DIRIGIR COMPORTA UN RITUAL.

La Sociedad actual no admite una jefatura basada solamente en la disciplina jerárquica. El Equipo Colaborador y la Base reclaman de sus Jefes y Directivos grandes cualidades, tanto profesionales como morales.

Si no las advierten, dudan sobre los Jefes, ponen en entredicho la dirección y la autoridad

Por otra parte, la experiencia enseña que es imposible sustraerse hoy a la acción crítica de los subordinados.

Esto promueve que el liderazgo en la empresa exija un cierto nivel de protagonismo. Y este protagonismo y acción de “saber vender” debe realizarse individualmente y en grupo.

Dirigir y mandar tiene su ritual. No se puede renunciar al mismo, si se quiere promover al equipo a la acción. Es creando una liturgia del mando como se conseguirá que sean acertadas y ejecutadas con eficacia las órdenes. Que las asuman y hagan suyas.

La total integración entre la Dirección y el Equipo, únicamente se obtendrá utilizando las técnicas de la Oratoria.

Sólo la proyección del Directivo frente al grupo, permitirá crear, en determinados momentos y situaciones, el clima necesario para conseguir los objetivos.

JORDI MORERA I JANSÀ

http://www.thesauro.com/grafoemp/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s