DIAMANTE TERCERA PARTE

 

Artículo de:

ALBIOL TASACIONES

http://www.tasacionesdejoyas.com

En esta entrada, vamos a hablar sobre los diamantes más famosos del mundo, algunos muy conocidos y otros no tanto, pero con una fascinante historia todos ellos.

Empezaremos por el diamante más conocido del mundo:

EL DIAMANTE CULLINAN

Este diamante pesaba en “bruto” 3.106 quilates, y su fama depende del hecho de que se trata del mayor cristal de diamante jamás encontrado y además de ser de una calidad y pureza excepcionalmente altas.

Se encontró en la mina Premier en el Transvaal, Sudáfrica, se encontró por casualidad durante una inspección ocular de una mina, el encargado llamado “Papá” Wells, el 25 de Enero de 1905, vió brillar algo amarillo en la pared de la mina, se acercó y empezó a escavar con su navaja de bolsillo, ya os podéis imaginar la cara del inspector cuando lo desenterró completamente….., inmediatamente la magnífica piedra fue guardada en una caja fuerte y se informó al presidente de la compañía, Sir Thomas Cullinan, de ahí el nombre del diamante.

Image

Este diamante fue enviado con el resto de la producción de la semana por carro de mulas a la estación para transportarlo a Johannesburgo.

Increíblemente este diamante acabó siendo un estorbo para la compañía ya que si bien durante los dos primeros años fue la admiración del mercado del diamante en Londres, nadie quería comprarlo.

Al final fue adquirido por el gobierno de Transvaal, por indicación del ministro, el general Louis Botha, al precio de 150.000.- libras y ofrecido al rey Eduardo VII con ocasión de su sexagésimo sexto aniversario en 1907.

El rey decidió confiar la talla de este diamante a Joseph Asscher and Company que ya habían tallado otro famoso diamante del que más adelante hablaremos el Excélsior.

Los Asscher estudiaron los planos de exfoliación del diamante durante 6 meses (hay que aclarar que un diamante tiene varios planos de exfoliación y se “abre” de un solo golpe, si se hace bien, el diamante se convertirá en diamantes de considerable tamaño para su posterior pulido, pero, pero, pero, si no se hace bien……el diamante se destroza literalmente….), dice la leyenda que cuando al fin se decidió a dar el golpe maestro Asscher, el primer golpe se le escurrió el punzón……….y no pasó nada, cuando dio el segundo golpe, el diamante se abrió perfectamente, pero él se desmayó.

Image

La primera exfoliación dio lugar a dos piezas de 2000 y 1000 quilates respectivamente. Más tarde en las siguientes exfoliaciones se dividió en 9 piedras de gran tamaño, 96 piedras que se tallaron en talla brillante pequeñas y casi diez quilates de recortes no tallados.

Se recuperó el 34,25 por cien (que es una barbaridad aunque os parezca mentira), de manera que el peso total de las piedras talladas fue de 1.063 quilates.

Image

Pues bien, la piedra de mayor tamaño fue el Cullinam 1 también denominado LA ESTRELLA DE AFRICA, con un peso de 530,20 quilates, tiene 74 facetas, tiene forma de pera y sigue siendo el diamante tallado de mayor tamaño del mundo, este diamante está montado en el cetro real de la corona Inglesa, que es conservado junto con otras joyas en la Torre de Londres.

Los 9 diamantes principales del Cullinam están todos entre las joyas de la Corona o en posesión personal de la Familia Real Inglesa.

Image

EL DIAMANTE EXCELSIOR

Este diamante fue descubierto en la mina Jagersfontein en Sudáfrica en 1893, doce años antes que el Cullinan.

El peso de este diamante era de 995,2 quilates y lo talló la firma Asscher de Amsterdam en 1903, diez años después de ser hallado, porque al igual que el Cullinan, nadie lo compraba.

Después de la exfoliación dio lugar a 21 piedras de distinto tamaño, siendo la más grande un diamante talla marquisse de 69,80 quilates.

DIAMANTE EL GRAN MOGOL

La tercera piedra en cuanto a tamaño de calidad gema, el Gran Mogol, fue descubierta a mediados del siglo XVII en la mina Kollur, en la India, en la actualidad se desconoce su paradero y se sospecha que puede haber sido dividido en piedras más pequeñas.

Hay razones para creer que el Orloff y el Gran Mogol son la misma piedra, ya que amabas tienen talla rosa y un tinte azulado, pero no se sabe con seguridad.

Se dice que la piedra en bruto pesaba 793 quilates, pero cuando lo vio Tavernier sólo pesaba 280 quilates, y cuenta que había sido tan mal tallado en talla rosa por el veneciano Hortensio Borgio, que el Mogol no sólo se negó a pagarle sino que le impuso una enorme multa.

Se cree que el diamante cayó en manos de los persas después de que el Shah Nadir SAQUEÓ Delhi en 1739.

Otros grandes diamantes de la historia, pero no queremos extendernos mucho son LA GRAN TABLA, que dio origen o eso se cree a dos diamantes denominados EL DARYA-I-NUR y EL KOH-I-NUR, el diamante SHAH AKBAR, EL ORLOFF Y ORLOFF NEGRO, este último de color negro, pesaba 195 quilates en bruto y quedó en 67,50 quilates después de ser tallado y se cree, eso dice la leyenda, que fue robado en un templo de Pondicherry, en la India francesa, fue propiedad de Nadia VyegindOrff de Rusia y más recientemente de Charles F. Winson de Nueva York.

EL DIAMANTE REGENTE

Es un diamante con una historia muy controvertida, fue descubierto en 1701 por un esclavo indio en una mina sobre el río Kistna, cerca de Golconda, en India pesaba 410 quilates y fue uno de los últimos grandes diamantes descubiertos en India.

Según se cuenta…. El esclavo ocultó el diamante dentro de una venda de una herida que se había infligido él mismo, logró escapar y llegó a la costa donde lo vendió por un pasaje a un país donde podía ser libre.

Image

La piedra fue vendida en 1702  al gobernador de Madrás el británico Thomas Pitt, que lo llevó a Inglaterra y lo hizo tallar en talla cojín, con un peso total de 140,50 quilates.

Esa talla duró 2 años, durante los cuales se sometió a un finísimo proceso de cortarlo con una sierra y polvo de diamante, resultando una gema de excelente calidad salvo una pequeña imperfección o inclusión insalvable, esta se vendió al duque de Orleans en 1717, en aquellos entonces regente de Francia durante la menoría de edad de Luis XV (de ahí el nombre del diamante), fue montado en la corona que Luis XV llevaba para su coronación en 1772 y más tarde María Antonieta, esposa del rey Luis XVI lo llevó como joya.

La noche del 17 de Septiembre de 1792 a principios de la revolución francesa, las joyas de la Corona fueron robadas, algunos de los tesoros fueron recuperados más tarde excepto “el Regente”, que fue hallado en un agujero de una viga de una buhardilla de París 15 meses más tarde.

Napoleón Bonaparte hizo montar el Regente en la empuñadura de la espada que utilizó para ser coronado emperador de Francia en 1804, cuando fue desterrado a la isla de Elba, el diamante fue llevado a su segunda esposa María Luisa, y más tarde fue devuelto al gobierno francés por su padre Francisco I de Austria y reincorporado a las joyas de la Corona Francesa.

En 1940, cuando Hitler invadió París, el Regente fue nuevamente escondido, esta vez en el enyesado detrás de una chimenea de mármol blanco en el Chateau Chambord y regresó de nuevo a París cuando terminó la guerra.

Actualmente está expuesto en el museo del Louvre.

Image

 

¡¡Increíble historia verdad¡¡

EL DIAMANTE HOPE

Denominado” el diamante maldito”, no sé, juzguen Ustedes mismos, ahí va la historia de esta fabuloso diamante FANCY.

Se cree que el Hope es una parte del famoso diamante Tavernier Azul encontrado en la mina de Kollur, cerca de Golconda, en la India y traído a Europa por el viajero y comerciante de piedras francés Tavernier.

El tavernier azul pesaba unos 112 quilates en bruto y tenía un hermoso color azul intenso.

En 1668, en su último viaje de regreso de Oriente, Tavernier fue presentado al rey Luis XIV, que quería ver su colección de piedras en venta, le vendió 22 diamantes de la colección incluyendo el azul.

Image

La piedra fue oficialmente llamada “el diamante azul de la Corona”, pesaba entonces 112 quilates y había sido tallado.

El rey Luis XIV lo mandó retallar para sacar el brillo y su peso quedó reducido a 67,50 quilates.

El diamante Azul fue robado durante la revolución francesa y jamás fue recuperado, aunque hay indicios de que fue dividido en tres.

De cualquier forma un diamante de color parecido de 44,50 quilates fue ofrecido en el mercado de Londres y fue adquirido por Henry Thomas Hope en 1830, es este propietario el que da nombre al diamante, pues bien, durante el tiempo que permaneció en su propiedad, Thomas Hope hijo de Henry perdió toda su fortuna, tras heredar la piedra.

El diamante fue vendido a un norteamericano de nombre Colot. El diamante seguía atrayendo la desgracia sobre sus poseedores y Colot cayó gravemente enfermo al mismo tiempo que perdió toda su fortuna y se suicidó. Entonces el Diamante Hope fue adquirido por el príncipe ruso Kanitowski, que era un hombre muy aficionado a las juergas además de asombrosamente rico. El príncipe ruso regaló el Diamante Hope a su amante, una vedette parisina. Pocos días después surgió un altercado y Kanitowski mató a tiros a su amante, mientras el diamante se perdía en la confusión. El príncipe fue a su vez asesinado por revolucionarios.

El siguiente propietario conocido del Diamante Hope fue un griego, el Sr. Simón Montarides. Mientras fue propietario del diamante, el eje del carruaje en el que viajaba su familia cayó a un barranco y murieron todos.

Image

El siguiente propietario del Diamante fue Subaya Ham d como regalo de su esposo Abdul Hamid II, rey de Turquía, quien acabo siendo asesinada a manos del mismo. El Rey Abdul Hamid II no corrió mejor suerte y perdió el trono turco a causa de una revolución y fue a morir de desesperación en la cárcel.

El diamante desapareció misteriosamente en el océano y reapareció en una bóveda de una entidad bancaria francesa.

El director del Washington Post adquirió el diamante más tarde a dicha institución bancaria, que quebró inexplicablemente. La esposa del periodista enfermó gravemente y falleció y su hijo murió bajo las ruedas de un carruaje.

En 1911 fue vendido por Cartier en París a una viuda americana y según cuenta la leyenda, trajo también la desgracia, ya que su único hijo murió en un desgraciado accidente, la familia se disgregó, la señora  McLean perdió su fortuna y se suicidó.

Cuando sus piedras fueron vendidas en 1949 el Hope fue comprado por Harry Winston, aunque él no creía en la leyenda del diamante, la mayor parte de su clientela si y ni siquiera se atrevían a tocarlo cuando se les mostraba para adquirirlo, así que ante la imposibilidad de venderlo en 1958 Winston donó el diamante Hope a la Smithsonian Institution de Washington, donde está expuesto al público junto con otras gemas.

Image

Hay muchísimos más diamantes famosos, pero hemos buscado diamantes famosos con historias singulares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s