Fin al colapso de los juzgados, la mediación cobra fuerza

Fuente: ABC

La vía extrajudicial reduce costes y tiempo a los litigios económicos

Fin al colapso de los juzgados, la mediación cobra fuerza

La mediación entre empresas es un éxito incontestable en otros países europeos, como Francia e Inglaterra, donde los litigios mercantiles se reducen un 30 por ciento. Esta práctica es aún mayor en Estados Unidos, donde más de un tercio de los conflictos no se judicializan o, una vez que llegan a los juzgados, se resuelven por otra vía que no implica una sentencia, según señala Margarita Uría, vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), institución que avala los planes de mediación de las Cámaras de Comercio en el marco de una apuesta por la modernización de la justicia española.

Aunque la ley ha extendido la mediación a colegios profesionales, como el de abogados y notarios, el proceso emprendido por las Cámaras de Comercio como corporaciones de derecho público adquiere una especial relevancia para el gobierno de los jueces, sobre todo al haber sido pioneras en España en el desarrollo institucional del arbitraje, el otro método extrajudicial por excelencia. Para Uría, disponer de un registro de mediadores y formar equipos especializados en la materia, otorga a las Cámaras «solvencia y capacitación profesional» para ejercer la mediación. El papel del ex ministro Manuel Pimentel en los conflictos de los controladores aéreos con AENA y entre Iberia y el sindicato de pilotos, ha demostrado en nuestro país que es posible llegar a acuerdos sin mediar sentencias. Pero como la mediación en nuestra legislación es voluntaria, tanto para los jueces como para las partes, Uría reconoce que «cuesta abrir camino».

La Cámara de Comercio de Barcelona ha suscrito con el CGPJun convenio de colaboración para impulsar la mediación, acuerdo que también tienen las cámaras de Bilbao, Canarias, Castilla y León, Galicia, La Rioja, Navarra y el Consejo Superior. La de Barcelona, sin embargo, ostenta una larga tradición mediadora, que se remonta a la Edad Media con el Consulado del Mar como regulador de la actividad comercial en el Mediterráneo. En el año 2000, este organismo fue la primera institución española en aprobar un reglamento de mediación.Miquel Valls, presidente de la Cámara barcelonesa que acoge el Consulado del Mar, señala que anualmente se alcanzan una veintena de acuerdos. Pactos que se suman a los alcanzados en la Lonja de los Cereales y que se unen al papel de arbitraje que ejercen las cámaras.

La de Barcelona asume desde 2011 la gestión de la mediación empresarial otorgada por la consejería de Justicia de la Generalitat, pero es a partir del reciente acuerdo con el CGPJ cuando se espera que tanto los jueces como las empresas y autónomos descubran su utilidad. «Porque la mediación constituye una ventaja, además de una solución más autónoma y consensuada, pues la resolución del conflicto depende de las empresas, y también es más duradera, al pretenderse asegurar la continuidad de las relaciones comerciales una vez resuelto el conflicto». Y eso redunda en más competitividad.

 

MEDIADORES EN THESAURO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s