Hipnosis en el tratamiento del dolor

Artículo : Dr. José Sala Payá * Publicado en ELSEVIER

*Dr. José Sala Paya , es Especialista en Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor y miembro del equipo de la Clínica Pilar Burillo, integrada en el Buscador Profesional Thesauro 

La hipnosis como procedimiento terapéutico es una de las técnicas más antiguas que se conocen para provocar cambios en la conducta, percepción y emoción de los seres humanos. Pocos procedimientos terapéuticos en la historia de la medicina (desde Mesmer, 1734-1815) han gozado simultáneamente de tan amplio renombre y tan extensa condena. Es en este momento cuando la ciencia está en disposición de situar a la hipnología en el lugar científico que le corresponde, apoyándose en los avances que suponen la exploración del sistema nervioso mediante técnicas de neuroimagen, neurofisiología y, por supuesto, la experiencia clínica dentro de los campos de las ciencias de la salud.

El tratamiento del dolor mediante la hipnosis y la sugestión 1 se ha considerado un tratamiento alternativo en el mejor de los casos, y puro curanderismo en el peor; gracias a los esfuerzos que se han dedicado y dedican a la investigación, comenzamos a conocer la apropiada utilización de la hipnosis dentro del tratamiento del dolor 2,3. «La hipnosis es el conjunto de procedimientos mediante los cuales se generan contextos que facilitan el cumplimiento de las sugestiones (terapéuticas) en algunas personas», según la Asociación Americana de Psicología.

El dolor ha inquietado al ser humano desde sus orígenes. Ya en el papiro de Ebers de 2000 a. de C. se describen instrucciones hipnóticas para calmar el dolor mediante imposición de manos y fijación ocular, referencias que también podemos encontrar en el Antiguo Egipto en los templos del sueño de Isis, o en la Antigua Grecia en los templos de Esculapio en Epidauro, donde se utiliza el sueño para tratar las enfermedades. Desde el siglo xviii, Elliotson y Braid en Inglaterra, Charcot, Janet, Babinsky y Bernheim en Francia, Freud y Breuer en Austria, Paulov y Betcherev en Rusia, y hasta nuestro Ramón y Cajal 4, han mostrado una gran inquietud por averiguar los mecanismos mediante los cuales la hipnosis puede influir tanto en el sistema nervioso central como en el sistema nervioso periférico produciendo cambios en el sentido y la percepción del dolor.

La hipnosis como técnica anestésica no puede sustituir de ningún modo a la anestesia farmacológica, aunque se han publicado buenos resultados con el uso de hipnoanestesia en odontoestomatología5.

Fue Bonica quien, en la década de 1950 en EE.UU., creó las primeras clínicas para el tratamiento específico del dolor; considerado como una «unidad sindrómica» al margen de la causa que lo origina, el dolor pasa a ser no sólo un síntoma, sino una enfermedad por sí misma. Considera el tratamiento del dolor en una acción multidisciplinaria y es en este espacio conceptual donde se insertan los procedimientos psicoterapéuticos y, dentro de ellos, la «hipnoanalgesia»6.

En la actualidad es posible hacer un análisis de la hipnosis y el dolor en función de estudios científicos en los que se utilizan modernas técnicas de laboratorio psicológico, neurofisiología y neuroimagen: la tomografía por emisión de positrones (PET), la tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT) y la encefalografía magnética7-9, que permiten medir objetivamente correlaciones de la percepción del dolor, así como estudiar las fuentes eléctricas del cerebro y cómo se procesan los cambios producidos por el dolor. Efectivamente, hay un proceso superior en el cerebro todavía desconocido que, de algún modo, cambia nuestra percepción del dolor independientemente del efecto que un fármaco per se pueda ejercer sobre éste 10. Los pacientes en hipnosis pueden ser sugestionados para percibir menos dolor y, de hecho, lo hacen. Estos datos indican que el dolor es una experiencia que construye el cerebro más que una experiencia sufrida pasivamente por él. Es en esta construcción donde aparentemente actuaría la hipnosis.

Entendemos el dolor como una experiencia multidimensional, psicobiosocial, influida por un estímulo sensorial real y por factores emocionales tales como sufrimiento, miedo, ira, ansiedad, memoria, motivación y cultura. No es posible concebir la experiencia dolorosa al margen de la afectación emocional. Es aquí donde la hipnoanalgesia tiene una mayor incidencia, aunque no únicamente, como lo demuestran las evidencias de investigación en hipnosis en las que se observan las variaciones que se producen en la activación de determinadas áreas corticales (mediante PET o SPECT)10,11. Importantes estudios de neuropsicología realizados en las universidades de Stanford, Nueva York, París, entre otras, constatan modificaciones en la percepción subjetiva del dolor en sujetos en experimentación de diversa susceptibilidad a la hipnosis 3,12, considerando que en la hipnoanalgesia no tan sólo intervienen factores emocionales, sino que además hay una influencia directa en la activación cerebral y la producción y regulación de mecanismos neuroendocrinos que modulan la percepción del dolor (serotonina, sustancia P, endorfinas, esteroides, catecolaminas, entre otros).

Estas investigaciones, así como el aumento espectacular de publicaciones de revistas de máximo impacto científico (Science, The Lancet, Pain, Rheumatology, Anesthesiology y otras) y la profusión de asociaciones científicas para el estudio de la hipnosis por todo el mundo, muestran el enorme interés que estos procedimientos suscitan en el ámbito de las ciencias de la salud para su aplicación en el tratamiento multidisciplinario del dolor13,14.

Los procedimientos hipnóticos se utilizan con buenos resultados en el tratamiento de diversos tipos de dolor: quemaduras, dolores neuropáticos, dolores dentales, exploraciones médicas dolorosas, miembro fantasma, colon irritable, dolores conversivos, y otros6,15,16.

Tanto si se considera el dolor desde sus fundamentos bioquímicos o bien como una respuesta a la conducta, se pueden apreciar los efectos de la hipnoterapia. Pocos autores niegan la posibilidad de aliviar o suprimir el dolor mediante estrategias psicoconductuales o cognitivas; sin embargo, no existe tanto consenso cuando se trata de aplicar la analgesia hipnótica. Aunque es evidente su efecto tanto en la práctica clínica como en las investigaciones más rigurosas 16-19, es cierto que los mecanismos neuronales de la modulación del dolor por estos y otros procedimientos permanecen oscuros 10,20.

Se puede concluir que la hipnosis es un poderoso instrumento en el tratamiento del dolor, que la analgesia así producida es de naturaleza multifactorial, donde aparece una interacción en la dinámica cortical y subcortical del cerebro 19.

En nuestra experiencia personal hemos podido constatar cambios en el índice biespectral del electroencefalograma y en el índice de los potenciales auditivos de latencia media utilizados para la monitorización de la profundidad anestésica, en pacientes sometidos a hipnosis psicológica, con resultados similares a los observables con anestesia general, así como cambios en el SPECT en una situación hipnótica en relación con una situación de «vigilia» en pacientes diagnosticados de fibromialgia15.

Estamos convencidos de que la «hipnoanalgesia» ocupará pronto el lugar que merece en el tratamiento del dolor, en particular en el dolor crónico. Deseamos que, a pesar de la imagen de esoterismo que pesa sobre ella, los profesionales de la salud se aproximen a la información científica que existe sobre el tema y así despierte en ellos el mismo interés serio y riguroso que un día despertó en nosotros.

Concluiré subrayando lo lamentable y absolutamente reprochable que es que esta valiosísima herramienta terapéutica sea utilizada con fines lúdicos o esotéricos. Debemos, desde nuestra posición como profesionales, desvincular absolutamente cualquier aspecto en este sentido y solicitar a las autoridades pertinentes su total prohibición para aquellas prácticas que no sean ejercidas por profesionales debidamente cualificados.

Bibliografía
1
La hipnosis en el tratamiento del dolor. Rev Soc Esp del Dolor 2002:9:525-32.
2
Hipnosis, sugestion and placebo in the reduction of experimental pain. J Abnormal Psycho 1989;205:285-93.
3
Hipnosis. Madrid: Sintesis, 2001.
4
Dolores del parto considerablemente atenuados por la sugestión hipnótica. Gaceta Médica Catalana 1889;12:484-6.
5
The practical application of medical and dental hypnosis. New York: Brumner/Mazel, 1990.
6
Hypnosis. In: Bonica J, editor. The manegament of pain. Philadelphia-London: Lea/Febiger, 1990; p. 1733-41.
7
Dissociation of sensory and affective dimensions of pain using hypnotic modulation. Pain 1999;82:159-71.
8
Pain affect encoed in human anterior cingulate but not somatosensory cortex. Sciencie 1997;277:968-71.
9
Efficacy of hypnosis in treatment of pain. A meta-analysis of hypnosis induced analgesia: how effective is hypnosis? Schnmerz 2002;16:155-7.
10
Neural mechanisms of antinocioceptive effects of hypnosis. Anesthesiology 2000;92:125-6.
11
Functional anatomy of hypnotic analgesia: PET a study of patients with Fibromyalgia. Eur J Pain 1999;3:7-12.
12
EEG asymmetry and heart rate during experiencie of hypnotic analgesia in high an low hypnotizables. Int J Psychophy 1996;21:163-75.
13
Adjuntive non-pharmacological analgesia for invasive medical procedures: a randomised trial. Lancet 2000; 355:1486-90.
14
The role of hypnotizability assessment treatment. Am J Clin Hypn 2002;44:185-97.
15
Controlled trial of hypnoterapy in the treatment of refractory fibromialgia. J Rheumatol 1991;18:72-5.
16
A phase I study on the feasibility and acceptability of an acupunture/hypnosis intervention for discronic Pediatric pain. J Pain Symptom Manage 2002;24:437-46.
17
Treatment for severe irritable bowel syndrome. Dis Dis Sci 2002;47:2605-14.
18
Different strategies of modulation can be operative during hypnotic analgesia: a neurophysiological study. Pain 1998;75:85-92.
19
Effects of hypnosis on regional cerebral blood flowduring ischemia pain with an without suggested hypnotic analgesia. Int Psichophy 1993;15:181-95.
20
Pain percepcion hypnosis and 40Hz oscillations. Int J Psychophys 2002;46:101-8.

GRAFOSCOPIA – GESTOS TIPO

FUENTE: PERITOS JUDICIALES CALÍGRAFOS – peritos calígrafos en toda España, incluidos en el Buscador Judicial Thesauro 

En pericia caligráfica, llamamos gestos tipo, a aquella característica personal que realizamos al firmar o escribir.

Dado que tanto la firma como la escritura, está automatizada, adoptamos ciertos ademanes personales, que solo el escribiente es capaz de realizar, detalles que son imposibles de duplicar por un tercero.

En siglos pasados el tipo de caligrafía era cambiante por las modas escriturales del momento, el Manuscrito Medieval, Se utilizaba tinta negra, hecha con hollín fino o negro de humo, tinta roja, hecha con goma y agua con tiza roja, y tinta café, hecha con sulfato de hierro, el El copisti: era el escribiente encargado de transcribir a pluma el texto con excelente calidad con una caligrafía muy estudiada,  si tenemos la oportunidad de observar documentos medievales, siendo la escritura idéntica (gesto tipo social) podemos, conocer que por ejemplo dos textos manuscritos son o no de la misma mano (gestos tipo idiosincráticos).

En la actualidad prácticamente se ha perdido el estudio de la caligrafía en las escuelas, la belleza escritural (la letra bonita) no tiene la importancia que tuvo en el pasado, por este motivo debemos destacar dos tipos de gestos tipo.

 

  • Gesto tipo social, es aquel del aprendizaje escritural, es decir, si hacemos una letra del alfabeto latino “A” mayúscula la similitud de la letra será semejante a simple vista en todos los escribientes, al igual que una “a” minúscula, dada que las letras del alfabeto para todos los escribientes son las mismas.

 

  • Gesto tipo idiosincrático, Es Identificar las similitudes de comportamiento, que es característico de una persona y la distingue de los demás firmantes o escribientes. En la misma letra “A” buscaremos las particularidades y rasgos personales, que a través de los años posteriores al aprendizaje, ha ido añadiendo a su firma o escritura, cada individuo posee una escritura que le es propia y se diferencia de la demás, con sus habitualismos gráficos.

La Grafoscopia, para los peritos calígrafos, debe ser una de las pruebas indispensables de su informe, estudiar con especial atención la morfología general de la escritura (las características morfológicas de conjunto) y sobre todo de los gestos tipo.

Durante el primer año de la Ley de Jurisdicción Voluntaria los notarios han celebrado 97 matrimonios y 350 divorcios en la Comunidad Valenciana

Mañana se cumple un año de la entrada en vigor de la Ley de Jurisdicción Voluntaria donde se atribuyen nuevas competencias notariales, con el objetivo de conseguir una justicia más eficaz, descongestionando los juzgados y reduciendo los costes a la ciudadanía

Comunidad Valenciana, 22 de julio de 2016: Mañana sábado, 23 de julio, se cumple un año de la entrada en vigor de la Ley de Jurisdicción Voluntaria (Ley 15/2015, de 2 de julio) donde se atribuyen nuevas competencias notariales, como entre otras la escritura de celebración de matrimonio, la de separación o divorcio, así como la posibilidad de reclamación de deudas dinerarias o la aceptación de la herencia a beneficio de inventario.

 

Tal y como asegura el decano del Colegio Notarial de Valencia, César Belda, la desjudicialización de los expedientes de jurisdicción voluntaria ha posibilitado que diferentes operadores jurídicos como es el caso de los notarios, “colaboremos con la justicia, ayudando como funcionarios públicos con responsabilidad, para conseguir una justicia más eficaz, descongestionando los juzgados, reduciendo además los costes y los tiempos a la ciudadanía”.

 

La competencia notarial más conocida tras la entrada en vigor de esta ley es la escritura de celebración de matrimonios, donde los contrayentes pueden elegir que un notario oficie su boda, siendo la espera mucho menor que la actual del juzgado.

 

Desde julio de 2015 a junio de 2016, han sido 97 las parejas de la Comunidad Valenciana que han optado por esta nueva opción de boda (53 en Alicante, 6 en Castellón y 38 en Valencia), aún cuando los notarios no pueden todavía tramitar el expediente matrimonial inicial.

 

Durante este año, los contrayentes han seguido solicitando al Registro Civil su expediente matrimonial y, una vez obtenido, decidir que sea un notario el que oficie su boda, como podían haber optado por el juez de guardia, un alcalde, un concejal, etc. Será a partir del 30 de junio de 2017 cuando los contrayentes podrán acudir directamente a una notaría para que un notario les case y además éste pueda realizar todos los trámites desde el inicio, cursando también su expediente matrimonial, sin que los cónyuges pasen por el registro.

 

En el caso de la separación matrimonial o divorcio ante notario, nos encontramos ante una escritura notarial que ahorra dinero y, sobre todo, tiempo a los cónyuges que no tienen que pasar por el juzgado, ayudando además a eliminar una importante carga de trabajo judicial.

 

 

 

Desde su entrada en vigor y hasta junio de 2016, son 350 los cónyuges en la Comunidad Valenciana que han acordado su separación o divorcio ante notario (148 en Alicante, 44 en Castellón y 158 en Valencia). Esta nueva competencia notarial sólo se puede realizar cuando es de mutuo acuerdo entre ambas partes y no existen hijos menores de edad o con capacidad de movilidad reducida a su cargo.

 

Belda indica que la Ley, además de conseguir en un año ahorrar tiempo y dinero a la población, ha logrado que quien utiliza el servicio tenga una mayor disponibilidad sobre el mismo desde el principio, pudiendo controlarlo, con mayor familiaridad y con un trato más personal desde las notarías reduciendo esperas.

 

Además, para el Decano de los notarios de la Comunidad, esta ley es importantísima sobre todo porque se creó en el objetivo de ayudar a descongestionar la justicia en beneficio de la población y esto se está consiguiendo. “Por cada acto realizado de Jurisdicción Voluntaria en una notaría, hay un expediente menos que tiene que cursar un funcionario en el juzgado, un tiempo que puede dedicarse a otras materias más urgentes”, manifiesta.

 

Por su parte, el acta de procedimiento de reclamación de deudas dinerarias o proceso monitorio notarial es todavía una competencia desconocida para la sociedad y, en cambio, muy útil para poder reclamar facturas impagadas sin tener que entrar en costosos y largos litigios judiciales.

 

Sobre todo, “es un proceso de gran ayuda para aquellos acreedores que tienen cantidades mínimas impagadas que por la vía judicial tradicional no las reclamarían y las dejarían perder porque el trámite y el coste del mismo sería superior a la deuda reclamada al deudor”, argumenta el Decano del Colegio Notarial. “El procedimiento notarial de reclamación de deudas dinerarias no contradichas, tanto de naturaleza civil como mercantil, es tan económico y rápido que, sin lugar a dudas, a cualquier acreedor le compensa reclamar cualquier deuda y no dejarla perder, por mínima que sea”, añade César Belda. En este sentido, tras un año de vigencia, los notarios de la Comunidad Valenciana han realizado 30 actas de procedimiento de reclamación de deudas dinerarias no contradichas (12 en Alicante, 1 en Castellón y 17 en Valencia).

 

En el caso de la aceptación de las herencias a beneficio de inventario, en la Comunidad Valenciana han sido 29 las personas que lo han solicitado ante notario hasta junio de 2016 (18 en Alicante, 2 en Castellón y 9 en Valencia). En concreto, gracias a este trámite notarial los herederos no tienen que renunciar directamente a una herencia ante la duda de si acarreará más deudas o cargas que beneficios. Por medio de este acto notarial de aceptación de herencia, los herederos sólo responderán de las deudas de la misma con aquello que hereden y nunca se verá perjudicado su patrimonio personal anterior.

 

Sin duda, el Decano del Colegio Notarial de Valencia hace un balance positivo de este primer año de la ley. “Estamos ante su principio de andadura y estoy convencido de que en un año el número de expedientes notariales actuales en materia de Jurisdicción Voluntaria se multiplicará por dos”, concluye.

FUENTE:

Dpto. de Comunicación y Prensa

COLEGIO NOTARIAL DE VALENCIA

Telf. 963.512.585

Fax. 963.516.553

email: prensa@cnotarial-valencia.com

Israel Startup-Nation.

Artículo de : CYC INGENIEROS – Profesionales incluidos en el Buscador Profesional Thesauro 

Los pasados días 11 y 12 de julio de 2016 asistimos junto con alrededor 120 personas al Aula Magna de la Escuela Diplomática de Madrid con motivo del curso “Israel Startup-Nation” promovido por el Centro Sefarad Israel, Cámara de Comercio e Industria España-Israel y la Escuela Diplomática de España. Allí pudimos escuchar a personalidades como Daniel Kutner, embajador de Israel en España; Gil Gidron, presidente de la cámara de comercio España-Israel; Alfred Tovias, de la Universidad Hebrea de Jerusalén; Shirley Kutner, de la Universidad Hebra de Jerusalén; David Hatchwell, presidente de la Comunidad Judía de Madrid; al consultor español Llan Leiferman (afincado en Israel); y al director general del centro Sefarad-Israel Miguel de Lucas, entre otros.

Francisco Aznar
Francisco Aznar con Daniel Kutner (embajador de Israel en España) en Israel Startup-Nation

Durante todas las jornadas los ponentes manifestaron su visión sobre cómo la historia del pueblo israelí ha afectado a su manera de hacer negocios. Para resumirlo de forma rápida podríamos decir que la falta de recursos del territorio les ha obligado a buscar salidas viables mediante la innovación en todos los campos. Gil Gidron destacaba que pese a ser un país con tan solo 8 millones de habitantes es el que invierte mayor porcentaje de su PIB en investigación y desarrollo (un 5,7%).
También se hizo una comparación entre el modelo español e Israelí haciendo hincapié en claves para el desarrollo económico y la atracción de capital extranjero como la inversión en I+D+i, el fomento de las ciencias en la educación, la mentalidad colaborativa, el inglés, la meritocracia así como la admiración por el éxito.
Fueron dos jornadas en las que se profundizó en el conocimiento de un modelo económico basado en la tecnología y el espíritu emprendedor y de superación que, como coincidieron todos los ponentes, ha sido clave en el crecimiento de Israel.
Para más información ver el siguiente enlace: http://www.hispanoisraeli.com/?p=1884

 

Salarios & Pensiones: a finales del ejercicio 2015.

Fuente: FIDIAS ACTUARIOS 

1.Datos macroeconómicos (EPA 4T/2016)

La recuperación económica en España ha venido marcada por un aumento en el empleo, siendo éste un empleo más precario, de peor calidad, con más temporalidad, mayor parcialidad involuntaria y salarios más bajos.

La crisis ha implicado  destrucción de empleo y aumento del paro, lo que ha llevado a peores condiciones laborales para aquéllos que no han perdido el empleo o han sido contratados durante la incipiente y lenta recuperación.

Junto con todo ello se aprecian nuevas formas de precariedad. Entre ellas, un auge del empleo a tiempo parcial involuntario, que ha ido de la mano de un aumento del número de horas efectivas trabajadas a la semana por los empleados a tiempo parcial, junto a un incremento del peso de las horas extraordinarias no pagadas.

Una flexibilidad impuesta al trabajador, facilitada por la reforma laboral, con unas remuneraciones inferiores y con peores condiciones laborales.

 

Los resultados publicados referentes al cierre del ejercicio 2015, y otras partidas informadas por el Ministerio de Empleo, nos hablan de un mercado laboral precario, que se ha recrudecido durante los dos últimos años. Más del 80% de los nuevos contratos son a tiempo parcial y, además, temporales. 3 de cada 10 contratos temporales son a 7 o menos días, afectando principalmente a jóvenes y mujeres.

 

A finales del ejercicio 2015, el número de ocupados[1] se sitúa en 18.094.200. El empleo creció en 525.100 personas, y lo hizo en todas las comunidades, salvo en Cantabria, siendo los mayores aumentos en Andalucía,  Comunidad de Madrid y  Canarias.

A la vez, el paro disminuyó en 678.200 personas[2], situándose la tasa de paro en el 20,90%. En el último año esta tasa ha descendido en 2,81 puntos. En términos anuales, las mayores reducciones se producen en Andalucía y Cataluña.

El número de activos disminuye hasta 22.873.700, y la tasa de actividad baja siete centésimas situándose en 59,43%. En el último año la población activa[3] ha descendido en 153.200 personas.

 

Al acabar el año, la tasa de empleo [4]  se sitúa en el  47,01%, lo que supone un incremento de 1,4 puntos en variación anual. La tasa de variación anual de la ocupación es del 2,99%. En el siguiente gráfico podemos apreciar cómo ha evolucionado esta tasa a lo largo de los tres últimos años. Nótese que el valor más alto se alcanzó en el tercer trimestre del 2015.

 

1 actuario

En el último año el empleo ha subido en todos los sectores. El empleo a tiempo completo se ha incrementado en 501.700 personas, y sigue subiendo el número de ocupados a tiempo parcial. El número de asalariados en total ha crecido  en 505.700 personas.

 

El empleo privado crece, situándose en 15.093.500, y el empleo público[1]  lo hace hasta 3.000.700 personas.  El empleo del sector privado presenta una variación anual del 3,09%, mientras que el empleo público crece a menor ritmo (un 2,50%). Nótese (ver gráfico a continuación) que durante el periodo analizado el sector público ha sufrido unas caídas mucho más pronunciadas que el sector privado, y se está recuperando más lentamente.

2 actuario

En los 12 últimos meses la ocupación ha aumentado en 452.000 personas en el sector privado y en 73.100 en el público.

 

El número total de parados se sitúa en 4.779.500, el nivel más reducido desde el cuarto trimestre de 2010.

 

La tasa de paro masculina se sitúa en el 19,49%,  y la femenina en el 22,52%.

La tasa de paro de la población española es del 19,89%, mientras que la de la

población extranjera es del 28,38%, lo que supone casi .

 

Los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro descienden, hasta un total de 1.556.600.

 

     2. Nuestra experiencia

 

Para contrastar la información referente a la cuantía de los salarios pagados para esos nuevos puestos de trabajo generados, se ha acudido a una base de datos de más de 8.000 individuos pertenecientes a empresas catalanas, medianas y pequeñas, y se ha analizado las bases de cotización de las altas producidas durante estos últimos años de crisis (2011-2016)[1]. El análisis estadístico realizado destaca, además de la media salarial, el valor del primer cuartil[2] de la distribución, la mediana[3], y el tercer cuartil. También veremos la dispersión de dichos valores y los representaremos mediante un box-plot.

 

Para empezar, centramos nuestra atención en el ejercicio 2011,

Media 2.024,14 euros
Desviación 830,04 euros
Coeficiente variación 0,41
Mín 17,57 euros
Q1 1.481,73 euros
Mediana 2.019,14 euros
Q3 2.668,39 euros
Máx 3.230,10 euros
n= 1.779 individuos

 

Tenemos 1.779 individuos con una base de cotización media de 2.024 euros; el valor mínimo fue de 17,57 euros, y el máximo de 3.230 euros. Un 25% de los empleados cotiza (tiene un salario) inferior a 1.481,73 euros, un 50% de los trabajadores no supera los 2.019,14 euros, y únicamente un 25% cotiza por encima de los 2.668,39 euros/mes. La dispersión entre los datos lo recoge el coeficiente de variación que es un 41%.

Graficado, tendríamos el siguiente box-plot. Una caja que la primera zona (gris) empieza en el valor 1.481,7 y acaba en la mediana 2.019,14, indicando que un 25% de los trabajadores tienen bases de cotización (salarios) incluidos en este pasillo. Y una zona negra, que finaliza en el valor 2.668,39 euros, que recoge otro 25% de los trabajadores, e indica otro pasillo que se había iniciado en el valor 2.019,14 euros. Esta caja gris/negra no está centrada sino más bien a la derecha lo que indica que hemos “tardado” en acumular estos valores (lo que se conoce como asimetría negativa). La mitad de los trabajadores analizados tiene salarios comprendidos entre 1.481,7 euros y 2.668,39 euros.

Sin título

Ahora compararemos esta caja con las que se han observado en los siguientes años, cuya interpretación es idéntica a la que acabamos de realizar:

 

cotizacion 2

cotización 3

cotización 3

 

Es fácil apreciar como la caja se ha ido, año tras año, desplazando hacia la izquierda. ¿y eso qué quiere decir?. La lectura es que cada vez se paga menos por un mismo trabajo, son “altas” que se producen en las mismas empresas. En el ejercicio 2014 el 75% de los empleados que se contrataban, lo hacían con salarios inferiores a los 2.000 euros, cuando en el año 2011 era 2.668 euros.

Si tomamos los datos de enero del 2016 el box-plot es:

 

cotización 3

 

Media 1.546,75
Desviación 956,54
Coeficiente variación 0,62
Mín 62,41
Q1 799,28
Mediana 1.483,09
Q3 2.089,67
Máx 3.642,05
n= 571,00

 

Comparado con el 2011 (que estábamos en plena crisis económica):

  • la media de las bases de cotización, que para el 95% de la muestra coincide con su salario, ha bajado de 2.024 euros en el 2011 a 1.546,75 euros ahora,
  • un 50% cotizaba por encima de los 2.019 euros, ahora esa mediana ha bajado hasta los 1.483 euros, es decir, solo un 50% de los trabajadores cotiza por encima de este valor.
  • Hay un 25% que no superan los 800 euros mensuales.
  • El número de trabajadores con salarios superiores a la base de cotización máxima también ha caído, actualmente es en torno al 2%.

 

Estamos hablando de empresas catalanas, cotizantes catalanes, y futuros pensionistas, con todo lo que ello implica para el futuro del sistema de pensiones públicas.

 

[1]EPA 4 trimestre 2015, publicado en enero del 2016.
[2] Es el mayor descenso del número de parados de la serie histórica de la EPA .
[3] la población activa es la suma de la población ocupada y la población en paro.
[4] porcentaje de ocupados respecto de la población de 16 y más años.
[5] El empleo del sector público comprende todos los asalariados de empresas públicas y de las Administraciones Central y Territoriales, incluidos tanto los trabajadores que cotizan al Régimen General de la Seguridad Social como los adscritos a Mutualidades.
[6] Datos a enero de cada año
[7] Los cuartiles son “trozos” iguales en que se parte la totalidad de los datos. Si utilizamos el símil de una barra de pan, y queremos hacer 4 bocadillos iguales, haremos  tres cortes. Ordenados los datos de menor a mayor, el primer corte recogerá el 25% de los datos más pequeños, el segundo corte el 50% de los datos, y el tercer corte marca el inicio del 25% de los datos mayores.
[8] La mediana es el segundo corte. Parte a la distribución por la mitad, un 50% de datos a cada lado.

 

Nuestra independencia con el móvil o nuestra dependencia a él

adiccion al movil

FUENTE: PSICOLOGÍA VELÁZQUEZ Psicología forense y sanitaria*

Desde pequeños, tenemos la creencia de que el móvil es sinónimo de independencia y libertad. La realidad es que lo que creemos independencia se convierte en dependencia.

El uso del teléfono móvil se convierte en adicción cuando pasa a ser una conducta repetitiva y que nos genera satisfacción, es un impulso que no se puede controlar y necesitamos usarlo constantemente, en cualquier momento del día y a cualquier hora.

Se convierte en dependencia cuando la conducta es irreprimible, incontrolable y exagerada y que por estar haciendo uso del móvil, dejamos apartadas otras actividades que solíamos hacer como es leer o simplemente tener una conversación con un amigo en un bar.

Si nos fijásemos por un momento, en las mesas de un restaurante, comprobaremos que todos ellos en algún momento de la comida cogen el móvil y por consiguiente, dejan de prestar atención y rompen la dinámica de la comunicación.

Las personas dependientes que dejan de usar sus móviles, tienen como consecuencia el síndrome de abstinencia psicológica y física, padeciendo angustia, ansiedad, nerviosismo e irritabilidad. Toda esta sintomatología se desvanece cundo vuelven a tener contacto con el móvil.

Como toda adicción, tiene unos efectos que son graduales dependiendo de la persona, pero entre otros se encuentra, aislamiento social y soledad creyendo que el mejor modo de comunicación es el móvil, comportamiento compulsivo, alteraciones de estado de ánimo, falta de habilidades de comunicación y lenguaje, pues se tiende a valorar la rapidez al escribir, creciente sensibilidad a las críticas ajenas, fracaso escolar, etc.

Por este motivo, es de suma importancia controlar el uso de los teléfonos a los menores, pues son más susceptibles de generar adicción.

El mundo de las tecnologías puede ser beneficioso, pero también puede generar problemas como los que hemos desarrollado. Sin un control exhaustivo del móvil, vivimos mejor aunque no lo creamos.

la asistencia sanitaria a españoles que regresan del extranjero

Fuente: BLOG DE MARTÍN ARIZA ASESORES , graduados sociales de Zaragoza  – auditores socio-laborales y miembros del Buscador profesional Thesauro.

Hospital, La Cirugía, Médica, De Salud, Medicina

A continuación se ofrecen algunas claves sobre este asunto pese al silencio administrativo -el Ministerio de Sanidad no contesta a dos preguntas directas sobre cómo se aplica la legislación- y a la escasez de casos que han visto la luz.

1) ¿Quién tiene derecho a la asistencia sanitaria en España?
El pasado 24 de abril de 2012, el Boletín Oficial del Estado publicó el Real Decreto Ley 16/2012 en el que se cambiaban las condiciones para acceder a la asistencia sanitaria en España que, hasta entonces, era gratuita y universal.
La ley de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud establece que la asistencia “con cargo a fondos públicos”, es decir sin coste adicional, sólo “se garantizará a aquellas personas que ostenten la condición de asegurado”. Esa nueva condición la tienen aquellas personas que estén trabajando (por cuenta propia o ajena), sean pensionistas, reciban una prestación (por ejemplo el paro) o estén inscritas como demandante de empleo.
El resto de personas pierden automáticamente la condición de asegurado y, por tanto, deben buscar otra fórmula para acceder a la asistencia gratuita. La primera de ellas es no superar el límite de ingresos determinados. La segunda es ser beneficiario de un asegurado con el que tenga una relación familiar en primer grado.
2) ¿Pierdo mi tarjeta sanitaria si salgo del país?
Si estás fuera de España más de tres meses, se pierde la condición de residente en España y, por tanto, el derecho a tener una tarjeta sanitaria. Esta situación se produce desde que el BOE del pasado 26 de diciembre de 2013, incorporó, por sorpresa, una modificación a la Ley General de la Seguridad Social.
El nuevo texto afirma que “a efectos del mantenimiento del derecho de las prestaciones económicas de la Seguridad Social en las que se exija la residencia en territorio español, se entenderá que el beneficiario de dichas prestaciones, incluidos los complementos a mínimos, tiene su residencia habitual en España aún cuando haya tenido estancias en el extranjero siempre que éstas no superen los 90 días a lo largo de cada año natural, o cuando la ausencia de territorio español esté motivada por causas de enfermedad debidamente justificadas”.
Es decir, cualquier persona que, sin cotizar en España, permanezca fuera del estado español más de tres meses, al regresar al país tendrá inutilizada su tarjeta sanitaria al haber perdido la condición de residente. Para volver a tener derecho a la asistencia gratuita, deberá volver a pedir una tarjeta.
3) ¿Puedo ir al médico si no tengo tarjeta?
“Una persona que haya pasado fuera del país más de tres meses no podrá acudir a Atención Primaria”, afirma sin género de dudas el diputado de la Izquierda Plural, Gaspar Llamazares. El político explica que con la aprobación del RD 16/2012 cambia las reglas del juego al hablar de “asegurados”.
La ley establece que aquellos que no tengan tarjeta sanitaria vigente y en vigor podrán ser atendidos por urgencia y por asistencia al embarazo o al parto. También están cubierto los menores. En estas condiciones, urgencias será la única puerta del sistema sanitario, con todo lo que ello supone.
Desde Yo Sí Sanidad Universal lo explican gráficamente, “estas personas pasan a tener la condición, en materia sanitaria, de un inmigrante sin papeles, con las dificultades para ser atendido que ello conlleva y que estamos viendo en los últimos meses”.
4) ¿Cómo y cuándo puedo recuperar la tarjeta sanitaria?
El reconocimiento del derecho a la tarjeta sanitaria depende del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). A ella tienen que dirigirse aquellos que hayan perdido la tarjeta sanitaria. Desde la administración se asegura que se trata de un “trámite sencillo yo rápido”, pero no establecen plazos.
“No será tan automático como dicen”, duda Llamazares quien recuerda que “la interpretación de la Seguridad Social va muy en contra de los ciudadanos”. Y pone un ejemplo en primera persona: “yo mismo solicité la tarjeta europea en junio y aún no me llegó, y en este caso del que hablamos seguro que van a pedir documentos, si tienes trabajo o no, si vas a ser beneficiario…”.
Asociaciones en defensa de la sanidad pública denuncian que la Seguridad Social le resta importancia a la pérdida de la tarjeta sanitaria. “Hemos llamado para que nos aclaren los plazos y nunca nos dan esa información, tampoco nos dicen qué pasa si se tiene que tratar algo urgente y cuál es el procedimiento para acreditar que vienes para quedarte”.
5) ¿Tienen derecho a sanidad los misioneros que están en el exterior?
Una vez explicado cuál es la situación en la que quedan los españoles que retornan, hay que explicar las características especiales de algunos grupos de personas que se encuentran en el exterior. Para ellos el INSS ha creado un “Convenio especial para los emigrantes españoles e hijos de estos que trabajen en el extranjero y seglares, misioneros y cooperantes”.
Gracias a este convenio especial que se suscribe con el Estado y que implica un pago trimestral a la Seguridad Social, se mantiene la condición de asegurado y su estatuto no cambia independientemente de que se encuentre en el extranjero o en España.

¿Por qué contratar un detective para las infidelidades?

FUENTE: ADYP Agencia de Detectives y Peritos de Granada, peritos calígrafos y detectives incluidos en la Guía Española de la Abogacía y Periciales y en el Buscador Thesauro 

Existe un clamor silencioso que mina la actividad marital, que consume la vida en pareja. Sí, nos referimos a la infidelidad. Es verdad que corren tiempos modernos y hábitos laxos en cuanto a las relaciones de pareja, pero esta posible conducta infiel sigue produciendo dudas malsanas y negativas en la parte que la sufre.

Pero todo esto tiene solución, las infidelidades en Granada ya no son una tarea fácil para quienes deciden quebrantar la confianza de la pareja. Tienen alguien que les puede hacer frente. Nos referimos a detectives profesionales que trabajan y se desenvuelven con la máxima discreción.

Sal de dudas y apóyate en un experto en investigación de infidelidades en Granada. Si se confirma lo peor, seguro que las pruebas recabadas harán que no albergues la más mínima duda. Si por el contrario tu exceso de celo te ha llevado a engaño y tu pareja no te es infiel, seguro que refuerzas tu amor por ella.

Si llega tarde a casa, si te oculta a ti y a tus hijos su smartphone, si suena la señal de recepción de mensajes a deshoras o si incurre en contradicciones respecto a cuestiones de su agenda, pueden ser señales de una infidelidad.

Si notas un perfume diferente en su ropa, si ves a tu pareja distraída y olvidadiza, si entra en la habitación sin ropa y cuando ya estás durmiendo, si rompe sus rutinas típicas contigo y con sus propias amistades puedes tener una sospecha fundada de infidelidad. Recuerda que hay una solución para las infidelidades en Granada que puede servir para arrojar luz sobre tu relación de pareja.

Confía en profesionales discretos, en una investigación personalizada que resolverá tus dudas y para bien o para mal obtendrás una respuesta fiable. Es como un servicio de intermediación que te aporta datos, pero la decisión sobre tu vida la tomas tú.

Estrés laboral, el tóxico invisible

El impacto del estrés en la salud mental de los trabajadores puede y debe prevenirse, al igual que se hace con otros potenciales riesgos en el trabajo.

Fuente: DIARIO MÉDICO

Sonia Moreno | soniamb@diariomedico.com

 

art. diario medico

Si toda época tiene su enfermedad emblemática, las patologías neurológicas y mentales definirían nuestro momento: se calcula que el 25 por ciento de los europeos sufrirá alguna a lo largo de la vida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que de aquí a 2020, la depresión será la principal causa de incapacidad laboral. Tanto la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como la OMS advierten del aumento del estrés, definido no como el armónico eutrés que, además de aceptable, ha supuesto una ventaja evolutiva, sino como aquel que sobrepasa a la capacidad del organismo para adaptarse, dando lugar a cambios biológicos y psicológicos que pueden hacer que la persona enferme (distrés).

La Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound)situó al estrés como el segundo motivo de los problemas de salud relacionados con el trabajo (28 por ciento de todos ellos), por detrás de las enfermedades musculoesqueléticas. Es evidente que la crisis económica y su impacto en las condiciones laborales no ayudan a reducir los factores estresantes, pero no es el único elemento que influye. Los factores estresantes más comunes en el ámbito laboral están vinculados con las funciones específicas de trabajador (nivel de exigencia, monotonía en las tareas, división de funciones); también pueden asociarse a la organización del trabajo (imprecisión en los objetivos, horarios, inestabilidad), y a las relaciones laborales. Pero, además, influyen el entorno físico y el desequilibrio entre vida personal y laboral. El actual modelo de sociedad, donde se prima el rendimiento, los horarios 24/7 (muchas veces con el objetivo de asegurar un consumismo innecesario) y la dependencia de los dispositivos tecnológicos (lo que se ha llamado tecnoestrés), puede influir también en esa incapacidad adaptativa.

Uno más
Esa amalgama de elementos es la que ha de considerar el médico del trabajo para controlar el estrés laboral. Si bien es un reto, estos especialistas consideran que el estrés se puede prevenir y tratar. De hecho, postulan que debe equipararse a otros factores de riesgo en el trabajo, como si de un control de exposición a tóxicos se tratase, y al igual que con ellos implementar estrategias de prevención y manejo.

  • La Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound) situó al estrés como el segundo motivo de problemas de salud asociados al trabajo

Para alcanzar esa equiparación a otros riesgos laborales, Antonio Iniesta, gerente del Servicio de Prevención Propio Mancomunado de Garrigues, considera que es necesario “menor miedo por parte de todos, tanto trabajadores como empresarios y sistema sanitario en su conjunto. Es fundamental lograr una coordinación e interrelación entre todos los estamentos médicos que pueden atender a un trabajador: sistema público, médicos del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS), médicos del trabajo de los servicios de prevención y médicos de mutuas de accidentes; sin olvidar que un 30 por ciento de los trabajadores tiene además una aseguradora privada. Creemos que el médico del trabajo debería jugar el papel de coordinar la salud de los trabajadores de manera integral”, concluye el que fuera presidente de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (Aeemt).

Lo primero es realizar “una correcta evaluación de los factores de riesgo social, una herramienta muy útil que permite valorar la salud mental de los trabajadores y detectar situaciones y personas que pueden provocar bien agudizaciones de la patología o su aparición, por lo que sirve como medida preventiva y diagnóstica”, continúa Iniesta, que ha coordinado una de las últimas guías para manejar el estrés desde la Medicina del Trabajo, editada con el apoyo de Schwabe Farma Ibérica.

Instrumentos
Existen multiples cuestionarios con fines preventivos que deben utilizarse en función de la actividad y la cultura de cada empresa. Antonio Meléndez, coordinador de Medicina del Trabajo en Andalucía de Premap, alude a ISTAS21 y PSICOVS2012, por citar a los más habituales.

Iniesta también destaca que lo ideal es conocer al trabajador y su entorno no solo profesional, también social y familiar, “pues hay múltiples situaciones en las que el entorno familiar influye o es causa de estrés, y se puede agravar por el trabajo o viceversa”. Así, se consideran grupos de alto riesgo los trabajadores jóvenes, los de edad avanzada, los inmigrantes, las personas desfavorecidas y discapacitadas, y los trabajadores de familias monoparentales, recuerda Clara Guillén, jefe de Departamento de Enfermedades Profesionales de Ibermutuamur.

Una vez instalado el estrés laboral, si no se ha podido prevenir, es necesario tomar medidas antes de que aparezcan lesiones. Las consecuencias físicas más comunes son enfermedad cardiovascular, trastornos de tipo gastrointestinal, alteraciones respiratorias, dermatológicas y neurológicas (cefaleas), relata Meléndez. “Entre las alteraciones psíquicas, más específicas, predominan lo que el DSM5 define como trastornos adaptativos”.

Para Guillén, “es necesario estar atentos al aumento de accidentes y al empeoramiento del rendimiento laboral, al absentismo, al presentismo y a los síntomas cardiovasculares. La intervención en la organización puede suponer la disminución de las sobrecargas laborales, reorganización de tareas, cuidado del medio de trabajo, formación específica sobre estrés laboral, adopción de estrategias de gestión del tiempo, agrupación de tareas, y también su priorización, entre otros”, enumera Guillén.

Manejo
El tratamiento tiene también un enfoque individual, sintetiza Meléndez, “desde el más básico, mejorar el autocuidado del trabajador (ejercicio, alimentación y descanso adecuados, reducir consumo de tóxicos como alcohol y tabaco), a mejoras cognitivas generales: potenciar la asertividad, la capacidad de comunicación y las habilidades sociales (gestión tiempo, discriminar lo importante de lo urgente)”.

Iniesta redunda en esta multiplicidad de actuación, desde la propuesta de cambios organizativos en coordinación con recursos humanos, hasta la derivación a un especialista en salud mental. “Tambien es importante la formación en técnicas que permitan manejar el estrés que se pueden impartir en talleres. Un colectivo importante son los mandos intermedios, pues están expuestos a una presión mayor y hacen de correa de transmision”.

Finalmente, Guillén da otra clave al aludir al concepto de personas o relaciones “tóxicas” en el entorno laboral: “Es importante socializar, apoyar y apoyarse en los demás, en quienes comparten el entorno. Conocer a los compañeros, utilizar un tono positivo, evitar la queja continua que solo desgasta e irrita a uno mismo y a los otros. Compartir deseos positivos facilita un buen clima laboral”.

Los tribunales avalan como enfermedad el accidente laboral ‘mental’

A la disposición legislativa vigente se ha unido en los últimos años una creciente jurisprudencia que considera las secuelas derivadas del estrés laboral como una enfermedad del trabajo. Así, el suicidio motivado por “la obsesión por conservar el puesto de trabajo”se asumió como accidente laboral en una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura dictada en 2010, que no sería la única ni mucho menos. Más recientemente, DM informaba de la condena al Servicio Andaluz de Salud a reconocer a un médico una incapacidad consecuencia de la ansiedad derivada por problemas informáticos.

 

Más bienes, por favor

Reflexiones desde la psicología sobre temas clínicos y sociales

Podíamos cambiar en la canción de Aute donde dice  “Cine, cine, cine, más cine, por favor…” cine porbienes y eso sería un fiel reflejo del principal afán de la vida en occidente y, cada vez más, en el resto del mundo. Quizás me equivoque, pero cada vez que oigo las noticias, casi diarias, sobre un nuevo caso de corrupción, y de las que ya hasta el papa se hace eco, aunque lo haga sin rascar apenas superficialmente en las que interesan, afectan, a la Iglesia, incluidas las noticias que se refieren a esos terroristas que mercadean con la droga, los diamantes o las mujeres para mejor servir a su dios, cada vez que las oigo, me reafirmo en la idea de que una de las claves fundamentales para entender las brutales diferencias entre los seres humanos y las injusticias constantes que se cometen es el uso que hacemos de los bienes, bienes cuya producción es lo que siempre ha vendido el capitalismo como la piedra angular del progreso. Los bienes, a partir de cierto nivel, solo están destinados a esa acumulación, tan triste como obscena, o a la adquisición de ese tipo de posesiones que tienen como único fin marcar la “categoría” social, es decir, “lo que me diferencia de vosotros es que tengo más bienes, más riquezas” y la ostentación más ruin de las mismas. Si, además, muchos de los que llegan a atesorar fortunas lo hacen faltando a la ley del modo más mezquino, se verá que esos bienes no pueden ser sino pura basura, por más que mansiones, yates, trajes o perfumes traten de disimularlo.

Pero no solo me refiero a los bienes materiales. También el cuerpo es, cada vez más, convertido en un bien que, en demasiadas ocasiones, esclaviza. Es el caso de la anorexia, por ejemplo, o de los que se dedican a sacar músculos como único fin en su vida. Es también, como decía una paciente, la búsqueda de la satisfacción que se obtiene incluso al realizar rituales compulsivos, propios del trastorno obsesivo-compulsivo. O, por supuesto, todos los que convierten la búsqueda y consumo de sustancias químicas, legales o no, en su único bien. Es decir, todos esos comportamientos que conducen a considerar un bien como algo esencial para su vida, aunque termine yendo claramente en contra de su bienestar.-

No menos obscena que la acumulación o atadura a un bien es la admiración o envidia que suelen producir en los que no tienen esos bienes, en este caso sobre todo los materiales. Hoy, como en toda la historia que nos precede, nos dejamos explotar, cuando no robar o saquear, por los mismos a los que luego salimos a la calle a aplaudir y a admirar recubiertos de sus joyas, sus vestidos, su aire de superioridad o su capacidad de derroche.

Mientras no dejemos de buscar en la posesión de bienes, en su mayor parte absurdos y de simple representación social, el complemento a nuestro ser, a nuestras faltas y carencias, nunca nos aproximaremos, no ya a la justicia más elemental, sino a la más esencial felicidad. Mucho menos podremos ocuparnos de mejorar las condiciones de vida de aquellos a los que les falta el más esencial de los bienes, la comida o el abrigo.

Lo peor de los bienes es que nos aíslan en nuestro empeño en conseguirlos cerrando los ojos a las carencias ajenas, sin esa tan mentada empatía que, como se suele emplear, es pura falacia, y en contra de esa pretendida fuerza de lo social en las llamadas redes sociales y que son más redes que nos atrapan como a peces que, juntos, esperan que el tiburón se coma a los otros, que sociales.

Quizás mientras escribo mi mente me lleve a ese coche lujoso que me gustaría conducir o ese móvil último modelo que imagino me va a quitar las ganas de tirar a la basura ese chisme maldito que ha logrado invadir todos los ámbitos de nuestra vida y ser el elemento que más interrumpe nuestras tareas o descansos. Trabajar sin que suene por cualquier nimiedad es ya un imposible; leer en el metro o el autobús sin escuchar lo que ha comido el niño, la poca consideración del novio, el diario de un día de trabajo o los planes del fin de semana que a nadie importan es ya mi principal anhelo. Mantener una conversación en la comida o paseando o en cualquier sitio sin que un mensaje obligue a alguien a mirar el móvil y descuidar lo que se está hablando es la norma. Pero, eso es verdad, puedes hacer fotos sin parar, buscar un restaurante o la cartelera del cine y hasta preocuparte del tiempo que va a hacer como si tuvieras trigo plantado. En ese coche anhelando, además, sirve de GPS para que ya no puedas perderte y descubrir un pueblo perdido. Menos aún ejercitar la memoria porque el camino ya te lo marca el móvil y te ofrece los números sin que hayas de recordarlos. Quizás piense en viajar en avión a ser el turista número treinta millones que fotografía el mismo monumento o el mismo ambiente de pobreza que me hace desear volver corriendo a casa para no pensar demasiado en lo que me he encontrado. Pero tal vez tanta foto logre volverme ciego a la pobreza, la enfermedad o la muerte ajena.

Lo último es hacer cualquier gilipollez y subirla a YouTube para admiración del resto de los humanos. Hasta los terroristas, tan atados a la Palabra que prohíbe las imágenes, graban sus barbaridades para que todas las podamos ver a través del móvil o el ordenador.

Por supuesto, si yo llamo a este blog “Sin fórmulas de la felicidad”, es porque eso supone que yo no puedo saber si alguien puede ser feliz acumulando bienes o teniendo el último modelo de móvil, pero al menos puedo asegurar que no hay acumulación de uno sin explotación de otros; que no hay progreso que alcance a todos los seres humanos, porque, hasta ahora, ese progreso se apoya en el empobrecimiento de países enteros.

Publicado por Emiliano de la Cruz García psicólogo y perito , integrante de PSICOLEY  , y miembro del Buscador Profesional Thesauro .