ANECDOTARIO: ORATORIA Y APARIENCIAS.

Pronuncié una conferencia en una ciudad de la provincia de Alicante sobre la delegación. La sala estaba llena, con unas 80 personas. Me presentó el Presidente de la Entidad organizadora y empecé.

A los pocos minutos me dí cuenta que un señor muy bien vestido que ocupaba la segunda fila de butacas se había dormido.

El complejo de inferioridad afloró en mí. ¿No soy convincente? ¿No transmito? ¿Mis argumentos no son de interés? ¿Mi tono de voz es acaso monótono?

De modo que inmediatamente elevé la voz, y en un momento determinado que venía al caso, casi grité. Nada de nada. El señor permanecía dormido.

Inicié el coloquio y el señor en cuestión se despertó y me hizo la primera pregunta. La sorpresa fue mayúscula porque además lo que me preguntó era interesante y relacionado con el tema.

Después cerramos el acto. No pude resistir la curiosidad. Me acerqué a él y le pregunté:

–                           ¿Ha habido quizá algún pasaje de mi charla que no le interesaba? ¿Estaba usted cansado? Como le he visto dormido en algunos momentos me he preocupado.

–                           No! Perdone que le haya causado esta impresión. Es mi manera de escuchar cuando quiero concentrarme en un tema que me interesa.

Me felicitó. Entramos en conversación interesándose por alguno de nuestros servicios de asesoramiento. Acabó siendo cliente.

JORDI MORERA I JANSÀ

Asociación Grafológica de Alicante

http://www.thesauro.com/grafoemp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s