó en su día los papeles de Bárcenas, la firma del contrato fue realizada por un diestro, y Oliver es zurdo.

Las acusaciones presentaron como testigos a representantes de otras entidades que sufrieron prácticas similares, como Benigno Pérez, presidente de la Asociación de Turismo Rural Eo-Porcía; Alfredo García, ex alcalde socialista de Cangas de Onís; o Alfredo González, de la Fundación Parque Histórico de Navia. en estos casos, Pérez y González dijeron haberse sentido engañados y reconocieron haber pagado para evitar problemas. Cangas de Onís ganó el juicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s